El pre­cio de la to­le­ran­cia

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Opinión - jo­se­luis­ta­ve­[email protected] Jo­sé Luis Ta­ve­ras

Hoy so­mos más di­ver­sos. De­ja­mos de ser aque­lla co­mar­ca do­mes­ti­ca­da por vie­jos pa­tro­nes de au­to­ri­dad. Ca­da día nos pa­re­ce­mos me­nos a lo que fui­mos. El cam­bio ha si­do tan re­suel­to co­mo irre­ver­si­ble. Lo cier­to es que de aque­lla so­cie­dad rús­ti­ca y con­tem­pla­ti­va ape­nas que­dan par­cas añoranzas. El cam­po, por ejem­plo, nos cuen­ta otro re­la­to con po­cos bu­rros, ca­lle­jo­nes, ríos, en­ra­ma­das y ma­ri­po­sas. La ciu­dad se mu­dó a las al­deas ru­ra­les con sus ban­cas de apues­ta, mo­to­con­chos, mi­ni­mar­ket, re­car­gas, mo­te­les y has­ta de­li­very. Las cam­pe­si­nas ya no hue­len a la­van­da o a hu­mo de fo­go­nes ni hu­yen des­pa­vo­ri­das co­mo jí­ba­ras aco­sa­das por la visita. Aho­ra sa­len en Ins­ta­gram en ro­pa li­bi­di­no­sa, apre­tan­do su­ge­ren­te­men­te los la­bios co­mo cual­quier mujer “ben­de­ci­da” (o cha­pea­do­ra) del mun­do ur­bano.

Sí, he­mos cam­bia­do. Pa­ra bien o pa­ra mal so­mos otros. Em­pe­za­mos a con­vi­vir en la di­ver­si­dad y nos cues­ta acos­tum­brar­nos. Ya no so­mos pa­si­va­men­te ho­mo­gé­neos por man­da­to de la tra­di­ción, el po­der o las es­tam­pas cul­tu­ra­les.

Ape­nas nos pre­pa­ra­mos pa­ra acep­tar las di­fe­ren­cias que hoy nos se­pa­ran y a co­exis­tir en la plu­ra­li­dad. Nos que­da mu­cha to­le­ran­cia por de­lan­te. En­tra­mos así a una nue­va com­pren­sión de la con­vi­ven­cia te­ñi­da por las con­tra­dic­cio­nes y los cho­ques en­tre la cul­tu­ra glo­bal y la iden­ti­dad lo­cal. Ya no sa­be­mos qué so­mos real­men­te y nos ate­rra vi­vir sin eti­que­tas.

La tran­si­ción pro­me­te ser di­fí­cil. Lo pri­me­ro es de­rro­tar el con­cep­to de que la ra­zón tie­ne due­ños y lue­go en­ten­der que mi ra­zón no de­be ser la de to­dos. Asu­mir esas pre­mi­sas co­mo ba­ses de la ave­nen­cia es un re­to pa­ra una so­cie­dad co­mo la nues­tra, de he­ren­cia au­to­ri­ta­ria y pa­ter­na­lis­ta. La me­jor se­ñal de que nun­ca fui­mos for­ma­dos en una ver­da­de­ra cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca es no ha­ber apren­di­do a pen­sar au­to­crí­ti­ca­men­te, mu­cho me­nos en un mun­do cam­bian­te y plu­ral. La di­ver­si­dad nos da vér­ti­go. Es di­fí­cil acep­tar que ha­ya otras vi­sio­nes, crónicas e in­ter­pre­ta­cio­nes de la reali­dad dis­tin­tas a las que nos en­se­ña­ron co­mo úni­ca ver­dad.

An­tes, el abor­da­je era muy bá­si­co; se re­co­no­cían fun­da­men­tal­men­te los va­lo­res pú­bli­cos y pri­va­dos en una re­la­ción de go­ber­nan­tes y go­ber­na­dos. Esos mun­dos es­tan­cos es­tán hoy do­mi­na­dos por ten­den­cias de in­tere­ses co­lec­ti­vos. El ma­pa so­cial se frag­men­ta en gru­pos más di­ver­sos que de­man­dan aten­cio­nes, de­re­chos y es­pa­cios. Las lla­ma­das mi­no­rías se cen­tu­pli­can y la ver­dad se quie­bra en mi­les de tro­zos. Los cen­tros de au­to­ri­dad y ra­zón con­tro­la­dos por las mis­mas men­ta­li­da­des per­die­ron vi­gen­cia. No so­lo so­mos más, sino dis­tin­tos, ha­cien­do más com­ple­jas las de­ci­sio­nes co­lec­ti­vas. La cons­truc­ción de con­sen­sos es, en ese con­tex­to, una ca­rre­ra fa­ti­go­sa­men­te em­pi­na­da.

Ya los gru­pos no so­lo na­cen de las tí­pi­cas se­gre­ga­cio­nes so­cia­les o ét­ni­cas (co­mo las fun­da­das en el co­lor, el gra­do so­cial, el se­xo o la re­li­gión) sino de con­cep­cio­nes ideo­ló­gi­cas vin­cu­la­das a otros va­lo­res: me­dio am­bien­te, ciu­da­da­nía, iden­ti­dad, gé­ne­ro y ge­ne­ra­cio­nes. En tan­to más abier­tas y vul­ne­ra­bles sean las so­cie­da­des a la cul­tu­ra glo­bal, más he­te­ro­gé­neas se­rán sus pers­pec­ti­vas. Aho­ra nos cues­ta edu­car­nos en nues­tras di­fe­ren­cias, que son mu­chas y pro­fun­das. Ob­vio, ya sen­ti­mos tem­pra­na­men­te las ten­sio­nes de los desacuer­dos.

