PA­TRI­MO­NIO CUL­TU­RAL SUBACUÁTICO

El país cuen­ta con una ri­que­za histórica que no apro­ve­cha

Diario Libre (Republica Dominicana) - - News - Ariel Pé­rez

SAN­TO DO­MIN­GO. La Ofi­ci­na Na­cio­nal de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral Subacuático lle­va más de cua­ren­ta años rea­li­zan­do un tra­ba­jo es­pe­cial des­de su fun­da­ción en el 1976. Fue pio­ne­ra en la re­gión ca­ri­be­ña y su­r­ame­ri­ca­na, y tam­bién la pri­me­ra en la zo­na en tra­ba­jar en la re­cu­pe­ra­ción de ar­te­fac­tos ar­queo­ló­gi­cos a par­tir de nau­fra­gios y ac­ci­den­tes ma­rí­ti­mos de im­por­tan­tes na­ve­ga­cio­nes de los si­glos XVI y XVII. En unión con im­por­tan­tes uni­ver­si­da­des, in­ves­ti­ga­do­res y ar­queó­lo­gos de otros paí­ses, ha lo­gra­do no­ta­bles apor­tes a la historia, la cul­tu­ra y la cien­cia.

En los ma­res que ro­dean Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, en es­pe­cial en la cos­ta nor­te, exis­ten cien­tos de pun­tos ar­queo­ló­gi­cos, al­gu­nos ya des­cu­bier­tos, pe­ro con mu­chos otros por des­cu­brir. Su re­le­van­cia va más allá de lo his­tó­ri­co y cul­tu­ral, lle­ga has­ta lo eco­nó­mi­co.

El di­rec­tor del cen­tro, el ar­qui­tec­to Juan Ló­pez, ex­pli­ca que los ha­llaz­gos de ob­je­tos pro­ve­nien­tes de bar­cos le­gen­da­rios de la épo­ca co­lo­nial tie­nen un va­lor ines­ti­ma­ble. No só­lo per­mi­ten en­ten­der me­jor la for­ma de vi­da y de na­ve­ga­ción de esos tiem­pos, tam­bién cuen­tan his­to­rias de sus tri­pu­lan­tes, de dón­de ve­nían y ha­cia dón­de se di­ri­gían, qué car­ga­ban, la si­tua­ción que pro­vo­có el ac­ci­den­te o nau­fra­gio, in­clu­so, has­ta las con­di­cio­nes del tiem­po.

“Es­tos ti­pos de ha­llaz­gos, in­ves­ti­ga­cio­nes o res­ca­tes, nos di­cen, có­mo eran los ins­tru­men­tos de na­ve­ga­ción de la épo­ca, la vi­da en un bar­co y los car­ga­men­tos que iban den­tro de esos bar­cos”, ex­pre­sa Ló­pez. “La ma­yo­ría de los nau­fra­gios son pro­duc­to de hu­ra­ca­nes, de gue­rras, ac­ci­den­tes, de la pi­ra­te­ría y eso se pue- de de­ter­mi­nar con la re­cu­pe­ra­ción de las bi­tá­co­ras”, agre­ga el di­rec­tor. Ahí re­si­de la im­por­tan­cia histórica, cul­tu­ral y has­ta cien­tí­fi­ca, pues con el re­gis­tro de es­tos ac­ci­den­tes de­bi­do a hu­ra­ca­nes o tor­men­tas, se pue­den re­gis­trar es­tos fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos”. Y, de he­cho, es­te ha si­do el ca­so en mu­chos de es­tos des­cu­bri­mien­tos.

Ac­tual­men­te, el cen­tro ha ter­mi­na­do de ha­cer el in­ven­ta­rio y la con­ser­va­ción de los bie­nes que se­rán ex­pues­tos en el Mu­seo Subacuático que ha si­do mo­der­ni­za­do y se­rá inau­gu­ra­do pró­xi­ma­men­te en el edi­fi­cio de Las Ata­ra­za­nas, cons­trui­do pre­ci­sa­men­te en el si­glo XVI. “Es­te año, sin lu­gar a du­das, sí se va a inau­gu­rar el mu­seo”, ase­gu­ra Ló­pez.

La di­rec­ción cuen­ta con cien­tos de mi­les de ob­je­tos al­ma­ce­na­dos, pe­ro con la ri­que­za to­da­vía oculta en el mar, re­quie­re más per­so­nal, equi­pos y re­cur­sos pa­ra rea­li­zar los res­ca­tes. “Una in­mer­sión en el mar sa­le bas­tan­te ca­ra, las em­bar­ca­cio­nes de­ben te­ner GPS y un bu­zo pue­de du­rar has­ta cua­tro ho­ras ba­jo el agua, fo­to­gra­fian­do y ha­cien­do le­van­ta­mien­tos, por lo tan­to, se ne­ce­si­tan mu­chos re­cur­sos”, ex­pre­sa Juan.

La gran ma­yo­ría de res­ca­tes que han rea­li­za­do, lo han lo­gra­do con la co­la­bo­ra­ción de in­ves­ti­ga­do­res de otros paí­ses que traen los equi­pos. Uno de los úl­ti­mos en ve­nir al país a tra­ba­jar, y a edu­car so­bre la im­por­tan­cia de man­te­ner es­tos mu­seos acuá­ti­cos y no sa­quear­los pa­ra el con­tra­ban­do, es el Dr. Char­les Bee­ker, ar­queo­ló­go, de la Uni­ver­si­dad de In­dia­na en los Es­ta­dos Uni­dos. Otros es­fuer­zos se han rea­li­za­do con centros de in­ves­ti­ga­ción y pro­fe­sio­na­les de Es­pa­ña, Fran­cia y la em­pre­sa Deep Blue Ma­ri­ne, tam­bién es­ta­dou­ni­den­se. En es­tos ca­sos, el Es­ta­do só­lo se que­da con el 50 % de lo res­ca­ta­do.

Una for­ma de ge­ne­rar ma­yo­res re­cur­sos pa­ra que el cen­tro ad­quie­ra los equi­pos ade­cua­dos y pue­da con­tra­tar el per­so­nal ne­ce­sa­rio es crear mu­seos vi­vos en el mar, lo cual po­dría in­cen­ti­var el tu­ris­mo de bu­ceo, pe­ro tam­bién rea­li­zar ex­po­si­cio­nes pe­rió­di­cas en los mu­seos exis­ten­tes en el país, o in­clu­so en el extranjero. “La idea nues­tra no es que ten­ga­mos un al­ma­cén de bie­nes, no­so­tros te­ne­mos que ex­po­ner. Y no ne­ce­sa­ria­men­te en San­to Do­min­go. Te­ne­mos que te­ner in­ter­cam­bios por­que la historia no tie­ne due­ño, la historia es de to­dos”, con­clu­ye Ló­pez.

DANELIS SE­NA

La ofi­ci­na ne­ce­si­ta re­cur­sos im­por­tan­tes pa­ra com­ple­tar to­do el tra­ba­jo acu­mu­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.