El in­mi­gran­te que lle­va­mos den­tro

CON­VER­SAN­DO CON EL TIEM­PO

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Tiempo Libre - Por

con­cien­cia. Des­de ha­ce me­dio si­glo, ade­más, nos he­mos con­ver­ti­do en una co­mu­ni­dad de emi­gran­tes que ya su­pera los dos mi­llo­nes de mo­vi­li­za­dos, con cre­cien­te pre­sen­cia en EEUU, Puer­to Ri­co, Eu­ro­pa y otros des­ti­nos, al gra­do que más de 800 mil “au­sen­tes” re­tor­nan anual­men­te de va­ca­cio­nes. Par­te de los más de seis mi­llo­nes de tu­ris­tas que re­ci­bi­mos en 2017. A lo cual se agre­ga la pre­sen­cia de más de un mi­llón de hai­tia­nos y otros ex­tran­je­ros re­si­den­tes. En­tre ellos ve­ne­zo­la­nos, afec­ta­dos por la cri­sis de esa na­ción. Y chi­nos que ya do­mi­nan co­mer­cial­men­te la Duar­te con sus im­por­ta­do­ras mul­ti­fa­cé­ti­cas. So­mos una co­mu­ni­dad de mu­tan­tes an­dan­tes, co­mo tan­tos gru­pos hu­ma­nos que se mue­ven en el pla­ne­ta des­de un con­fín a otro. Por­tan­do su pro­pio equipaje cul­tu­ral he­cho de len­gua, re­li­gión, va­lo­res fa­mi­lia­res, creen­cias, há­bi­tos y cos­tum­bres, se­lla­do ba­jo una iden­ti­dad na­cio­nal. Al tiem­po que nos adap­ta­mos a otros me­dios, aprendemos nue­vas len­guas y des­tre­zas tec­no­ló­gi­cas, nos su­je­ta­mos a dis­ci­pli­nas so­cia­les nor­ma­das por va­lo­res di­fe­ren­tes.

Es­ta­mos des­ti­na­dos a mu­tar, a en­ri­que­cer­nos cul­tu­ral­men­te, a adop­tar re­glas fun­cio­na­les a la so­bre­vi­ven­cia en un mun­do voraz ca­da vez más glo­ba­li­za­do. Y a ve­ces, a asi­mi­lar­nos a cul­tu­ras más fuer­tes y he­ge­mó­ni­cas. Por eso las mi­gra­cio­nes mo­der­nas con­den­san con su sa­ga el dra­ma de mi­llo­nes de mu­tan­tes an­dan­tes. Y no­so­tros, qui­zás sin sa­ber­lo, es­ta­mos en el vór­ti­ce de la tor­men­ta de­mo­grá­fi­ca.

J.F. Ken­nedy, al re­fe­rir­se a la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, la lla­mó una na­ción de in­mi­gran­tes. El poe­ta na­cio­nal, Pe­dro Mir Va­len­tín, era hi­jo de me­cá­ni­co azu­ca­re­ro cu­bano y jí­ba­ra bo­ri­cua na­ci­do en las en­tra­ñas fa­bri­les de un in­ge­nio ame­ri­cano. Co­mo mis pri­mos Haza del Cas­ti­llo, cu­yo pa­dre cu­bano era ad­mi­nis­tra­dor en el Es­te. A fi­na­les del si­glo XIX e ini­cios del XX, cu­ba­nos, puer­to­rri­que­ños, nor­te­ame­ri­ca­nos, in­gle­ses, fran­ce­ses, ita­lia­nos, ale­ma­nes, fun­da­ron in­ge­nios azu­ca­re­ros y em­pla­za­ron las re­des del fe­rro­ca­rril, atra­yen­do a tra­ba­ja­do­res de las An­ti­llas Me­no­res, puer­to­rri­que­ños y de Hai­tí, así co­mo a co­mer­cian­tes ára­bes. Di­na­mi­zan­do va­rios cen­tros ur­ba­nos por­tua­rios, que co­no­cí des­de chi­co acom­pa­ñan­do al tío To­ño Pichardo Sar­dá a la ins­pec­ción sa­ni­ta­ria de los bar­cos que ve­nían a car­gar azú­car.

