VE­RÓN. CRE­CE SIN. OR­DEN.

La fal­ta de pla­nes de or­de­na­mien­to de­ja es­pa­cio al sur­gi­mien­to de una co­mu­ni­dad, com­pues­ta en su ma­yo­ría de in­mi­gran­tes, que se des­bor­da en­tre el ne­go­cio y las vi­vien­das in­for­ma­les. Mien­tras los em­pre­sa­rios te­men a los efec­tos que esa “arra­ba­li­za­ción” ten

Diario Libre (Republica Dominicana) - - News - Ta­nia Mo­li­na Re­dac­to­ra Se­nior

El caos des­bor­da las ba­rria­das del dis­tri­to mu­ni­ci­pal Ve­rón p

Pun­ta Ca­na, una de­mar­ca­ción que cre­ce des­or­de­na­da a fuer­za del co­mer­cio y la mi­gra­ción irre­gu­lar. La in­ca­pa­ci­dad de los go­bier­nos cen­tral, lo­cal y de los em­pre­sa­rios de la zo­na pa­ra pla­ni­fi­car su desa­rro­llo cons­ti­tu­ye una ame­na­za pa­ra la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca del Es­te, prin­ci­pal des­tino del país pa­ra vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros. An­te una ciu­dad rui­do­sa, don­de abun­dan los ta­ran­ti­nes y ba­rra­co­nes, el di­rec­tor mu­ni­ci­pal se de­cla­ra ma­nia­ta­do pa­ra po­ner or­den, pues la pla­ni­fi­ca­ción de esa zo­na re­cae en el ca­bil­do de Hi­güey.

VE­RÓN, PUN­TA CA­NA. Por las ca­lles de Ve­rón abun­dan los ta­ran­ti­nes. Im­pro­vi­sa­dos pues­tos de fru­tas, ver­du­ras, cos­mé­ti­cos, ro­pas y frei­du­rías con­for­man la ima­gen de una ciu­dad en al­ha­ra­ca, con­tra­pues­ta al so­sie­go de los gran­des com­ple­jos ho­te­le­ros que re­sal­tan en la par­te es­te del país.

El caos, atri­bui­do a la in­ca­pa­ci­dad de las autoridades mu­ni­ci­pa­les, del Go­bierno cen­tral y del em­pre­sa­ria­do de la zo­na pa­ra acor­dar y desa­rro­llar un plan de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial, con­vier­te a los cen­tros ur­ba­nos de la zo­na en una ame­na­za al tu­ris­mo, ac­ti­vi­dad que el año pa­sa­do re­por­tó in­gre­sos al país por US$7.177.5 mi­llo­nes, se­gún el Ban­co Cen­tral.

Ve­rón, Bá­va­ro y Pun­ta Ca­na, con­for­man el Dis­tri­to Mu­ni­ci­pal Tu­rís­ti­co Ve­rón Pun­ta Ca­na, una de­mar­ca­ción cos­te­ra de 43,982 ha­bi­tan­tes (al Cen­so de 2010, es­tu­dio po­bla­cio­nal más re­cien­te) que atrae al­re­de­dor del 60% de los tu­ris­tas que vi­si­tan los des­ti­nos tu­rís­ti­cos na­cio­na­les.

So­lo en 2017 re­ci­bió por el ae­ro­puer­to de Pun­ta Ca­na a 3.6 mi­llo­nes de los 6.1 mi­llo­nes de tu­ris­tas que lle­ga­ron al país, se­gún ci­fras del Ban­co Cen­tral. Tam­bién fue lí­der en La­ti­noa­mé­ri­ca en re­ci­bir tu­ris­tas, con 3.43 mi­llo­nes de vi­si­tas en el Ín­di­ce Anual de Ciu­da­des Glo­ba­les de Des­tino ela­bo­ra­do por Mas­ter­card en 2017. Le si­guen Mé­xi­co, con 3.0 mi­llo­nes, y Lima, con 2.68 mi­llo­nes.

