Tus fi­nan­zas y el 2019

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Noticias -

Al pen­sar en el fu­tu­ro, y en có­mo pre­pa­rar­nos pa­ra él, to­ca dis­tin­guir en­tre lo que es­tá en nues­tras ma­nos pa­ra ges­tio­nar y lo que sim­ple­men­te se­rán he­chos, reali­da­des fue­ra de nues­tro con­trol. Fren­te a lo se­gun­do hay po­co que ha­cer. En el pri­mer re­to es dón­de de­be­mos en­fo­car nues­tra ener­gía. En­ton­ces, ¿có­mo pre­pa­rar­nos pa­ra 2019?

Pro­me­die los pro­nós­ti­cos de la ma­yo­ría de los eco­no­mis­tas do­mi­ni­ca­nos pa­ra el de­ve­nir eco­nó­mi­co del 2019, y pien­so que en­con­tra­rá un cier­to con­sen­so.

Que la eco­no­mía se­gui­rá cre­cien­do, pe­ro a me­nor rit­mo que es­te año. Que la in­fla­ción y la de­va­lua­ción se man­ten­drán con­tro­la­das, en lí­nea con lo que ya he­mos vis­to en los úl­ti­mos años.

Que no ten­dre­mos mu­chas sor­pre­sas en el fren­te tri­bu­ta­rio (“el Pac­to Fis­cal se­rá asun­to del pró­xi­mo go­bierno”), en la es­ta­bi­li­dad ban­ca­ria y en la con­ti­nui­dad de quié­nes es­ta­rán al man­do de las rien­das de nues­tra po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

En­tre las no­ve­da­des ten­dre­mos la pues­ta en mar­cha de Pun­ta Ca­ta­li­na, que aun­que no ta­pa­rá el ho­yo eléc­tri­co, sin du­da al­gu­na apor­ta­rá a una me­jor ca­li­dad del flui­do eléc­tri­co y a la es­ta­bi­li­dad de la ta­ri­fa eléc­tri­ca.

Chi­na tam­bién es­tá en el ho­ri­zon­te, y aun­que cual­quier pro­yec­to de la en­ver­ga­du­ra que le gus­tan a nues­tros nue­vos so­cios asiá­ti­cas to­ma­rá años en ma­te­ria­li­zar­se, no de­ja­rá de ocu­par un es­pa­cio im­por­tan­te en la opi­nión pú­bli­ca, de for­ma po­si­ti­va pen­sa­ría yo.

Se es­cu­chan al­gu­nos te­mo­res en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, es­pe­cí­fi­ca­men­te en cuan­to al es­pec­tro de una even­tual re­ce­sión en el co­lo­so del Nor­te, pe­ro por lo me­nos has­ta el mo­men­to los pro­nós­ti­cos eco­nó­mi­cos son fa­vo­ra­bles.

Si al yan­qui le va bien, al do­mi­ni­cano, el de aquí y el de allá, tam­bién. Lo ve­mos, y lo se­gui­re­mos vien­do, en las remesas, los tu­ris­tas y las ór­de­nes que re­ci­ben nues­tras zo­nas fran­cas des­de el Nor­te.

2019 se­rá un año pre-elec­to­ral, por lo que es de es­pe­rar que el Go­bierno y au­to­ri­da­des sa­lien­tes (aun­que quién sa­be, ¿ver­dad?) se es­me­ra­rán en con­cluir mu­chas de sus gran­des ini­cia­ti­vas, por lo que se pro­cu­ra­rá au­men­tar su ni­vel de in­ver­sión o gas­to de ca­pi­tal.

Si efec­ti­va­men­te el pró­xi­mo re­sul­ta ser su úl­ti­mo año com­ple­to de ges­tión, la me­ta se­rá re­pa­sar su plan de go­bierno e in­ten­tar ma­te­ria­li­zar la ma­yor can­ti­dad de pro­yec­tos mien­tras tiem­po que­de.

¿To­ma­rá el Go­bierno de­ci­sio­nes di­fí­ci­les en el año que vie­ne? Por ejem­plo, en lo con­cer­nien­te a las re­for­mas del sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial, del có­di­go la­bo­ral o los fa­mo­sos “pac­tos”.

No apos­ta­ría a ello, pe­ro pa­ra na­da. Si no lo ha he­cho en seis años, ¿por qué ha­cer­lo cuan­do es­tá en la puer­ta de su sa­li­da y con una po­pu­la­ri­dad dis­mi­nui­da?

La gran in­cóg­ni­ta, pien­so, es­tá en el pre­cio del oro ne­gro. En los úl­ti­mos me­ses, el pe­tró­leo se ele­vó por en­ci­ma de los US$76 el ba­rril pa­ra po­co tiem­po des­pués des­plo­mar­se a US$49. Se­rá un gran ali­vio pa­ra to­dos los do­mi­ni­ca­nos, y pa­ra las fi­nan­zas pú­bli­cas, si lo­gra man­te­ner­se por de­ba­jo de los US$60 el ba­rril, co­mo es­tá pau­ta­do en el pre­su­pues­to es­ta­tal.

