El pro­fe­sor sin son­ri­sa

José Ra­fael Abi­na­der nun­ca son­reía. Pa­re­cía in­mu­ne a las ton­te­rías que al­guno de no­so­tros des­pa­cha­ba sin pro­to­co­lo y, sin in­mu­tar­se, con­ti­nua­ba la lec­ción con que nos aden­tra­ba en las ori­llas de la eco­no­mía, un hí­bri­do que com­bi­na­ba mi­cro y ma­cro pe­ro con

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Cartelera - Por Aní­bal de Cas­tro (ade­ca­rod@aol.com)

TIEM­POS TOR­MEN­TO­SOS, INDESCIFRABLES PA­RA el jo­ven que aban­do­na­ba la ado­les­cen­cia y se en­fren­ta­ba a la de­fi­ni­ción de fu­tu­ro que su­po­ne el in­gre­so a la uni­ver­si­dad. Las tur­bu­len­cias po­lí­ti­cas azo­ta­ban al país cuan­do plan­té pie en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de San­to Domingo (UASD) con el pro­pó­si­to de es­tu­diar pe­rio­dis­mo. Pa­ra ma­yor ago­bio en una eta­pa car­ga­da ya de in­cer­ti­dum­bres, se me aler­tó del ries­go del cie­rre de la Es­cue­la de Cien­cias de la In­for­ma­ción Pú­bli­ca, en par­te por el mer­ma­do in­te­rés en la ca­rre­ra ape­nas a un año del si­len­cio de las ar­mas en la con­tien­da ci­vil de abril de 1965.

La uni­ver­si­dad pú­bli­ca vi­vía en un mo­vi­mien­to sís­mi­co cons­tan­te, lo que es­ca­pa­ba a mi es­ca­sa des­tre­za en la lec­tu­ra de la efer­ves­cen­cia so­cial y sus cau­sas que man­te­nían en vi­lo al país lue­go de la elec­ción de Joaquín Ba­la­guer co­mo pre­si­den­te. Tam­po­co en­ten­día el por qué de la re­or­ga­ni­za­ción de las fa­cul­ta­des uni­ver­si­ta­rias, la re­no­va­ción cu­rri­cu­lar, el reor­de­na­mien­to de las ca­rre­ras y, en fin, un tsu­na­mi de cam­bios que arran­ca­ba con la trans­for­ma­ción del Ci­clo Uni­ver­si­ta­rio de Es­tu­dios Ge­ne­ra­les (CUEG) —for­ma­ción preuni­ver­si­ta­ria pa­ra lle­nar las la­gu­nas del ba­chi­lle­ra­to—, en Co­le­gio Uni­ver­si­ta­rio (CU). Era el Mo­vi­mien­to Re­no­va­dor en ac­ción, que se lle­vó de en­cuen­tro la vie­ja ca­rre­ra de pe­rio­dis­mo a la que se ac­ce­día con ape­nas dos años en el ba­chi­lle­ra­to. Y yo, es­tre­nán­do­me co­mo adul­to, so­me­ti­do a vai­ve­nes y au­sen­cia de re­glas cla­ras que más de una vez me hi­cie­ron pen­sar en la con­ve­nien­cia de sal­tar a la re­cién crea­da Uni­ver­si­dad Pe­dro Hen­rí­quez Ure­ña y apos­tar por las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. El des­tino, cu­rio­so, me ha re­ser­va­do la di­plo­ma­cia al fi­nal de mi ca­rre­ra pe­rio­dís­ti­ca.

Dis­pues­ta la re­ubi­ca­ción de Pe­rio­dis­mo en la fa­cul­tad de Hu­ma­ni­da­des, co­rres­pon­dió a Ra­fael Gon­zá­lez Ti­ra­do en­ca­be­zar la nue­va eta­pa lue­go de que su pre­de­ce­sor, Freddy Ga­tón Arce, irrum­pie­ra en el mun­do de la co­mu­ni­ca­ción con El Na­cio­nal, don­de po­co des­pués, en 1968, ini­cia­ría pro­pia­men­te mi an­da­du­ra pe­rio­dís­ti­ca. Com­par­tía la di­rec­ción del no­ve­do­so ves­per­tino con la cá­te­dra de re­dac­ción pe­rio­dís­ti­ca y en mi pri­mer año en su cla­se me re­clu­tó pa­ra su me­dio.