Pe­ro fue­ra de las gran­des pla­zas co­mer­cia­les, cen­tros edu­ca­ti­vos y de sa­lud cons­trui­dos en es­truc­tu­ras mo­der­nas pa­ra aco­ger a los tu­ris­tas, exis­te, a lo in­terno del mu­ni­ci­pio, otra for­ma de vi­da que no se ve en las pie­zas pu­bli­ci­ta­rias que pro­mue­ven el “pa­raí­so tu­rís­ti­co” del Es­te.

En el sec­tor La Cris­ti­ni­ta, en Ve­rón, sa­lu­da al vi­si­tan­te una dan­za de ro­pas col­ga­das de un alam­bre de­ba­jo de un te­cho de zinc, dis­pues­tas pa­ra la ven­ta al la­do de una pa­ra­da de mo­to­con­cho.

De un la­do y otro de las ca­lles se re­pi­te la ima­gen de ta­ran­ti­nes y do­mi­na la es­tri­den­te mú­si­ca en los col­ma­do­nes que, mez­cla­da con el so­ni­do de los al­to­par­lan­tes de ven­de­do­res de ví­ve­res o el cla­xon de sus ca­mio­ne­tas, di­fi­cul­ta una con­ver­sa­ción flui­da.

El am­bien­te en La Cris­ti­ni­ta y su ima­gen urbanística se sien­ten tam­bién al pa­sear­se por sec­to­res co­mo La Sei­ba, Ma­cao, Ko­so­vo, Vi­lla Play­wood, Mata Mos­qui­to o en El Hoyo de Friu­sa, to­das ba­rria­das del dis­tri­to mu­ni­ci­pal.

Los sec­to­res po­pu­lo­sos sur­gie­ron a la par que se desa­rro­lla­ba la ac­ti­vi­dad ho­te­le­ra que se ini­ció en la zo­na en la dé­ca­da de 1970 y que tu­vo gran im­pul­so con los em­pre­sa­rios Frank Rai­nie­ri y Theo­do­re Kheel.

Esas ba­rria­das aco­gie­ron a las per­so­nas que lle­ga­ban a tra­ba­jar en las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des de so­por­te al tu­ris­mo, co­mo la cons­truc­ción y ser­vi­cios de hos­te­le­ría, al pun­to que ca­si to­da su po­bla­ción es in­mi­gran­te, pro­ve­nien­te de dis­tin­tos pun­tos de la geo­gra­fía na­cio­nal y del ex­tran­je­ro.

Ve­rón Pun­ta Ca­na es uno de los tres dis­tri­tos mu­ni­ci­pa­les del mu­ni­ci­pio Sal­va­león de Hi­güey, en la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia, que se­gún da­tos de la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas (ONE), te­nía 26,480 re­si­den­tes ex­tran­je­ros y 87,268 na­ci­dos en otros mu­ni­ci­pios, de una po­bla­ción de 251,243 ha­bi­tan­tes re­gis­tra­dos en 2010.

Ra­món Ra­mí­rez, di­rec­tor de la Jun­ta Mu­ni­ci­pal, cal­cu­la que en Ve­rón Pun­ta Ca­na hay unos 120,000 ha­bi­tan­tes en la ac­tua­li­dad y que el 90% se es­ta­ble­ció en la de­mar­ca­ción en los úl­ti­mos años. Ba­sa su ase­ve­ra­ción en da­tos del pa­drón de elec­to­res que pre­sen­tó la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral en 2016 con un re­gis­tro de 16,728 elec­to­res.

In­for­ma­li­dad

Ca­si es­con­di­do en­tre cor­de­les de “snacks” que aso­man por la puer­ta de su pe­que­ña vi­vien­da, Mis­let La­fa­lai­se, un ciu­da­dano hai­tiano de 37 años, cuen­ta que lle­gó a La Cris­ti­ni­ta ha­ce un año a tra­ba­jar cons­truc­ción. Re­ci­be 600 pe­sos por jor­na­da cuan­do en­cuen­tra quien lo con­tra­te.

