La ges­tión de los fon­dos pú­bli­cos, se­gún la Cá­ma­ra de Cuen­tas

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión - Pe­dro Sil­ve­rio Pe­dro­sil­ver31@gmail.com

«De acuer­do con las in­for­ma­cio­nes de la DGCP [Di­rec­ción Ge­ne­ral de Cré­di­to Pú­bli­co], al com­pa­rar el ba­lan­ce ini­cial de la deu­da del SPNF del año 2017 as­cen­den­te a RD$1,247,701.41 mi­llo­nes con el ba­lan­ce fi­nal de RD$1,424,078.76 mi­llo­nes, un 40.02% del PIB y un in­cre­men­to en el pe­río­do de RD$176,377.35 mi­llo­nes, un 4.96% del PIB. (…) El Acá­pi­te e) del Ar­tícu­lo 11 de la Ley 6-06, de Cré­di­to Pú­bli­co, es­ta­ble­ce que: “Cuan­do el ni­vel del en­deu­da­mien­to ne­to del SPNF [Sec­tor Pú­bli­co no Fi­nan­cie­ro] de ca­da ejer­ci­cio fis­cal, su­pere el 3% del PIB, el Con­se­jo de la deu­da pú­bli­ca re­co­men­da­rá al Po­der Eje­cu­ti­vo la adop­ción de me­di­das es­pe­cia­les que tien­dan a li­mi­tar to­do nue­vo in­cre­men­to de la deu­da pú­bli­ca”». In­for­me pre­li­mi­nar de la Cá­ma­ra de Cuen­tas al Con­gre­so Na­cio­nal so­bre la eje­cu­ción pre­su­pues­ta­ria de 2017

El in­for­me pre­li­mi­nar de la Cá­ma­ra de Cuen­tas so­bre la eje­cu­ción pre­su­pues­ta­ria de 2017 po­ne de re­lie­va – aun den­tro de la tra­di­cio­nal ti­mi­dez de ese or­ga­nis­mo­de­bi­li­da­des ins­ti­tu­cio­na­les que abren gran­des in­te­rro­gan­tes acer­ca de la ges­tión de los fon­dos pú­bli­cos y de los pro­ce­sos que de­ben ser ob­ser­va­dos pa­ra ase­gu­rar que la trans­pa­ren­cia y la efi­cien­cia sean los cri­te­rios pre­do­mi­nan­tes en la asig­na­ción y eje­cu­ción de ta­les fon­dos. En una gran par­te de la opi­nión pú­bli­ca sub­ya­ce la per­cep­ción de que los fon­dos pú­bli­cos no son ad­mi­nis­tra­dos con la de­bi­da ob­ser­van­cia de la nor­ma­ti­va que los re­gu­la; se tra­ta de una per­cep­ción que ha si­do ali­men­ta­da por las mis­mas re­co­men­da­cio­nes del FMI en ma­te­ria pre­su­pues­ta­ria. De ahí que los ha­llaz­gos de la Cá­ma­ra de Cuen­tas, con­te­ni­dos en el ci­ta­do in­for­me, no ha­cen más que ali­men­tar con el rea­lis­mo de los he­chos lo que pre­via­men­te po­día considerarse co­mo una per­cep­ción.

De más es­tá de­cir que el pre­su­pues­to es el ins­tru­men­to por ex­ce­len­cia de la ges­tión de los fon­dos pú­bli­cos. Y por eso, es­tá pre­vis­to en la nor­ma­ti­va que la ren­di­ción de cuen­tas in­clu­ya un aná­li­sis del gra­do de cum­pli­mien­to de las me­tas pre­vis­tas al mo­men­to de la pla­ni­fi­ca­ción y for­mu­la­ción del pre­su­pues­to. No es un re­qui­si­to ba­nal; por el con­tra­rio, per­mi­te te­ner una idea de las bre­chas en­tre lo desea­do y lo al­can­za­do. En otras pa­la­bras, per­mi­te una me­di­da de la efi­cien­cia pre­su­pues­ta­ria. La Cá­ma­ra de Cuen­tas, en es­te sen­ti­do, des­ta­ca que el Es­ta­do de Re­cau­da­ción e In­ver­sión de las Ren­tas (ERIR) no con­tie­ne es­ta va­lio­sa in­for­ma­ción.

Un ha­llaz­go que nos lla­ma par­ti­cu­lar­men­te la aten­ción es el que se re­fie­re a la au­sen­cia del sal­do ini­cial de ca­ja en el Plan de Fi­nan­cia­mien­to con­te­ni­do en el Pre­su­pues­to Ge­ne­ral del Es­ta­do de 2017. Es­to sig­ni­fi­ca que al fi­nal del año 2016 que­dó un ba­lan­ce dis­po­ni­ble –lue­go de de­du­cir los gas­tos de­ven­ga­dos y no pa­ga­dos­de RD$16,315 mi­llo­nes, los cua­les de­bie­ron que­dar re­fle­ja­dos co­mo Sal­do Ini­cial en el pre­su­pues­to si­guien­te (2017); sin em­bar­go, esa ci­fra tan no­to­ria no fue in­clui­da en el plan de fi­nan­cia­mien­to de 2017, se­gún se ha­ce cons­tar en el in­for­me pre­li­mi­nar de la Cá­ma­ra de Cuen­tas.