Pa­sos que pue­de to­mar

Aun­que el 2019 se­rá la con­ti­nui­dad de un ci­clo que se ini­ció en el 2013, de cier­ta ex­pan­sión y di­na­mis­mo (el cré­di­to ban­ca­rio a los ho­ga­res y las em­pre­sas tie­ne más de 70 me­ses cre­cien­do mes por mes, sin pa­rar), to­ca re­cor­dar la pa­rá­bo­la de las va­cas fla­cas y las va­cas gor­das.

Los ci­clos to­da­vía exis­ten y hay que pre­pa­rar­se pa­ra un 2020 que qui­zás no se­rá tan abu­rri­do o pre­de­ci­ble co­mo mu­chos es­pe­ra­mos que se­rán los pró­xi­mos tre­ce me­ses, so­bre to­do a par­tir de ese agos­to.

Pa­ra el que pen­sa­ba via­jar o ad­qui­rir al­gún ac­ti­vo “do­la­ri­za­do” (co­mo un vehícu­lo), siem­pre es bue­na idea ir acu­mu­lan­do su cla­vi­to en mo­ne­da ex­tran­je­ra, pa­ra evi­tar cual­quier sor­pre­sa des­agra­da­ble. La de­va­lua­ción no se de­ten­drá. El pe­so no se apre­cia­rá. Sien­do así, si­gue sien­do pru­den­te di­ver­si­fi­car la mo­ne­da de sus aho­rros has­ta cier­to gra­do.

Las ta­sas de in­te­rés au­men­ta­rán. Ven­drá de fue­ra la pre­sión pa­ra ello. Qui­zás no tan­to si el pe­tró­leo se es­ta­bi­li­za, pe­ro su­birán. Al mo­men­to de pre­su­pues­tar su 2019, há­ga­lo pro­yec­tan­do au­men­tos de has­ta 200 pun­tos bá­si­cos en sus prés­ta­mos de ta­sa va­ria­ble.

Por cier­to, si tie­ne un prés­ta­mo im­por­tan­te a ta­sa va­ria­ble, ¿por qué no ne­go­ciar con su en­ti­dad pa­ra que le fi­je la ta­sa a lar­go pla­zo? Re­gá­le­se esa tran­qui­li­dad, eli­mi­nan­do una va­ria­ble que de­fi­ni­ti­va­men­te no es­ta­rá en sus ma­nos a fu­tu­ro.

Ya ce­rran­do el año, he­mos vis­to au­men­tos in­tere­san­tes en las ta­sas de in­te­rés, so­bre to­do pa­ra las in­ver­sio­nes en de­pó­si­tos ban­ca­rios que es­tán en su pun­to más al­to de los úl­ti­mos dos años. Son ta­sas atrac­ti­vas, que bien po­dría apro­ve­char aho­ra pa­ra ex­ten­der su pla­zo si le to­ca­ra re­no­var su in­ver­sión en es­tos días.

Ojo: a pe­sar de la de­va­lua­ción que es­pe­ro del RD$ en 2019 (al­re­de­dor del 5.0%, aun­que siem­pre he pe­ca­do de pe­si­mis­ta), man­te­ner in­ver­sio­nes en la mo­ne­da lo­cal si­gue re­pre­sen­tan­do una atrac­ti­va al­ter­na­ti­va de in­ver­sión, siem­pre y cuan­do us­ted ma­xi­mi­ce sus ren­di­mien­tos.

Si aún no lo ha he­cho, el año pró­xi­mo pue­de ser un buen mo­men­to pa­ra ex­plo­rar nues­tro mer­ca­do de va­lo­res, a tra­vés de las ad­mi­nis­tra­do­ras de fon­dos de in­ver­sión co­mo de los pues­tos de bol­sa.

Se­rá en el mer­ca­do bur­sá­til don­de ma­yor in­no­va­ción ve­re­mos en los pró­xi­mos años, por lo que es una bue­na idea ir­se mo­jan­do los pies en ese es­pa­cio pa­ra así lo­grar apro­ve­char fu­tu­ras opor­tu­ni­da­des.

Vuel­vo al tiem­po de las va­cas. Si 2020 tie­ne po­ten­cial de re­pe­tir el “des­gua­ñan­gue” del 2012, es de sa­bios apro­ve­char 2019 pa­ra ir dis­mi­nu­yen­do sus ni­ve­les de deu­da, au­men­tar su li­qui­dez y ma­xi­mi­zar la ren­ta­bi­li­dad de sus fon­dos.

Fi­nal­men­te, una no­ta de cau­te­la: El mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. No ter­mino de en­ten­der lo que allí ocu­rre. Pien­se bien an­tes de in­ver­tir. ¡Y guar­de pan pa­ra ma­yo!

z

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.