Me crié es­cu­chan­do nom­bres co­mo Chi­co Con­ton, Wal­ter Ja­mes, Ga­ra­ba­to Sac­kie, Ri­co Carty, pe­lo­te­ros hi­jos de in­mi­gran­tes de las is­las que an­te­ce­die­ron a los Sammy, Dun­can, Grif­fin, Of­fer­man, Rodney, que hoy nos lle­nan de or­gu­llo por sus ha­za­ñas en Gran­des Li­gas. Al igual la ex­qui­si­ta so­prano Violeta Step­hen y la po­li­fa­cé­ti­ca fa­mi­lia Lock­ward pro­ce­den­te de Is­las Tur­cas, que nos pro­di­gó a Juan, el Ma­go de la Me­dia Voz. Igle­sias pro­tes­tan­tes, lo­gias de odd fe­lows, so­cie­da­des mu­tua­lis­tas, gre­mios, ban­das mu­si­ca­les.

Poe­tas co­mo Nor­ber­to Ja­mes, pin­to­res co­mo Na­dal Wal­cot y re­ve­ren­dos co­mo Te­lés­fo­ro Isaac. Los bai­les de los Gu­lo­yas, el cru­jien­te ya­ni­que­que, los dom­pli­nes y el gua­va­berry. Las en­se­ñan­zas de in­glés de Mr. Hod­ge, quien to­ca­ba el ór­gano en la Ca­te­dral en la mi­sa do­mi­ni­cal de La Sa­lle. To­dos ellos con­ju­gan con­tri­bu­cio­nes “co­co­las” a nues­tra cul­tu­ra, aún vi­vas en ciu­da­des co­mo San Pe­dro de Ma­co­rís, don­de “los in­gle­ses” po­bla­ron el ba­rrio Mi­ra­mar, apar­te de los ba­te­yes azu­ca­re­ros cir­cun­ve­ci­nos.

El apor­te de in­mi­gran­tes lo en­con­tra­mos por igual en La Ro­ma­na con el cen­tral que lle­va su nom­bre, fo­men­ta­do por nor­te­ame­ri­ca­nos con po­bla­mien­to bo­ri­cua. De ahí la Ca­sa de Puer­to Ri­co. El an­ti­guo su­gar town hoy es el epi­cen­tro de un for­mi­da­ble desa­rro­llo tu­rís­ti­co, zo­na franca in­dus­trial, sin aban­do­nar el azú­car.

Cuan­do mo­zo era asi­duo de las li­bre­rías fun­da­das por es­pa­ño­les, co­mo Amen­gual y el Ins­ti­tu­to del Li­bro de los ca­ta­la­nes Es­co­fet Her­ma­nos. Así co­mo de la Do­mi­ni­ca­na, di­ri­gi­da por don Ju­lio Pos­ti­go, edi­tor de la co­lec­ción Pen­sa­mien­to Do­mi­ni­cano, con más de 50 vo­lú­me­nes, una de las ca­be­zas de la Igle­sia Evan­gé­li­ca. La ca­sa de mis abue­los pa­ter­nos en San Car­los co­mu­ni­dad de ori­gen ca­na­rio, co­mo Ba­ní y otros pue­blos , fue la del edu­ca­dor puer­to­rri­que­ño Eu­ge­nio Ma. de Hos­tos has­ta su par­ti­da a Chi­le en 1888. Mi ma­dre se edu­có con las íta­lo-des­cen­dien­tes Pe­lle­rano, y tu­vo co­mo pre­cep­tor a Fe­de­ri­co Hen­rí­quez y Car­va­jal, don Fed, el Maes­tro, colaborador de Hos­tos.

