Fi­nal fa­lli­da, Bo­ca-ri­ver, se­ñal de de­ca­den­cia del fút­bol ar­gen­tino

El au­to­bús que trans­por­ta­ba al Bo­ca re­ci­bió pie­dras y bo­te­llas lan­za­das por fa­ná­ti­cos del Ri­ver

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Deportes -

BUE­NOS AIRES. Ar­gen­ti­na ha re­ci­bi­do el peor ca­che­ta­zo a su or­gu­llo fut­bo­le­ro.

Os­ten­ta ser la tie­rra na­tal de Alfredo Di Sté­fano, Die­go Ma­ra­do­na, Lio­nel Mes­si y de tan­tas es­tre­llas que co­lo­ni­za­ron las gran­des li­gas. Dos ve­ces cam­peón mun­dial a ni­vel se­lec­ción, el país sud­ame­ri­cano in­fló más su pe­cho an­te la opor­tu­ni­dad de al­ber­gar la fi­nal más apa­sio­nan­te de la his­to­ria a ni­vel de clu­bes en la re­gión.

Tris­te pa­ra­do­ja: en po­cos me­ses, Mes­si se ha apar­ta­do de la se­lec­ción — de for­ma tem­po­ral — y aho­ra Ar­gen­ti­na se que­dó tam­bién sin la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res en­tre los clá­si­cos ri­va­les Ri­ver Pla­te y Bo­ca Ju­niors, que se ju­ga­rá el do­min­go en el es­ta­dio San­tia­go Ber­na­béu de Ma­drid.

“Va­mos a ju­gar la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca a 10.000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia”, la­men­tó el téc­ni­co de Ri­ver, Mar­ce­lo Ga­llar­do. “Al­gu­na vez nos va­mos a re­plan­tear lo que aca­ba de su­ce­der. Y va­mos a re­cor­dar es­to co­mo una ver­güen­za to­tal”.

El cam­bio de se­de se pro­du­jo lue­go de que va­rios ju­ga­do­res de Bo­ca re­sul­ta­ron he­ri­dos cuan­do su au­to­bús fue agre­di­do por hin­chas de Ri­ver. Fue lo que pro­vo­có que los or­ga­ni­za­do­res de­ci­die­ran pos­po­ner, y even­tual­men­te tras­la­dar, el par­ti­do de vuel­ta a Eu­ro­pa. Los equi­pos em­pa­ta­ron 2-2 en la ida.

Lo que su­ce­dió con el “su­per­clá­si­co del si­glo” no fue un he­cho ais­la­do. Evi­den­ció el es­ta­do de des­com­po­si­ción del fút­bol ar­gen­tino, que des­de ha­ce años con­vi­ve con la vio­len­cia y la des­or­ga­ni­za­ción. Tam­bién fue la de­mos­tra­ción más con­tun­den­te de que su in­fluen­cia en la Con­me­bol se ha de­va­lua­do.

“Es un gol­pe du­ro”, ad­mi­tió el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri. Vis­ce­ral hin­cha de Bo­ca, al cual pre­si­dió con éxi­to du­ran­te más de una dé­ca­da, ase­ve­ró que lo su- ce­di­do “nos tie­ne que lle­var a la re­fle­xión”.

Ha­ce un mes, cuan­do se su­po que los dos clu­bes más po­de­ro­sos del país iban a cho­car por pri­me­ra vez en su his­to­ria por el tí­tu­lo con­ti­nen­tal, hu­bo una euforia des­me­di­da.

La Aso­cia­ción del Fút­bol Ar­gen­tino (AFA) pre­sen­tó el due­lo co­mo un lo­gro pro­pio, una ma­ne­ra de la­var­se la ca­ra des­pués del fra­ca­so de la Al­bi­ce­les­te en el Mun­dial de Ru­sia.

z

Bo­ca ya es­tá en Ma­drid pa­ra la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.