Ha­bía muy bue­nos pro­fe­so­res y muy po­cos alum­nos. Ape­nas cua­tro, ca­si to­dos po­lí­ti­cos o as­pi­ran­tes, ma­tri­cu­la­dos a úl­ti­ma ho­ra y, en al­gu­nos ca­sos, aco­mo­da­dos al cri­te­rio ex­ten­di­do de que se tra­ta­ba del tra­mo uni­ver­si­ta­rio más fá­cil, con es­ca­sos re­que­ri­mien­tos aca­dé­mi­cos y un fu­tu­ro que na­die veía por los ma­los sa­la­rios y po­ca con­si­de­ra­ción ha­cia los pe­rio­dis­tas ver­da­de­ra­men­te pro­fe­sio­na­les.

To­do me re­sul­ta­ba nue­vo, y en esos te­rre­nos de la inex­pe­rien­cia me en­con­tré de fren­te con unos ca­te­drá­ti­cos ex­ce­len­tes que re­afir­ma­ron mi fe en mi fu­tu­ro abor­da­je pro­fe­sio­nal. Uno, al­to, delgado, de voz grue­sa y ras­gos que de­la­ta­ban sus orí­ge­nes ára­bes, se unió muy pron­to a mis fa­vo­ri­tos.

Lle­ga­ba pun­tual y no se es­cu­da­ba tras el des­or­den y dé­fi­cit de au­to­ri­dad en la UASD tu­mul­tuo­sa pa­ra in­cum­plir sus obli­ga­cio­nes. Ro­dea­do por la po­bre ma­trí­cu­la, se sen­ta­ba en me­dio del au­la im­pro­vi­sa­da y arran­ca­ba con la lec­ción co­mo si es­tu­vie­se le­yen­do un tex­to. Se de­vol­vía si al­guien pre­gun­ta­ba, con la mi­sión ex­pre­sa de que su­pié­se­mos de qué ha­bla­ba y de la im­por­tan­cia —que en­ton­ces ig­no­ra­ba—, de esos sa­be­res pa­ra el ejer­ci­cio de un pe­rio­dis­mo acor­de con la nue­va reali­dad do­mi­ni­ca­na.

José Ra­fael Abi­na­der nun­ca son­reía. Pa­re­cía in­mu­ne a las ton­te­rías que al­guno de no­so­tros des­pa­cha­ba sin pro­to­co­lo y, sin in­mu­tar­se, con­ti­nua­ba la lec­ción con que a nos aden­tra­ba en las ori­llas de la eco­no­mía, un hí­bri­do que com­bi­na­ba mi­cro y ma­cro pe­ro con hin­ca­pié en el ar­cano de las Cuen­tas Na­cio­na­les. Im­par­tía do­cen­cia, ade­más, en la re­cién re­for­mu­la­da fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas, y lue­go su­pe que era un des­ta­ca­do di­ri­gen­te del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Do­mi­ni­cano. El adoc­tri­na­mien­to po­lí­ti­co es­ta­ba au­sen­te de sus cá­te­dras. Se ma­ne­ja­ba con una hu­mil­dad que ate­so­ré más cuan­do nos re­en­con­tra­mos y amis­ta­mos, él co­mo fun­cio­na­rio de pri­mer or­den en el go­bierno de Antonio Guz­mán, y yo re­in­cor­po­ra­do al pe­rio­dis­mo des­pués de es­tu­dios en el ex­te­rior.

De la mano de Abi­na­der ad­qui­rí las pri­me­ras no­cio­nes de la elas­ti­ci­dad de la de­man­da, la com­pe­ten­cia, la de­ter­mi­na­ción de los pre­cios, los fac­to­res de pro­duc­ción y, por su­pues­to, la ba­lan­za de pa­gos, el te­ma mo­ne­ta­rio, la in­fla­ción y las ta­sas de in­te­rés. Pen­sé que era eco­no­mis­ta, y erré. Per­te­ne­cía a esa es­cue­la de abo­ga­dos pa­ra quie­nes el de­re­cho era vía fran­ca pa­ra ac­ce­der con pro­pie­dad a otros co­no­ci­mien­tos. Tam­bién Ga­tón Arce y Gon­zá­lez Ti­ra­do ve­nían de las le­yes, y am­bos cul­ti­va­ban con es­me­ro la bue­na es­cri­tu­ra, el pri­me­ro co­mo poe­ta ex­pe­ri­men­ta­do; el se­gun­do, co­mo lin­güis­ta ex­per­to a quien ad­mi­ro y re­co­noz­co en mi re­ve­ren­cia an­te la ma­gia del idio­ma.