Los Hen­rí­quez, con Noel quien tra­jo de Cu­ra­zao su ar­ca pro­di­gio­sa a me­dia­dos del si­glo XIX , nos apor­ta­ron a los hi­jos de Is­rael en ver­sión se­far­di­ta: Fe­de­ri­co, Fran­cis­co, En­ri­que, En­ri­que Apo­li­nar, Pe­dro, Max, Ca­mi­la, Fran­cis­co (Chi­to) y Fe­de­ri­co (el Gra­te­reaux), de tras­cen­den­te sig­ni­fi­ca­ción en la cul­tu­ra do­mi­ni­ca­na y las le­tras his­pa­noa­me­ri­ca­nas. Otros se­far­di­tas, co­mo los Mar­che­na, nos die­ron co­mer­cian­tes y po­lí­ti­cos, y a un ex­qui­si­to mú­si­co y di­plo­má­ti­co co­mo don En­ri­que. Haim Ló­pez­pen­ha Mar­che­na dio bri­llo a la ma­so­ne­ría, le­gan­do una his­to­ria de la ins­ti­tu­ción que di­ri­gió. Car­los Cu­riel, agu­do pe­rio­dis­ta, doc­tor en de­re­cho y ca­te­drá­ti­co uni­ver­si­ta­rio, pro­ce­día de esa et­nia.

Mi ma­dre a quien los ma­ri­nes creían du­ran­te la Ocu­pa­ción una ‘tur­qui­ta” con­vi­vió en su in­fan­cia en El Con­de con las fa­mi­lias ára­bes Terc, Brinz, Azar que en la dé­ca­da del diez del si­glo XX se asen­ta­ron en los con­tor­nos del Ba­luar­te. Yo, des­de ni­ño, iba a las fies­tas del Club Si­rio Li­ba­nés Pa­les­tino, del cual soy so­cio. Y re­co­gía en la gua­gua de La Sa­lle en la Ave­ni­da Me­lla a los Sel­man, Sche­ker, Yea­ra, Dauhaj­re, Ja­na, De­ca­ran, Ly­cha, Mauad, Al­ma, Nader, Zái­ter. Hi­jos de in­mi­gran­tes fuer­tes en el co­mer­cio, que de­ri­va­ron ha­cia las pro­fe­sio­nes, des­co­llan­do co­mo mé­di­cos, in­ge­nie­ros, ar­qui­tec­tos, eco­no­mis­tas. O en la mi­li­cia, Wes­sin. La aca­de­mia, Kas­se Ac­ta, Cury, To­len­tino Dipp, Ro­sa­rio Re­sek. Ha­zim Azar, Abi­na­der, Ha­zoury, Sche­ker. Y la po­lí­ti­ca, Isa Con­de, Abi­na­der, Ra­ful, en­tre otros.

Acom­pa­ña­ba a mi pro­ge­ni­to­ra a rea­li­zar la com­pra en la Ca­sa Pé­rez, el Col­ma­do Na­cio­nal o en la Ca­sa Ve­láz­quez. A bus­car pan y ga­lle­tas en la Pa­na­de­ría Qui­co o pro­vi­sio­nes en los al­ma­ce­nes de Ade­lino Sán­chez y Be­llo Cám­po­ra. Íba­mos al Bar Amé­ri­ca a de­gus­tar he­la­dos y tos­ta­das. A las tien­das de te­ji­dos Ce­ra­me, La Ope­ra, González Ra­mos, El Pa­la­cio. To­dos ne­go­cios de es­pa­ño­les, co­mo el al­ma­cén de Ma­nuel Co­rri­pio, don­de com­prá­ba­mos ma­te­rial de cons­truc­ción o la Fe­rre­te­ría Mo­rey y la Cues­ta. En El 1y5 de Pa­li­za se sa­bo­rea­ba buen ca­fé ex­pre­so o en La Ca­fe­te­ra de don Be­ni­to Pa­li­za, am­bos si­nó­ni­mo de ex­ce­len­cia. Co­mo Mun­né y Cor­tés en cho­co­la­te. Y aho­ra, Ri­zek.

Es ho­ra de in­ven­ta­riar, al in­mi­gran­te que lle­va­mos den­tro.

FUEN­TE EXTERNA

Más­ca­ras de Gau­sachs.

Gau­sachs y Neas­cher

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.