El Na­güe­ro: “La TV ne­ce­si­ta más hu­mor”.

Diario Libre (Republica Dominicana) - - News - Ro­cío Fi­gue­roa Lea la en­tre­vis­ta completa en dia­rio­li­bre.com

Ade­más de co­me­dian­te, se ha desa­rro­lla­do co­mo li­bre­tis­ta, co­men­ta­ris­ta de radio y es­tá in­cur­sio­nan­do en la ac­tua­ción. Con­si­de­ra que su fuer­te en la co­me­dia es el re­pen­tis­mo.

SAN­TO DO­MIN­GO. Al igual que otras fi­gu­ras po­pu­la­res de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pa­ra El­vis Ma­nuel de Je­sús, co­no­ci­do por to­dos co­mo El Na­güe­ro, la co­me­dia ha si­do su tic­ket de en­tra­da a la te­le­vi­sión. Más de 10 años de tra­ba­jo le ha cos­ta­do al­can­zar la po­pu­la­ri­dad con la que cuen­ta en la ac­tua­li­dad, res­pon­sa­bi­li­dad que se toma muy en se­rio, a di­fe­ren­cia del per­so­na­je que in­ter­pre­ta. “Va­le por tres”, “Ba­rrio aden­tro” y “Más Ro­ber­to”, son los es­pa­cios te­le­vi­si­vos en los que la­bo­ra, y que lo man­tie­nen en la pan­ta­lla chi­ca los siete días de la se­ma­na, re­to que le ha obli­ga­do a des­do­blar­se en el hu­mor to­dos los días.

—¿Có­mo co­mien­za tu ca­rre­ra?

Creo que soy el úl­ti­mo de los que na­cie­ron con la ge­ne­ra­ción de los pro­gra­mas in­ter­ac­ti­vos de radio. Co­men­cé lla­man­do a “Con las pi­las pues­tas” de Ma­no­lo Ozu­na, ahí me dan la opor­tu­ni­dad y es­toy por dos años en la radio. Lue­go pa­so a Te­le­mi­cro cuan­do Ma­no­lo entra al pro­gra­ma “Con Cheddy y Ma­no­lo”, ahí es­tu­ve un tiem­po has­ta que el pro­gra­ma sa­le del ai­re. Duro tres años fue­ra de los me­dios y re­gre­so con “Mor­ning show”, lue­go en­tro a “El ma­ña­ne­ro”, y es Bo­lí­var Va­le­ra que me lle­va de la mano has­ta don­de Ro­ber­ti­co al pro­gra­ma “Va­le por tres”. Pa­san dos años, y es cuan­do en­tro a “Más Ro­ber­to” y “Ba­rrio aden­tro”.

—¿Có­mo de­fi­nes tu es­ti­lo co­mo co­me­dian­te ?

Me in­clino más por el re­pen­tis­mo, aun­que co­men­cé es­cri­bien­do pa­ra otros. Pue­do na­ve­gar en las dos áreas, des­de el hu­mor, que es pen­sa­do y es­cri­to, has­ta la im­pro­vi­sa­ción. Pe­ro, los pro­gra­mas en don­de es­toy me lle­van al re­pen­tis­mo.

—Ac­tual­men­te es­tás to­dos los días en la te­le­vi­sión na­cio­nal. ¿Te preo­cu­pa la so­bre­ex­po­si­ción?

Al prin­ci­pio sí, pe­ro le ten­go más mie­do a no te­ner ex­po­si­ción. Ten­go la ven­ta­ja de que “Va­le por tres” y “Más Ro­ber­to” son pro­gra­mas se­ma­na­les, y el blan­co de pú­bli­co de “Ba­rrio aden­tro”, a las 11:00 de la no­che, es un pú­bli­co muy dis­tin­to.

—¿Qué tan­to ne­ce­si­ta la TV del hu­mor?

