Mary Loly

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Am - Iaiz­pun@dia­rio­li­bre.com

Ex­qui­si­ta, ele­gan­te en el tra­to y en la con­ver­sa­ción, en los in­tere­ses. Ma­ra­vi­llo­sa co­ci­ne­ra, di­ver­ti­da, vi­vaz, chis­pean­te en las ter­tu­lias… a Mary Loly Pé­rez de Severino le gus­ta­ba la vi­da tan­to co­mo el Ar­te al que de­di­có sus me­jo­res años.

Ges­to­ra cul­tu­ral, apa­sio­na­da de la pin­tu­ra y la cul­tu­ra, año­ra­ba to­da­vía La Ga­le­ría, ese cen­tro de ar­te que de­jó “en pau­sa” pa­ra mar­char­se a Es­pa­ña acom­pa­ñan­do en la­bo­res di­plo­má­ti­cas a Jor­ge, el amor de su vi­da. Así de fá­cil se des­cri­be una re­la­ción que mar­có sus vi­das e in­flu­yó en una par­te de la vi­da cul­tu­ral do­mi­ni­ca­na. Mary Loly siem­pre te­nía pla­nes fu­tu­ros, pro­yec­tos en mar­cha, ideas pa­ra otros.

Su ca­li­dez y su in­te­li­gen­cia com­ple­ta­ban una per­so­na­li­dad que le hi­zo ser apre­cia­da en cuan­tos ám­bi­tos se desen­vol­vía. Du­ran­te mu­chos años, fue la es­pa­ño­la que ha­bía lle­ga­do de ni­ña al país y mu­cho des­pués, la do­mi­ni­ca­na que vol­vía a un país muy di­fe­ren­te. Abue­la ado­ra­da, anfitriona de una pe­ña de mu­chos años y amis­ta­des in­que­bran­ta­bles, ha si­do enor­me­men­te ad­mi­ra­da.

Aho­ra toca que­rer y acom­pa­ñar a Jor­ge, el maes­tro de las ne­gras más be­llas de la pin­tu­ra do­mi­ni­ca­na.

Mary Loly Pé­rez de Severino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.