Li­ci­ta­ción com­pe­ti­ti­va de Ama­zon fue una ela­bo­ra­da far­sa

Las gran­des ciu­da­des siem­pre es­tu­vie­ron des­ti­na­das a ser las ga­na­do­ras del con­cur­so pa­ra alo­jar su se­gun­da se­de

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Noticias - John Gap­per

Du­ran­te el úl­ti­mo año, Ama­zon ha so­me­ti­do a es­ta­dos y a ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses a un com­pe­ti­ti­vo pro­ce­so de li­ci­ta­ción pa­ra con­ver­tir­se en la se­de de su se­gun­da ofi­ci­na cen­tral pla­ni­fi­ca­da. Se le pro­me­tie­ron mi­les de mi­llo­nes en sub­si­dios e in­cen­ti­vos fis­ca­les pa­ra atraer a mi­les de em­pleos ca­li­fi­ca­dos. Una ciu­dad in­clu­so ofre­ció cam­biar su nom­bre a Ama­zon. El re­sul­ta­do su­gie­re que fue una ela­bo­ra­da far­sa.

En lu­gar de re­com­pen­sar a un es­ta­do ol­vi­da­do, o a un su­bur­bio de los es­ta­dos cen­tra­les, Ama­zon re­du­jo su lis­ta fi­nal a la ciu­dad de Nue­va York, al área me­tro­po­li­ta­na de Wa­shing­ton DC en el nor­te de Vir­gi­nia, o a Da­llas, Te­xas; y pron­to da­rá a co­no­cer el re­sul­ta­do. És­tas no só­lo son im­por­tan­tes ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses, sino que tam­bién se en­cuen­tran en­tre la su­per­li­ga mun­dial.

El con­cur­so co­men­zó co­mo un des­plie­gue pú­bli­co del po­der de una de las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas más gran­des del mun­do, pe­ro ter­mi­nó re­ve­lan­do los lí­mi­tes de ese po­der. A Ama­zon no le que­da más que fa­vo­re­cer a las gran­des y so­fis­ti­ca­das ciu­da­des que cuen­tan con se­lec­tas uni­ver­si­da­des, con enor­mes fuen­tes de ta­len­to, y con un buen sis­te­ma de trans­por­te. Esas ciu­da­des cons­tru­ye­ron sus re­cur­sos y Ama­zon tie­ne que ve­nir a ellas.

El ‘de­ta­lle’ es que el ape­ti­to de Ama­zon por con­tra­tar in­ge­nie­ros y ge­ren­tes de soft­wa­re que ga­nan más de US$100,000 al año es tan vo­raz, que una so­la nue­va ofi­ci­na no ha re­sul­ta­do ser su­fi­cien­te. Ha­bien­do pro­cla­ma­do que es­ta­ba bus­can­do una “se­gun­da se­de com­ple­ta pa­ra Ama­zon, no una ofi­ci­na sa­té­li­te” pa­ra com­ple­men­tar su ba­se ori­gi­nal de Seattle, la com­pa­ñía pa­re­ce ha­ber op­ta­do por te­ner más bien tres, agre­gan­do una HQ2 (se­de cen­tral 2) y una HQ3 (se­de cen­tral 3).

Ni si­quie­ra la más pu­li­da de las ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses re­sul­ta­ría ade­cua­da pa­ra sus ne­ce­si­da­des. Ama­zon es­tá cre­cien­do tan rá­pi­da­men­te que re­quie­re mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos de es­pa­cio en dis­tri­tos in­dus­tria­les cer­ca del co­ra­zón de dos me­tró­po­lis. Eso ma­xi­mi­za­rá sus po­si­bi­li­da­des de re­clu­tar a 50,000 em­plea­dos con es­ca­sas ha­bi­li­da­des pa­ra la ofi­ci­na cen­tral du­ran­te las pró­xi­mas dos dé­ca­das. No es­tá plan­tan­do una fá­bri­ca de au­to­mó­vi­les en un te­rreno no desa­rro­lla­do ni ur­ba­ni­za­do en Ala­ba­ma a cam­bio de al­gu­nas exen­cio­nes fis­ca­les.

Una vez que ha­ya cons­trui­do es­tas adi­cio­nes a su ofi­ci­na cen­tral de Seattle — la cual ya cuen­ta con 33 edi­fi­cios y 45,000 em­plea­dos —, Ama­zon pro­ba­ble­men­te ha­rá que se en­fren­ten en­tre sí. A prin­ci­pios de es­te año, Ama­zon in­si­nuó que tras­la­da­ría em­pleos a otros lu­ga­res co­mo par­te de sus es­fuer­zos por re­sis­tir un im­pues­to de Seattle apli­ca­do a los in­gre­sos de las ma­yo­res com­pa­ñías con el pro­pó­si­to de ayu­dar a las per­so­nas sin ho­gar. Jeff Be­zos, el fun­da­dor de Ama­zon, es un asi­duo es­tu­dian­te de los in­cen­ti­vos fi­nan­cie­ros y del apa­lan­ca­mien­to cor­po­ra­ti­vo.

Pe­ro cual­quier ciu­dad con al­can­ce glo­bal y con los ser­vi­cios pa­ra com­pla­cer al em­plea­do por ex­ce­len­cia de la ofi­ci­na cen­tral de Ama­zon — un in­ge­nie­ro de soft­wa­re sé­nior con una fa­mi­lia jo­ven que desea vi­vir en un lu­gar es­tu­pen­do —, de­bie­ra sen­tir­se re­con­for­ta­do. A lar­go pla­zo, la con­tra­ta­ción de ta­len­tos es más im­por­tan­te pa­ra las com­pa­ñías de tec­no­lo­gía que los ‘so­bor­nos’; y las ciu­da­des a las que na­tu­ral­men­te gra­vi­tan ta­les em­plea­dos tie­nen po­der eco­nó­mi­co so­bre los ri­va­les me­no­res.

Al igual que los em­plea­do­res co­mo Ama­zon y co­mo Ap­ple ope­ran a ni­vel mun­dial, es­tas ciu­da­des tien­den a ser in­ter­na­cio­na­les, atra­yen­do a in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros y a in­mi­gran­tes. Nue­va York, Wa­shing­ton DC y Da­llas se en­cuen­tran en­tre las 14 ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses in­clui­das en el ín­di­ce de 135 ciu­da­des glo­ba­les pre­pa­ra­do por la con­sul­to­ra AT Kear­ney, con Seattle unién­do­se­les es­te año. El ín­di­ce in­clu­ye la mi­tad de las 20 áreas me­tro­po­li­ta­nas que Ama­zon ha­bía pre­se­lec­cio­na­do.

FUEN­TE EX­TER­NA

Ama­zon es un re­fe­ren­te del co­mer­cio elec­tró­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.