De­ci­sión de con­su­mo

Las dro­gas pue­den con­si­de­rar­se co­mo un producto ob­je­to de ofer­ta y de­man­da.

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Noticias - gvol­[email protected]­rio­li­bre.com

Re­cor­dan­do las con­se­cuen­cias de la prohi­bi­ción a las be­bi­das al­cohó­li­cas en los EE.UU., se plan­tea aho­ra la eli­mi­na­ción, o mo­di­fi­ca­ción, de otro ti­po de prohi­bi­ción. Igual que ocu­rrió con el al­cohol, la lu­cha con­tra las dro­gas no es­tá te­nien­do éxi­to. Co­mu­ni­da­des y re­gio­nes en­te­ras de paí­ses par­ti­ci­pan en el ne­go­cio, los cár­te­les de tra­fi­can­tes han acu­mu­la­do enor­mes for­tu­nas, y la vio­len­cia cre­ce sin ce­sar. Son afec­ta­dos los pun­tos de pro­duc­ción y con­su­mo, y aque­llos ubi­ca­dos en las rutas de trans­por­te. La jus­ti­cia, los or­ga­nis­mos po­li­cia­les, las es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas y los sis­te­mas fi­nan­cie­ros han si­do in­vo­lu­cra­dos en las re­des delictivas, y re­cur­sos ilí­ci­tos han pe­ne­tra­do en nu­me­ro­sos sec­to­res le­gí­ti­mos. No es tan­to en los EE.UU., prin­ci­pal con­su­mi­dor, don­de se de­ba­te mo­di­fi­car el en­fo­que re­pre­si­vo, sino en Eu­ro­pa y en lu­ga­res de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción co­mo Mé­xi­co.

Las dro­gas pue­den con­si­de­rar­se co­mo un producto ob­je­to de ofer­ta y de­man­da. Des­de ese án­gu­lo, y res­pec­to de la ofer­ta, los in­ten­tos de res­trin­gir­la pro­vo­can al­zas en el pre­cio y gran­des ga­nan­cias pa­ra quie­nes lo­gren ac­ce­der al mer­ca­do. La le­ga­li­za­ción to­tal o par­cial au­men­ta­ría la dis­po­ni­bi­li­dad, ten­dien­do a re­du­cir su pre­cio. Apa­re­ce­rían nue­vos cen­tros de pro­duc­ción y ca­na­les de dis­tri­bu­ción, lo que de­bi­li­ta­ría el do­mi­nio de las ban­das delictivas. Pe­ro es pro­ba­ble que el vo­lu­men tran­sa­do se ele­ve, un re­sul­ta­do inacep­ta­ble pa­ra mu­chas co­rrien­tes de opi­nión.

Pe­ro es en cuan­to a la de­man­da que el asun­to se com­pli­ca. Da­do que al­gu­nas dro­gas son adic­ti­vas, la de­man­da por ellas pue­de con­si­de­rar­se di­vi­di­da en dos seg­men­tos, con­for­ma­dos por los adic­tos y los que no lo son. La de los pri­me­ros tien­de a ser rí­gi­da, li­mi­ta­da só­lo por su po­der ad­qui­si­ti­vo, mien­tras la de los se­gun­dos tien­de a se­guir un com­por­ta­mien­to más sen­si­ble a las va­ria­cio­nes de pre­cio. Si la le­ga­li­za­ción in­cre­men­ta la adic­ción, la ca­pa­ci­dad de de­ci­sión de los con­su­mi­do­res de­cli­na­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.