Ha­ce cua­tro me­ses de­ci­dió po­ner el pe­que­ñi­to ne­go­cio en la vi­vien­da de apro­xi­ma­da­men­te cua­tro me­tros cua­dra­dos que com­par­te con su es­po­sa y su hi­jo de cin­co me­ses.

Al día ven­de unos RD$300 pe­sos que le ayu­dan a com­ple­tar los RD$2,500 que pa­ga ca­da mes por el al­qui­ler del cuar­to.

Ha­ce un par de se­ma­nas, el ne­go­cio es­ta­ba en la ace­ra fren­te a la vi­vien­da, pe­ro por ad­ver­ten­cia de las autoridades mu­ni­ci­pa­les, La­fa­lai­se

tu­vo que mo­ver­lo.

La Jun­ta Mu­ni­ci­pal de Ve­rón Pun­ta Ca­na tie­ne una bri­ga­da de desarra­ba­li­za­ción que dia­ria­men­te re­ti­ra en­tre 5 y 15 ob­je­tos que se co­lo­can en las ace­ras con mercancías pa­ra ven­der. Sus due­ños ca­si siem­pre son in­mi­gran­tes hai­tia­nos que di­cen no te­ner tra­ba­jo.

“Pe­ro eso so­lo ocu­rre en los ba­rrios, no en las zo­nas tu­rís­ti­cas, ahí no. No lo per­mi­ti­mos”, sos­tie­ne el em­plea­do mu­ni­ci­pal.

Con­ti­gua a la ca­sa de La­fa­lai­se hay otras cin­co de no ma­yor ta­ma­ño. Al la­do y al fren­te se ven es­truc­tu­ras si­mi­la­res de ca­se­ríos de ma­de­ra, de zinc o de block que ase­me­jan ba­rra­co­nes. El ti­po de vi­vien­das se ve en otras ca­lles.

Sin pla­ni­fi­ca­ción

“Son co­mu­ni­da­des que cre­cie­ron a ori­llas de la ca­rre­te­ra sin nin­gu­na pla­ni­fi­ca­ción, pues los ho­te­le­ros so­lo se preo­cu­pan por sus ho­te­les, su sec­tor, y el pue­blo cre­ció sin or­ga­ni­za­ción”, se ex­cu­sa el di­rec­tor de la Jun­ta Mu­ni­ci­pal, Ra­món Ra­mí­rez.

Joel San­tos, pre­si­den­te de Aso­cia­ción Na­cio­nal de Ho­te­les y Restaurantes (Aso­naho­res), res­pon­sa­bi­li­za a las autoridades mu­ni­ci­pa­les y al Go­bierno cen­tral por no ha­cer cum­plir las nor­mas de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial.

Ese sec­tor ha ex­pre­sa­do sus que­jas por la “arra­ba­li­za­ción”, y ad­vier­te del pe­li­gro que su­po­ne pa­ra la se­gu­ri­dad de los tu­ris­tas.

Arturo Villanueva, ho­te­le­ro de la zo­na nor­te, re­cuer­da que el tu­ris­mo de Puer­to Pla­ta co­lap­só en la dé­ca­da del 1990 de­bi­do a que no se pla­ni­fi­có el desa­rro­llo de esa ciu­dad de la cos­ta nor­te. Te­me que pue­da ocu­rrir lo mis­mo en la re­gión es­te.

Pe­ro Ra­mí­rez se jus­ti­fi­ca en que co­mo au­to­ri­dad mu­ni­ci­pal no de­ci­de el pla­nea­mien­to ur­bano. Los per­mi­sos de uso de sue­lo los otor­ga el ca­bil­do de Sal­va­león de Hi­güey que tam­bién co­bra los ar­bi­trios que ge­ne­ran, eso li­mi­ta las ca­pa­ci­da­des de un ca­bil­do que ma­ne­ja un pre­su­pues­to men­sual de RD$3,159,000.

