Di­rec­to­res eje­cu­ti­vos cues­tio­nan el efec­to de los tuits de Trump

GM es la úl­ti­ma com­pa­ñía en en­fren­tar la ira del pre­si­den­te sin su­frir mu­cho im­pac­to so­bre sus ac­cio­nes

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Noticias - An­drew Ed­ge­clif­fe­john­son

Un día des­pués del anun­cio de Ge­ne­ral Mo­tors de que ce­rra­ría sie­te plan­tas, lo cual im­pli­ca el des­pi­do del 15 por cien­to de su fuer­za la­bo­ral es­ta­dou­ni­den­se, el pre­si­den­te de EEUU, Do­nald Trump, mos­tró su reac­ción en una an­da­na­da de múl­ti­ples tuits.

La se­ma­na pa­sa­da el Sr. Trump les di­jo a sus 56 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Twit­ter que es­ta­ba “muy de­cep­cio­na­do” con la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de GM, Mary Ba­rra, su­gi­rien­do que la com­pa­ñía au­to­mo­triz de­be­ría de­vol­ver los fon­dos de res­ca­te que re­ci­bió ha­ce una dé­ca­da y ad­vir­tien­do que po­dría eli­mi­nar “to­dos los sub­si­dios a GM”. Eso fue su­fi­cien­te pa­ra des­ha­cer las ga­nan­cias que las ac­cio­nes de GM ha­bían ob­te­ni­do cuan­do la Sra. Ba­rra anun­ció la me­di­da pa­ra aho­rrar cos­tos.

GM es la úl­ti­ma com­pa­ñía que ha si­do el blan­co de una aren­ga pú­bli­ca des­de el ‘púl­pi­to so­ber­bio’ más gran­de del mun­do, tras lo cual se ha uni­do a com­pa­ñías co­mo Nords­trom, Walt Dis­ney y Har­ley-da­vid­son. Otras com­pa­ñías, des­de Chrys­ler has­ta Steel Dy­na­mics, han dis­fru­ta­do de tuits de elo­gio, mien­tras que al­gu­nas co­mo Goo­gle y Pfi­zer han ido de las crí­ti­cas a los aplau­sos.

Po­cas co­sas les ga­ran­ti­zan más a las com­pa­ñías ga­nar­se el re­co­no­ci­mien­to pre­si­den­cial que abrir plan­tas y crear em­pleos en EEUU. El pa­sa­do mes de enero, el fa­lle­ci­do je­fe de Fiat Chrys­ler, Ser­gio Mar­chi­on­ne, di­jo que el fa­bri­can­te au­to­mo­triz au­men­ta­ría los em­pleos en una fá­bri­ca de ca­mio­nes de Mi­chi­gan con una ci­fra de US$1 mil mi­llo­nes, en par­te a la es­pe­ra de que los recortes fis­ca­les au­men­ta­ran la de­man­da de vehícu­los fa­bri­ca­dos en EEUU. La me­di­da no só­lo le va­lió un tuit sino tam­bién una men­ción en el dis­cur­so del Sr. Trump so­bre el Es­ta­do de la Unión.

Por otro la­do, re­ver­tir la agu­da in­fla­ción en el cos­to de los me­di­ca­men­tos fue una de las pro­me­sas de cam­pa­ña del Sr. Trump, y su reac­ción cuan­do las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas si­guie­ron au­men­tan­do los pre­cios fue pre­de­ci­ble­men­te fe­roz. Una se­ma­na des­pués de que Pfi­zer anun­cia­ra au­men­tos por en­ci­ma de la in­fla­ción en 100 pro­duc­tos, el pre­si­den­te lo se­ña­ló en Twit­ter, pe­ro un día des­pués es­ta­ba aplau­dien­do su de­ci­sión de pos­po­ner la me­di­da. Cua­tro me­ses des­pués, Pfi­zer ele­vó los pre­cios de 41 pro­duc­tos sin pro­vo­car un tuit pre­si­den­cial.

Se­gún Fred Foul­kes, pro­fe­sor de la Es­cue­la de Ne­go­cios Ques­trom de la Uni­ver­si­dad de Bos­ton, el há­bi­to del Sr. Trump de cri­ti­car el com­por­ta­mien­to cor­po­ra­ti­vo que cho­ca con su agen­da ha pues­to ner­vio­sos a los je­fes eje­cu­ti­vos e in­clu­so ha he­cho que al­gu­nos re­tra­sen los des­pi­dos.

“Pa­ra al­gu­nas com­pa­ñías vi­si­bles, el nue­vo fac­tor que de­ben te­ner en cuen­ta, ya sea pa­ra au­men­tar los pre­cios o des­pe­dir per­so­nal, es que tie­nen que pen­sar en la Ca­sa Blan­ca”, di­jo.

Sin em­bar­go, ca­si dos años des­pués del ini­cio de la pre­si­den­cia del Sr. Trump, la ma­yo­ría de los di­rec­to­res eje­cu­ti­vos si­guen lle­van­do a ca­bo sus pla­nes, in­de­pen­dien­te­men­te del ries­go de crí­ti­ca.

“Creo que los fa­bri­can­tes au­to­mo­tri­ces al prin­ci­pio es­ta­ban ner­vio­sos por es­tar en el pun­to de mi­ra de Trump. Aho­ra re­co­no­cen que tie­nen que ad­mi­nis­trar sus ne­go­cios co­mo me­jor les pa­rez­ca. Si eso no le com­pla­ce al pre­si­den­te, que así sea”, di­jo Mi­che­lle Krebs, ana­lis­ta de Au­to­tra­der. “Son com­pa­ñías que se es­tán pre­pa­ran­do pa­ra la pró­xi­ma dé­ca­da. Quién sa­be quién se­rá el pre­si­den­te en ese mo­men­to”.

Pa­ra el vier­nes, las ac­cio­nes de GM ha­bían re­cu­pe­ra­do con cre­ces el te­rreno que ha­bían per­di­do cuan­do el pre­si­den­te lan­zó su dia­tri­ba en Twit­ter, lo que se su­ma a la evi­den­cia de que el im­pac­to de sus hu­mi­lla­cio­nes en las re­des so­cia­les usual­men­te du­ra po­co.

Pe­ro los je­fes eje­cu­ti­vos tie­nen que so­pe­sar las con­se­cuen­cias en­tre los clien­tes y los em­plea­dos, así co­mo los in­ver­sio­nis­tas, se­ña­ló Ri­chard Edel­man, je­fe del gru­po de co­mu­ni­ca­cio­nes glo­ba­les Edel­man. “El efec­to en Wall Street de un tuit de Trump creo que es sus­tan­cial­men­te me­nor” de lo que ha­bría si­do a me­nos que in­vo­lu­cra­ra con­tra­tos gu­ber­na­men­ta­les, di­jo, “pe­ro el as­pec­to de los con­su­mi­do­res aún es­tá en jue­go. To­da­vía tie­ne 56 mi­llo­nes de per­so­nas a las que es­tá di­rec­ta­men­te co­nec­ta­do”.

FUEN­TE EX­TER­NA Uno de los con­tro­ver­sia­les del pre­si­den­te Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.