Em­pie­zan hoy au­dien­cias pre­li­mi­na­res en ca­so Tu­cano y ca­so Emely.

Dis­cu­tía con fre­cuen­cia con su pro­ge­ni­tor por ce­los con her­ma­nos

Diario Libre (Republica Dominicana) - - News - Ra­món Rodríguez

SAN­TO DO­MIN­GO. El hom­bre que la ma­dru­ga­da de ayer ma­tó a puñaladas a su pa­dre en el sec­tor Los Ríos, Dis­tri­to Na­cio­nal, pa­de­ce de pro­ble­mas de­pre­si­vos que no ha­bían si­do tra­ta­dos por un pro­fe­sio­nal de la con­duc­ta y ha­bía fre­cuen­tes en­fren­ta­mien­tos ver­ba­les en­tre am­bos.

Eudy de Je­sús Pa­rra, de 30 años, apro­ve­chó que su pa­dre, el capitán re­ti­ra­do de la Po­li­cía Na­cio­nal Juan Pa­rra Cas­ta­ños lle­ga­ra de ha­cer ejer­ci­cios a las 5:30 de la ma­ña­na, co­mo ha­cía to­dos los días, pa­ra apu­ña­lar­lo en múl­ti­ples oca­sio­nes y em­pren­der la hui­da, se­gún re­la­ta An­gé­li­ca Pa­rra, her­ma­na del vic­ti­ma­rio.

De acuer­do con su ver­sión, el ofi­cial fue in­ter­cep­ta­do por su vás­ta­go en la sa­la de la ca­sa nú­me­ro 139 de la ca­lle Juan Ma­ri­chal, del re­fe­ri­do sec­tor, don­de el ho­mi­ci­da re­si­de jun­to a sus pa­dres.

An­gé­li­ca di­jo que Eudy se ha­bía mo­les­ta­do re­cien­te­men­te por­que des­cu­brió que su pa­dre le suministraba a es­con­di­das an­ti­de­pre­si­vos en los ali­men­tos que con­su­mía pa­ra que su es­ta­do de áni­mo me­jo­ra­ra, lo que era in­ter­pre­ta­do por él co­mo que que­rían ma­tar­lo, sos­tu­vo.

Cuen­ta que la si­tua­ción ya era di­fí­cil con Eudy, por­que es­te man­te­nía dispu­tas con sus her­ma­nos por el ca­ri­ño de sus pa­dres, a quie­nes acu­sa­ba de no que­rer­lo.

“Odia­ba a su pa­pá a muer­te, por­que él siem­pre de­cía que nues­tro otro her­mano te­nía su pre­fe­ren­cia. Siem­pre él vi­vía con eso”, ex­pre­sa An­gé­li­ca.

Re­sal­ta que Eudy es un agri­men­sor pro­fe­sio­nal y que do­mi­na va­rios idio­mas, pe­ro es­tá des­em­plea­do y no tie­ne pa­re­ja, a di­fe­ren­cia de sus de­más her­ma­nos, si­tua­cio­nes que di­ce lo man­te­nían abru­ma­do.

No obs­tan­te, acla­ra que es­te te­nía em­pleo ha­ce un tiem­po en una em­pre­sa pri­va­da, pe­ro lo ha­bía abandonado por­que ale­ga­da­men­te se sen­tía per­se­gui­do, a pe­sar de que no ex­pli­có por quién o quié­nes, mo­men­to en el que afir­ma su es­ta­do emo­cio­nal to­có fon­do.

Juan Pa­rra Cas­ta­ños era cho­fer pri­va­do des­de ha­ce más de seis años, cuan­do se re­ti­ró de la Po­li­cía Na­cio­nal.

El cuer­po del ex­tin­to ofi­cial per­ma­ne­cía has­ta la tar­de de ayer en la uni­dad del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Cien­cias Fo­ren­ses (Ina­cif) que fun­cio­na en el hos­pi­tal Mar­ce­lino Vé­lez San­ta­na , en He­rre­ra, a don­de fue tras­la­da­do tras ha­ber si­do he­ri­do, pe­ro lle­gó al cen­tro muer­to, mien­tras sus fa­mi­lia­res de­ci­dían si lo tras­la­da­rían a la ciu­dad de Sal­ce­do, pro­vin­cia Her­ma­nas Mi­ra­bal, de don­de era oriun­do, o lo se­pul­ta­ban en San­to Do­min­go.

NEHEMIAS ALVINO

El cadáver del ex ofi­cial per­ma­ne­cía en la mor­gue del Hos­pi­tal Mar­ce­lino Vé­lez San­ta­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.