LA MI­LLO­NA­RIA PES­CA. QUE HA CAM­BIA­DO A NA­GUA.

● Un gra­mo de an­gui­la se ven­de has­ta por 230 pe­sos ● La fie­bre de la pes­ca se ha ex­ten­di­do por nor­te y nor­des­te

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Portada - M. del Cid/ S. Te­je­ro Vi­deos y ar­tícu­lo com­ple­to en www. dia­rio­li­bre.com

NA­GUA. Cien­tos de hom­bres y mu­je­res se con­cen­tran to­das las no­ches a ori­llas del río Nap­gua pa­ra pes­car ale­vi­nes de an­gui­la americana, que se ha con­ver­ti­do en un lu­cra­ti­vo ne­go­cio, pues se ven­de en­tre RD$200 y RD$300 el gra­mo y en una no­che se ga­nan en­tre RD$2,000 y RD$15,000. En otras áreas se de­di­can a es­ta mis­ma ta­rea co­mo me­dio de sub­sis­ten­cia.

NA­GUA. Es 27 de di­ciem­bre y la no­che es­tá a pun­to de caer en Na­gua, pro­vin­cia Ma­ría Tri­ni­dad Sán­chez. En­tre la au­to­pis­ta del nor­des­te y ese mu­ni­ci­pio cos­te­ro pro­li­fe­ran mo­to­res con di­fe­ren­tes ti­pos de re­des de ma­lla fi­na en una es­pe­cie de mar­co, a las cua­les co­lo­quial­men­te le di­cen na­so.

En la desem­bo­ca­du­ra del río Na­gua una de­ce­na de ca­su­chas cons­trui­das ha­ce po­co se en­cuen­tran den­tro de los 60 me­tros de pla­ya. Al pre­gun­tar a los lo­ca­les so­bre ellas, di­cen en­tre los dien­tes que son las de los com­pra­do­res.

El sol ape­nas des­apa­re­ce en el ho­ri­zon­te y se pue­de ver un gru­po de per­so­nas que sal­ta en­tre ro­cas pa­ra en­con­trar la “me­jor ubi­ca­ción” pa­ra me­ter sus ins­tru­men­tos de pes­ca, que pue­den ser has­ta co­la­do­res de co­ci­na.

En la pe­num­bra los fo­cos de ca­be­za y mano se en­cien­den, al­gu­nos de­jan caer en el agua lu­ces de co­lor ver­de que cuel­gan de una va­ra, mien­tras sus mi­ra­das ob­ser­van aten­ta­men­te lo que se mue­ve en el agua. En las ca­su­chas hay per­so­nas con ne­ve­ras, ba­lan­zas que son cus­to­dia­das por mi­li­ta­res o po­li­cías. Es­pe­ran por una mer­can­cía que pa­gan en efec­ti­vo por gra­mo.

Hom­bres y mu­je­res de di­fe­ren­tes eda­des van al lu­gar co­mo al­ter­na­ti­va eco­nó­mi­ca, otros se de­di­can ex­clu­si­va­men­te a es­ta ac­ti­vi­dad mien­tras du­re la tem­po­ra­da, que se ex­tien­de apro­xi­ma­da­men­te seis me­ses des­de oc­tu­bre has­ta fe­bre­ro. Bus­can ale­vi­nes de an­gui­la americana (An­gui­lla ros­tra­ta), co­no­ci­da tam­bién co­mo an­gu­la o an­gui­la de cris­tal. Es una es­pe­cie de tres co­mes­ti­bles a es­ca­la mun­dial, jun­to con la an­gui­la eu­ro­pea y la an­gui­la asiá­ti­ca.

Las tres se en­cuen­tran ca­ta­lo­ga­das co­mo es­pe­cies ame­na­za­das en la Lis­ta Ro­ja de la Unión In­ter­na­cio­nal pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za (IUCN), en el ca­so de la an­gui­la eu­ro­pea co­mo en pe­li­gro crí­ti­co de ex­tin­ción.

