“Se se­ca el ár­bol de la co­mu­ni­ca­ción ra­dio­fó­ni­ca en RD”

Ami­gos pon­de­ran tra­yec­to­ria de Teo Ve­ras El ra­dio­di­fu­sor y lo­cu­tor fa­lle­ció ayer

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Revista - Se­ve­ro Ri­ve­ra

SAN­TO DO­MIN­GO. La no­ti­cia del fa­lle­ci­mien­to del des­ta­ca­do lo­cu­tor y ra­dio­di­fu­sor Teo Ve­ras, en la ma­ña­na de ayer, le dio un tono gris al día.

Es­ta vez El Ma­tu­tino de Teo Ve­ras, el pro­gra­ma que con­du­jo des­de su fun­da­ción por la 91.1 FM, emi­so­ra de la que fue su di­rec­tor, va­rió su con­te­ni­do. Las vo­ces de sus com­pa­ñe­ros guar­da­ron si­len­cio y se co­lo­có una pro­gra­ma­ción mu­si­cal.

“Mu­rió el maes­tro”, “Fa­lle­ció el pa­dre de la ra­dio mo­der­na en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na”, eran al­gu­nos de los co­men­ta­rios que cir­cu­la­ron en las re­des so­cia­les pa­ra re­fe­rir­se a su de­ce­so.

Teo Ve­ras de­jó es­te mun­do a los 67 años, a cau­sa de un in­far­to en su re­si­den­cia.

Lla­ma la aten­ción que Teo par­tió pre­ci­sa­men­te el Día Mun­dial de las Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y la So­cie­dad de la In­for­ma­ción.

Sus res­tos fue­ron ve­la­dos ano­che por sus fa­mi­lia­res y se­rán cre­ma­dos se­gún in­for­ma­ron fun­cio­na­rios de la Fu­ne­ra­ria Blan­dino.

Pon­de­ran tra­yec­to­ria

Su ami­go y an­ti­guo com­pa­ñe­ro de la­bo­res, el lo­cu­tor y ani­ma­dor de te­le­vi­sión Ra­món Aní­bal Ra­mos ha­bló pa­ra DL des­de Nue­va York. “El ár­bol de la co­mu­ni­ca­ción ra­dio­fó­ni­ca se es­tá se­can­do, ca­da vez que caen ho­jas co­mo es­ta de hoy (ayer) nos atra­sa­mos más en la cul­tu­ra. Teo hi­zo tan­to por edu­car que de­jó a una ge­ne­ra­ción com­ple­ta­men­te sa­tis- fe­cha con las co­sas que hi­zo. Nos en­se­ñó y de­jó un li­bro que es la en­ci­clo­pe­dia de la ra­dio. Me due­le mu­cho su par­ti­da, tra­ba­ja­mos jun­tos en Ra­dio HIN. Se fu­ñó el país por­que allá na­die es­tá pen­san­do en la cul­tu­ra, so­lo en vul­ga­ri­da­des y ofen­sas. Oja­lá que al­guien si­ga su tra­ba­jo”, ex­pre­só des­de Nue­va York.

El ex­pe­ri­men­ta­do lo­cu­tor Ru­bén Da­río Apon­te con­ver­só jus­to el miér­co­les con Teo. Ar­ma­ban una ter­tu­lia que se desa­rro­lla­ría en su re­si­den­cia en la que ten­drían co­mo agen­da com­par­tir y re­me­mo­rar sus pa­sos por la ra­dio.

“Teo Ve­ras fue un gran ami­go. Fue quien me pro­bó cuan­do me con­tra­ta­ron pa­ra en­trar a Ra­dio HIN. Me pu­so a leer no­ti­cias, co­lo­qué un par de te­mas y des­de ahí co­men­za­mos una re­la­ción de amis­tad, des­de 1972. Con él man­tu­ve una es­tre­cha amis­tad, así co­mo su es­po­sa Bet­sa­bé Es­te­pan”, co­men­tó Ru­bén Da­río Apon­te.

Re­cor­dó que Ve­ras fue un van­guar­dis­ta. Así lo de­mos­tró cuan­do di­ri­gió Ra­dio Universal, así co­mo una se­rie de emi­so­ras en las que de­jó su im­pron­ta. “Era un pro­mo­tor de la mú­si­ca nor­te­ame­ri­ca­na, pe­ro fun­da­men­tal­men­te del uso co­rrec­to de la pa­la­bra en la co­mu­ni­ca­ción. Fue un re­fe­ren­te que mar­có a una ge­ne­ra­ción, fue miem­bro del ju­ra­do de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Es­pec­tácu­los Pú­bli­cos pa­ra los lo­cu­to­res. Su nom­bre apa­re­ce en un li­bro que se edi­tó en Es­ta­dos Uni­dos que se lla­ma Who is Who de las per­so­na­li­da­des más im­por­tan­tes en to­das las áreas”, di­jo.

Pa­ra el pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Es­pec­tácu­los y Ra­dio­fo­nía, el lo­cu­tor J.M. Hi­dal­go, Ve­ras fue su men­tor en La X. “Fue una per­so­na éti­ca, siem­pre es­tu­vo un pa­so ade­lan­ta­do en la co­mu­ni­ca­ción. Sus ini­cios se re­mon­tan a la­bor co­mo ra­dio­afi­cio­na­do y aun­que es­tu­dió me­di­ci­na, su pa­sión siem­pre fue la co­mu­ni­ca­ción a la que se en­tre­gó. Nos de­jó un le­ga­do a se­guir, dio cá­te­dra cuan­do la ra­dio era muy con­ser­va­do­ra. Abrió las puer­tas al nue­vo ta­len­to y lo pro­mo­vía”, di­jo Hi­dal­go al re­cor­dar sus ini­cios en la emi­so­ra La X.

FUEN­TE EX­TER­NA

↑ Teo Ve­ras fue un re­vo­lu­cio­na­rio en la ra­dio­di­fu­sión de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.