La ten­den­cia de las so­cie­da­des an­te la aper­tu­ra a la di­ver­si­dad es em­pu­ñar la ban­de­ra de la in­to­le­ran­cia. La his­to­ria con­fir­ma esa ver­dad, que ha te­ni­do en el tiem­po dis­tin­tos ma­ti­ces, nom­bres y pre­tex­tos: cris­tia­nis­mo, he­re­jía, bru­je­ría, pro­tes­tan­tis­mo, ne­gris­mo, co­mu­nis­mo, ju­daís­mo, po­pu­lis­mo y otros “is­mos”; la mis­ma mar­ca de la muer­te en el ne­gro re­la­to de la in­to­le­ran­cia.

La so­cie­dad reac­cio­na in­mu­no­ló­gi­ca­men­te con dos po­ten­tes an­ti­vi­rus: los es­te­reo­ti­pos y la des­ca­li­fi­ca­ción. Los pri­me­ros son per­cep­cio­nes o creen­cias sim­ples y pre­jui­cio­sas sin ba­se com­pro­ba­da so­bre gen­te o ideas. La se­gun­da es la for­ma de res­tar va­lor, mé­ri­to o cré­di­to a una per­so­na a tra­vés de los es­te­reo­ti­pos. La des­ca­li­fi­ca­ción es la ma­ne­ra más sim­ple y rá­pi­da de sa­car ideas del de­ba­te por te­mor, in­ca­pa­ci­dad o in­dis­po­si­ción a con­fron­tar­las. Los es­te­reo­ti­pos son he­rra­mien­tas an­ti­ci­pa­das de des­ca­li­fi­ca­ción. Cuan­do una so­cie­dad no tie­ne aper­tu­ras ni re­cur­sos de dis­cu­sión, se ape­la a la gui­llo­ti­na de los pre­jui­cios pa­ra de­ca­pi­tar ra­zo­nes. En­ton­ces lo que de­bie­ra ser un co­te­jo pro­ve­cho­so de ideas se vuel­ve un due­lo pa­sio­nal de ba­ra­tas des­ca­li­fi­ca­cio­nes. Es di­fí­cil así sus­traer la ofen­sa del jui­cio ob­je­ti­vo y la ver­dad del fa­na­tis­mo.

El ejer­ci­cio li­bre de la opi­nión en un me­dio tan atrin­che­ra­do es ra­ro. Y es que es in­có­mo­do en­ca­si­llar a quien tie­ne la li­ber­tad co­mo vo­ca­ción o de­ci­sión de vi­da. La creen­cia co­rrien­te es acep­tar el dis­cur­so de la ma­yo­ría co­mo li­tur­gia del afo­ris­mo vox po­pu­li vox Dei. Pen­sar con cri­te­rios pro­pios desafía la pre­de­ci­ble ima­gi­na­ción de los que vi­ven y ga­nan de las anu­la­cio­nes; los con­fun­de, los in­quie­ta. Es co­mo dar con una pie­za con­tra­he­cha en un rom­pe­ca­be­zas.

Pa­ra ser al­guien en una so­cie­dad di­ver­sa hay que aban­de­rar­se o de­jar­se eti­que­tar, so pe­na de per­der­se en el os­tra­cis­mo. Cual­quier re­sis­ten­cia es sos­pe­cho­sa. Y es que una so­cie­dad acos­tum­bra­da al blan­co y ne­gro pier­de la vis­ta con el co­lor. Por eso el jui­cio pú­bli­co es ta­jan­te­men­te di­co­tó­mi­co: es­tás de un la­do o del otro. El pro­ble­ma aso­ma cuan­do no se es­tá en nin­guno, en­ton­ces se su­fre el ata­que de los dos la­dos. Lo más có­mo­do pa­ra al­gu­nos es en­ton­ces re­co­dar­se o ju­gar al pén­du­lo se­gún so­plen las con­ve­nien­cias.

Las ideas son rap­ta­das por los pre­jui­cios y el de­ba­te se ha­ce ano­dino. Es­cu­char ra­dio, ver te­le­vi­sión o en­trar a las re­des so­cia­les es so­fo­can­te. El dis­cur­so más pom­po­so es el del in­sul­to, ex­pre­sión que hoy se tie­ne co­mo de­re­cho. Hay una vio­len­cia ver­bal ato­si­gan­te que nos di­vi­de de for­ma ocio­sa. He leí­do dia­tri­bas has­ta por el co­lor de una ban­de­ra. De­fen­der una posición con ar­gu­men­tos no sig­ni­fi­ca que es­te­mos ab­di­can­do o transan­do con “el enemi­go”. Es la ma­ne­ra ra­cio­nal de en­ten­der­se y cons­truir soluciones. Creo que nos lle­gó el mo­men­to de ca­llar pa­ra po­der es­cu­char: qui­zás nos de­mos cuen­ta de que eso era lo úni­co que nos se­pa­ra­ba. El es­tor­bo pue­de ser nues­tra pro­pia voz. A ve­ces ca­lla­dos ha­bla­mos más y me­jor.

zLas ideas son rap­ta­das por los pre­jui­cios y el de­ba­te se ha­ce ano­dino. Es­cu­char ra­dio, ver te­le­vi­sión o en­trar a las re­des so­cia­les es so­fo­can­te. El dis­cur­so más pom­po­so es el del in­sul­to, ex­pre­sión que hoy se tie­ne co­mo de­re­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.