Se ser­vía de ejem­plos prác­ti­cos pa­ra ilus­trar sus lec­cio­nes. Ad­ver­tía en él un prag­ma­tis­mo y una abun­dan­cia de pa­re­ce­res so­bre el he­cho eco­nó­mi­co que pro­ve­nían, de se­gu­ro, de su ma­ne­jo de la con­ta­bi­li­dad, la or­ga­ni­za­ción y los mé­to­dos, ma­te­rias en que se ba­só ori­gi­nal­men­te la Uni­ver­si­dad O&M, de la que fue fun­da­dor y rec­tor mag­ní­fi­co. Pro­fe­sor que mo­ti­va­ba, que tran­si­ta­ba de un te­ma a otro sin pér­di­da del hi­lo con­duc­tor que ma­nia­ta al es­tu­dian­te. Re­ñi­do con la son­ri­sa, sí, mas con­cen­tra­do en la prác­ti­ca de una vo­ca­ción en la que, por lo me­nos en mí, ha de­ja­do hue­llas.

Nos reuni­mos y ha­bla­mos a me­nu­do cuan­do des­de la Contraloría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca afi­la­ba cu­chi­llos con­tra la Gulf and Wes­tern, a pro­pó­si­to de unos asien­tos con­ta­bles de­ri­va­dos de ope­ra­cio­nes bur­sá­ti­les con car­go al azú­car del con­sor­cio pú­bli­co. El op­ti­mis­mo le fluía na­tu­ral y des­pe­ja­ba to­da du­da so­bre el ob­je­ti­vo. Lo con­si­guió, y la zo­na orien­tal del país se be­ne­fi­ció de in­ver­sio­nes en in­fraes­truc­tu­ra por el mon­to de los US$38 mi­llo­nes, las ga­nan­cias de la es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra. Fue­ron días de glo­ria pa­ra Abi­na­der, de fa­ma bien ga­na­da y ca­rác­ter fie­ro pro­ba­do en la de­fen­sa de lo que en­ten­día eran los in­tere­ses na­cio­na­les.

Ese op­ti­mis­mo lo com­pro­bé nue­va­men­te cuan­do fue can­di­da­to a se­na­dor por la pro­vin­cia de San­tia­go, en 1998. Se ru­mo­rea­ba que le ha­bían da­do un re­ga­lo en­ve­ne­na­do por­que era una pla­za im­po­si­ble de con­quis­tar pa­ra el PRD. En una vi­si­ta a mi des­pa­cho de en­ton­ces en la re­vis­ta Rum­bo, se pre­sen­tó ar­ma­do con da­tos de en­cues­tas que me pa­re­cie­ron in­ve­ro­sí­mi­les. Hi­zo una cam­pa­ña in­te­li­gen­te en el pe­da­zo de geo­gra­fía don­de ha­bía na­ci­do en la an­te­sa­la de la dic­ta­du­ra de Trujillo, a quien ad­ver­só. Ga­nó las elec­cio­nes y fue un se­na­dor exi­gen­te, con pro­pues­tas a tono con su fi­lo­so­fía de hom­bre de ne­go­cios y preo­cu­pa­cio­nes so­cia­les que com­pa­gi­na­ba con la po­lí­ti­ca. No me acuer­do dón­de, pe­ro nos en­con­tra­mos des­pués del triun­fo que nun­ca vis­lum­bré. Con esa voz que me re­tro­tra­jo a mis años de es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio más per­di­do que el hi­jo de Lind­bergh, me di­jo, es­ta vez tam­bién sin son­reír: “Te di­je que iba a ga­nar”.

Siem­pre fue res­pe­tuo­so con los pe­rio­dis­tas. Es­cri­bía muy bien, las ideas muy cla­ras, cul­ti­va­do ca­da vez más su co­no­ci­mien­to de la eco­no­mía, de la so­cie­dad, del Es­ta­do, de la edu­ca­ción y de las cues­tio­nes in­ter­na­cio­na­les. Nun­ca pa­ró de apren­der, tam­po­co de en­se­ñar o de bus­car es­pa­cios pa­ra su es­pí­ri­tu em­pren­de­dor. Sin ol­vi­dar, aho­ra lo en­tien­do, sus años en la for­ma­ción de pe­rio­dis­tas en cier­nes, co­mo yo. Por eso en el tem­prano desa­rro­llo de la O&M hu­bo una es­cue­la de Co­mu­ni­ca­ción So­cial. Y en la Jun­ta de Di­rec­to­res y ase­so­res, un gran pe­rio­dis­ta y ami­go a quien en el cur­so de la vi­da se lo ro­bó el De­re­cho: Miguel Án­gel Pres­tol Cas­ti­llo.

Son­río yo, por la sa­tis­fac­ción al con­tar que José Ra­fael Abi­na­der fue mi pro­fe­sor y que siem­pre tu­vo en mí, tan­to co­mo un ami­go, un alumno al­ta­men­te agra­de­ci­do.

RA­MÓN L. SAN­DO­VAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.