Creo que la te­le­vi­sión ne­ce­si­ta más del hu­mor, por­que el hu­mo­ris­ta ha­ce hu­mor en to­das par­tes. Aun­que se vi­vió una épo­ca de mu­cho hu­mor en la TV, aho­ra no su­ce­de igual. Si te fi­jas so­lo es­tán los es­pa­cios de Faus­to Ma­ta y “Ray­mond & Mi­guel”, y en al­gu­nos pro­gra­mas hay al­go de hu­mor, pe­ro sal­pi­ca­do. Ya no te­ne­mos esa es­truc­tu­ra de cin­co o seis pro­gra­mas fuer­tes de hu­mor, cuan­do en la te­le­vi­sión siem­pre se ha de­mos­tra­do que una cuo­ta de hu­mor fun­cio­na mu­cho. Pien­so que la te­le­vi­sión ne­ce­si­ta mu­cho del hu­mor. —¿Por qué crees que co­nec­tas con la gen­te?

Me he en­fo­ca­do mu­cho en ha­blar­le a la gen­te de lo que co­no­ce. Cuan­do ha­blo de la vi­da de pa­re­ja, de las mu­dan­zas, del ca­rro de con­cho, son te­mas que no pe­re­cen. Que la gen­te se iden­ti­fi­que y se­pa de qué es­tás ha­blan­do es muy im­por­tan­te en el hu­mor.

— ¿Ma­no­lo Ozu­na, Bo­lí­var Va­le­ra y Ro­ber­to Án­gel han si­do par­te im­por­tan­te de tu cre­ci­mien­to?

To­do vino en ca­de­na. El apren­di­za­je con Ma­no­lo Ozu­na, lue­go co­men­cé en “El ma­ña­ne­ro”, pe­ro sin Ma­no­lo. Cuan­do es­toy es­ta­ble­ci­do en “El ma­ña­ne­ro”, El Bo­li me pre­sen­ta a Ro­ber­to Án­gel. Han si­do ellos tres los es­ca­lo­nes que me han ayu­da­do mu­cho.

—¿El Na­güe­ro es un per­so­na­je?

Así es. Yo ha­go del tí­pi­co hom­bre de ba­rrio, con la na­rra­ti­va del do­mi­ni­cano que tie­ne ti­gue­ra­je y es ma­chis­ta, pe­ro en mi vi­da per­so­nal soy to­do lo con­tra­rio. Ven­go de cre­cer en una pa­rro­quia. To­da­vía hay gen­te que cuan­do me ve en la igle­sia di­ri­gien­do un co­ro se sor- pren­de. En mi pue­blo y en He­rre­ra la gen­te sa­be que soy muy ba­jo per­fil. Mi mun­do con­tras­ta con lo que soy en los me­dios. Mis ami­gos no son de los me­dios, no voy a dis­co­te­cas. En mi casa tu­ve que ex­pli­car y ha­cer­les en­ten­der que era un ne­go­cio y que no po­día sa­lir­me del per­so­na­je. Po­ca gen­te sa­be que soy pre­pa­ra­dor fí­si­co, li­bre­tis­ta y mú­si­co. Mi mun­do con­tras­ta con lo que soy en los me­dios. —¿Qué deseas lo­grar en tu ca­rre­ra?

Siem­pre he ad­mi­ra­do a la vie­ja es­cue­la por su hu­mor re­pen­tis­ta, el cual te per­mi­te no en­ca­si­llar­te. Pa­ra ha­cer hu­mor de guio­nes tie­nes que for­mar par­te de un co­lec­ti­vo. Quie­ro que la gen­te vea el hu­mor co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra tras­cen­der, pe­ro vi­vien­do el pro­ce­so. La gen­te me di­ce que he te­ni­do suer­te, pe­ro yo ten­go 11 años tra­ba­jan­do duro.

“Que la gen­te se iden­ti­fi­que y se­pa de qué es­tás ha­blan­do es muy im­por­tan­te en el hu­mor”. El Na­güe­ro Co­me­dian­te

PE­DRO BAZIL

↑ Afir­ma que es­pe­ra per­ma­ne­cer en la TV y de­mos­trar que se pue­de tras­cen­der con el hu­mor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.