La fie­bre de la pes­ca de an­gui­las se ha ex­ten­di­do por to­do el nor­te y nor­des­te del país. Mi­les de pes­ca­do­res se aglo­me­ran ca­da no­che en las desem­bo­ca­du­ras de los ríos pa­ra par­ti­ci­par de un ne­go­cio del que sa­can mi­les de pe­sos dia­rios, y que es­tá con­tro­la­do por po­cos. El Go­bierno co­men­zó a de­fi­nir los lí­mi­tes ape­nas en no­viem­bre pa­sa­do, pe­ro en­ton­ces ya el boom ha­bía cam­bia­do el ros­tro noc­turno de los pue­blos cos­te­ros des­de Sa­ma­ná has­ta Mon­te­cris­ti.

Dia­rio Li­bre vi­si­tó tam­bién el área de Las Te­rre­nas y Por­ti­llo en bus­ca de pes­ca­do­res de an­gui­las. Pu­do ob­ser­var­se mo­vi­pe­dro mien­to en el mis­mo pue­blo de Las Te­rre­nas, más ha­cia el es­te en Las Ba­lle­nas y tam­bién en El Por­ti­llo.

Los pes­ca­do­res ca­ta­lo­gan al que tie­ne la li­cen­cia de pes­ca co­mo el due­ño del río y es al úni­co al que pue­den ven­der la an­gui­la pes­ca­da, a no ser que lo­gren lle­var­la a una es­pe­cie de mer­ca­do ne­gro o de un com­pra­dor sin li­cen­cia que ad­quie­ra el pro­duc­to a me­jor pre­cio.

En otras pla­yas co­mo Bo­ba en Na­gua, la pes­ca es ce­rra­da y el con­trol so­bre lo que se pes­ca es más es­tric­to por el due­ño de la li­cen­cia, no per­mi­ten que los pes­ca­do­res sa­quen el pro­duc­to a otra lo­ca­li­dad don­de se pa­gue me­jor.

El pre­cio por gra­mo va­ría por tem­po­ra­da o por zo­na de pes­ca. En la tem­po­ra­da 2019-2020 os­ci­la en­tre los RD$200 y RD$230 pe­sos el gra­mo, el equi­va­len­te a sie­te u ocho an­gui­las.

An­tes del 2017 los pre­cios por gra­mo ron­da­ban en­tre RD$30 y RD$50 pe­sos, lo cual no era atrac­ti­vo pa­ra mu­chas per­so­nas por lo di­fí­cil que es con­se­guir su­fi­cien­tes gra­mos por jor­na­da de pes­ca. En una no­che bue­na se pue­de pes­car el equi­va­len­te a RD$15,000 pe­sos o más sin ma­yor es­fuer­zo. En una no­che ma­la pue­den sa­car al­re­de­dor de RD$2,000.

Bal­de­ra Ger­mán, abo­ga­do y miem­bro de la Co­mi­sión de los De­re­chos Hu­ma­nos en Na­gua, ha po­di­do ob­ser­var de cer­ca la trans­for­ma­ción del mu­ni­ci­pio con el au­ge de la pes­ca de an­gui­la en la zo­na. Ase­gu­ra que in­clu­so los ni­ve­les de de­lin­cuen­cia en Na­gua son ca­si nu­los mien­tras du­ra la pes­ca, aun­que por otro la­do en­tien­de que el da­ño eco­ló­gi­co ha­cia la an­gui­la y otras es­pe­cies es im­por­tan­te e in­sos­te­ni­ble.

Au­to­ri­da­des del Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te han to­ma­do me­di­das re­cien­tes. El pa­sa­do 9 de enero des­man­te­la­ron las ca­su­chas de los com­pra­do­res de an­gui­la en la desem­bo­ca­du­ra del río Na­gua, por una de­nun­cia de in­va­sión ile­gal de los 60 me­tros de pla­ya.

Por aho­ra la pes­ca de la an­gui­la es co­mo la fie­bre del oro, que atrae cie­ga­men­te a ca­da vez más y más per­so­nas de to­dos los es­tra­tos so­cia­les… mien­tras du­re.

MAR­VIN DEL CID

MAR­VIN DEL CID

De­ce­nas de pes­ca­do­res se con­cen­tran ca­da no­che en la desem­bo­ca­du­ra del río en Na­gua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.