Me­di­da con­tra los del Fal­po no es apli­ca­ble co­mo coer­ción.

La la­bor so­cial no es­tá en­tre las sie­te que con­tem­pla la nor­ma­ti­va pro­ce­sal

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Portada - Ho­gla Ene­cia Pé­rez

SAN­TO DO­MIN­GO. El juez de la Ofi­ci­na de Aten­ción Per­ma­nen­te del Dis­tri­to Na­cio­nal, Juan Fran­cis­co Ro­drí­guez Con­so­ro, im­pu­so una me­di­da de coer­ción no con­tem­pla­da en el Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal a los miem­bros del Fren­te Am­plio de Lu­cha Po­pu­lar (Fal- po) que lan­za­ron he­ces fe­ca­les al edi­fi­cio de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia.

Pres­tar la­bor so­cial en el ayun­ta­mien­to de su co­mu­ni­dad, co­mo dis­pu­so el ma­gis­tra­do a Ma­nuel Ro­bin­son Mo­ri­llo Mar­tí­nez pa­ra Juan An­to­nio Mar­tí­nez Pa­re­des, Cris­tian Is­mael Ji­mé­nez Ro­sa­rio, Ri­chard Her­nán­dez Pe­ral­ta y Ga­briel Sán­chez Ro­sa­rio, por seis me­ses, no es­tá es­ti­pu­la­da en­tre las sie­te me­di­das con­tem­pla­das en el ar­tícu­lo 226 del Có­di­go.

Al re­cha­zar el pe­di­men­to de pri­sión pre­ven­ti­va que hi­zo la fis­ca­lía con­tra los impu­tados, el juez dis­pu­so ade­más la li­ber­tad pu­ra y sim­ple de Án­ge­la Ca­ro­li­na Báez y Je­ni­fer Ger­mo­sén Ro­sa­rio.

El Fal­po se mos­tró con­for­me con la de­ci­sión del ma­gis­tra­do e in­di­ca­ron que se man­ten­drán rea­li­zan­do protestas “no­ve­do­sas” co­mo la del 7 de enero, cuan­do se con­me­mo­ra­ba el Día del Po­der Ju­di­cial.

Los sie­te miem­bros del gru­po so­cial que exi­ge per­se­guir, someter a la jus­ti­cia y con­de­nar los fun­cio­na­rios pú­bli­cos que in­cu­rren en ac­tos de co­rrup­ción, sa­lie­ron ayer de la cár­cel pre­ven­ti­va de Ciu­dad Nue­va tras no­ti­fi­car­se la re­so­lu­ción me­dian­te la cual a cin­co de ellos se les im­pu­so pre­sen­ta­ción pe­rió­di­ca an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Las me­di­das de coer­ción con­tem­pla­das en Có­di­go Pro­ce­sal son ga­ran­tía eco­nó­mi­ca; prohi­bi­ción de sa­lir sin au­to­ri­za­ción del país, de la lo­ca­li­dad en la cual re­si­de o del ám­bi­to te­rri­to­rial que fi­je el juez; obli­ga­ción de so­me­ter­se al cui­da­do o vi­gi­lan­cia de una per­so­na o ins­ti­tu­ción de­ter­mi­na­da, que in­for­ma re­gu­lar­men­te al juez; obli­ga­ción de pre­sen­tar­se pe­rió­di­ca­men­te an­te el juez o an­te la au­to­ri­dad que él de­sig­ne; co­lo­ca­ción de lo­ca­li­za­do­res elec­tró­ni­cos, sin que pue­da me­diar vio­len­cia o le­sión a la dig­ni­dad o in­te­gri­dad fí­si­ca del impu­tado; arres­to do­mi­ci­lia­rio, en su pro­pio do­mi­ci­lio o en cus­to­dia de otra per­so­na, sin vi­gi­lan­cia al­gu­na o con la que el juez dis­pon­ga y la pri­sión pre­ven­ti­va.

“No ha­bía nin­gu­na ar­gu­men­ta­ción ju­rí­di­ca vá­li­da pa­ra man­te­ner a es­tos com­pa­ñe­ros de­te­ni­dos. En­ton­ces la de­ci­sión que se to­mó ayer (el jue­ves) no­so­tros la en­ten­de­mos co­mo co­rrec­ta”, di­jo Án­gel Gar­cía.

RI­CAR­DO HER­NÁN­DEZ

El Fal­po lan­zó he­ces en se­ñal de pro­tes­ta con­tra la jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.