Aun­que ha pe­lea­do su in­de­pen­den­cia en la Jus­ti­cia, las sen­ten­cias le son con­tra­rias. La úl­ti­ma de­ci­sión (TC/152-13) que re­cha­za un re­cur­so de con­flic­to de com­pe­ten­cia que so­me­tie­ron en 2012, la emi­tió el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en sep­tiem­bre de 2013.

In­mi­gran­tes

A las 5:00 de la tar­de, la ca­lle Res­pal­do Es­pa­ña, de Friu­sa, aco­ge los pa­sos pre­su­ro­sos de cien­tos de per­so­nas. Mu­chas de ellos lle­van con­si­go al­gu­na he­rra­mien­ta que las de­la­ta co­mo tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción. Ca­si to­dos son hai­tia­nos.

“Es que aquí hay sie­te hai­tia­nos por ca­da do­mi­ni­cano”, co­men­ta Pe­dro González, re­si­den­te.

En­tre los ca­mi­nan­tes va Luis Pé­rez, de na­cio­na­li­dad hai­tia­na. Lle­gó ha­ce 16 años a Ve­rón atraí­do por la idea de mu­cho tra­ba­jo. Tra­ba­ja en­cons­truc­ción. Lo que ga­na ape­nas le al­can­za pa­ra man­te­ner­se y man­dar al­go de dinero a su fa­mi­lia que vi­ve en Ba­raho­na, así que se unió a un ami­go pa­ra al­qui­lar una pe­que­ña vi­vien­da. En­tre am­bos pa­gan RD$4,000 por mes.

En el sec­tor Ko­so­vo, Ber­nar­do Gue­rre­ro tam­bién se que­ja de la gran can­ti­dad de in­mi­gran­tes hai­tia­nos. “Es­ta es una zo­na de so­bre­vi­ven­cia. Aquí vi­ven in­mi­gran­tes que vi­nie­ron a tra­ba­jar en la cons­truc­ción y se fue­ron que­dan­do, lue­go tra­je­ron a su fa­mi­lia”, co­men­ta.

La Jun­ta Mu­ni­ci­pal es­ti­ma que 25,000 hai­tia­nos vi­ven en Ve­rón Pun­ta Ca­na.

La pre­sen­cia de hai­tia­nos, mu­chos ile­ga­les, preo­cu­pa a los ho­te­le­ros del Es­te que en mar­zo pa­sa­do pi­die­ron la in­ter­ven­ción de las autoridades de Mi­gra­ción.

“No he sen­ti­do que se ha­ya he­cho na­da im­por­tan­te”, co­men­ta San­tos, pre­si­den­te de Aso­naho­res. Nie­ga que la in­dus­tria ho­te­le­ra sea res­pon­sa­ble de esa mi­gra­ción, aun­que la atrai­ga. “El sec­tor tu­rís­ti­co for­mal no em­plea ile­ga­les y eso em­pu­ja a mu­chos a la in­for­ma­li­dad que se ve en las ca­lles”, sos­tie­ne.

Mien­tras re­mue­ve fi­chas de do­mi­nó en el pa­tio de un col­ma­do en La Cris­ti­ni­ta, Jorge Mo­re­ta tam­bién ha­bla de la pre­sen­cia de hai­tia­nos, aun­que a él no le afec­ta. Tie­ne do­ce vi­vien­das pa­ra al­qui­ler, sie­te de ellas ren­ta­das a ciu­da­da­nos de Hai­tí, in­clui­da la de La­fa­lai­se. en dia­rio­li­bre.com

PE­DRO BAZIL

PE­DRO BAZIL

Ne­go­cios en las ace­ras, ba­rra­co­nes por do­quier y ta­ran­ti­nes mues­tran otra ca­ra de la tu­rís­ti­ca ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.