Asi­mis­mo, el in­for­me des­ta­ca que en las lí­neas de cré­di­to de la Te­so­re­ría “se ob­tu­vie­ron re­cur­sos por un mon­to de RD$47,626.02 mi­llo­nes; sin em­bar­go, el ar­tícu­lo 12 de la ley 690-16 au­to­ri­za­ba al Po­der Eje­cu­ti­vo, a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, a emi­tir le­tras del te­so­ro o con­tra­tar otros me­dios de fi­nan­cia­mien­to por un mon­to má­xi­mo de has­ta RD$28,000 mi­llo­nes”. Otra for­ma de de­cir lo mis­mo es que el go­bierno co­me­tió una vio­la­ción a la ley de pre­su­pues­to por un mon­to apro­xi­ma­do de RD$19,000 mi­llo­nes, de acuer­do con el ra­zo­na­mien­to de la Cá­ma­ra de Cuen­tas.

Pe­ro la inob­ser­van­cia, in­cum­pli­mien­to o, sim­ple­men­te, vio­la­ción de la ley pre­su­pues­ta­ria no so­lo se pro­du­ce en el go­bierno cen­tral; tam­bién las ins­ti­tu­cio­nes au­tó­no­mas, des­cen­tra­li­za­das y los ayun­ta­mien­tos se per­mi­ten la li­ber­tad de no cum­plir con la ley. Por ejem­plo, di­ce la Cá­ma­ra de Cuen­tas que la Cor­po­ra­ción del Acue­duc­to y Al­can­ta­ri­lla­do de San­tia­go (CORAASAN) no pre­sen­tó su in­for­me de eje­cu­ción pre­su­pues­ta­ria, “a pe­sar de las ges­tio­nes rea­li­za­das”, vio­lan­do el “man­da­to del acá­pi­te 2, del ar­tícu­lo 37, del Re­gla­men­to 06-04 de apli­ca­ción de la Ley 10-04”. Al pa­re­cer, pa­ra CORAASAN re­pre­sen­ta un ma­yor pe­li­gro pre­sen­tar el in­for­me que in­cum­plir con la ley. En cuan­to a las mu­ni­ci­pa­li­da­des, más del 30% in­cum­plió con “la obli­ga­to­rie­dad de ren­dir cuen­tas del uso de los fon­dos pú­bli­cos de ma­ne­ra opor­tu­na”. Peor aun, so­lo el 23.6% cum­plió con el man­da­to de la ley de ex­pli­car el des­tino de los fon­dos pú­bli­cos.

Por otro la­do, el in­for­me en cues­tión se agre­ga a los plan­tea­mien­tos –tan re­cu­rren­tes- que lla­man la aten­ción so­bre el pro­ce­so de en­deu­da­mien­to del sec­tor pú­bli­co. De acuer­do con la Cá­ma­ra de Cuen­tas el en­deu­da­mien­to pú­bli­co (2017) cre­ció en 4.94 pun­tos por­cen­tua­les (en re­la­ción con el PIB) du­ran­te el año pa­sa­do, equi­va­len­tes a RD$176,377.35 mi­llo­nes, a pe­sar de que los in­gre­sos co­rrien­tes del go­bierno en ese año se in­cre­men­ta­ron en unos RD$53,000 mi­llo­nes. El pun­to aquí es que por la ley de cré­di­to pú­bli­co un in­cre­men­to en la deu­da pú­bli­ca que so­bre­pa­se el um­bral de los tres pun­tos por­cen­tua­les de­be ge­ne­rar una es­pe­cie de alar­ma y el Con­se­jo de la Deu­da Pú­bli­ca de­be pre­sen­tar un plan pa­ra re­du­cir el rit­mo de en­deu­da­mien­to. Ese plan, des­ta­ca la Cá­ma­ra de Cuen­tas, no ha si­do pre­sen­ta­do y es, por tan­to, una ‘inob­ser­van­cia’ de la ci­ta­da ley.

Son mu­chos los as­pec­tos de la eje­cu­ción pre­su­pues­ta­ria que re­quie­ren ser acla­ra­dos o in­ves­ti­ga­dos por las autoridades com­pe­ten­tes, pues se tra­ta de un in­for­me pre­li­mi­nar; pe­ro es cla­ro que el pro­ce­so pre­su­pues­ta­rio es­tá car­ga­do de mu­chas de­bi­li­da­des ins­ti­tu­cio­na­les que bien pu­die­ran ser ti­pi­fi­ca­das co­mo vio­la­cio­nes a las le­yes vi­gen­tes, tal co­mo ha do­cu­men­ta­do la Cá­ma­ra de Cuen­tas… Es­ta­mos cons­cien­tes de que al fren­te de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Pre­su­pues­to (DIGEPRES) es­tá un téc­ni­co al­ta­men­te ca­li­fi­ca­do, pe­ro co­mo ocu­rre con fre­cuen­cia exis­te el ries­go de que lo téc­ni­co que­de su­pe­di­ta­do a lo po­lí­ti­co…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.