LA ME­LAN­CO­LÍA EN LA OBRA DE AL­DO ROS­SI

Domus en Español Rep Dominicana - - CONFETI - El re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do es­tu­dio so­bre Al­do Ros­si, di­ri­gi­do por el arquitecto e in­te­lec­tual por­tu­gués, re­ve­la la ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad y la pro­fun­di­dad del aná­li­sis de Lo­pes, fa­lle­ci­do pre­ma­tu­ra­men­te el año pa­sa­do. Ken­neth Fram­pton de­mues­tra la im­por

Es un trá­gi­co des­tino que el au­tor de

Me­lan­co­lía y Ar­qui­tec­tu­ra, un es­tu­dio de la obra de Al­do Ros­si, no ha­ya vi­vi­do lo su­fi­cien­te pa­ra ver pu­bli­ca­do el re­sul­ta­do de su tra­ba­jo. La me­lan­co­lía, el te­ma prin­ci­pal del li­bro, en re­tros­pec­ti­va pa­re­ce es­tar re­fe­ri­da tan­to al au­tor co­mo a Al­do Ros­si, cu­ya vi­da adul­ta fue acom­pa­ña­da por ese es­ta­do de áni­mo.

Na­ci­do en una fa­mi­lia de la bur­gue­sía mi­la­ne­sa, du­ran­te la gue­rra, cuan­do era aun un ado­les­cen­te Ros­si tu­vo que des­pla­zar­se a Co­mo. Lue­go, des­pués de es­tu­diar ar­qui­tec­tu­ra, lle­gó a la madurez en me­dio de la at­mós­fe­ra de fer­vien­te crea­ti­vi­dad y agi­ta­ción ideo­ló­gi­ca de los años de la re­cons­truc­ción, en las dé­ca­das que si­guie­ron al fin de la gue­rra en 1945. En es­te con­tex­to, Ros­si fue par­te de un pres­ti­gio­so cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes en­ca­be­za­do por Ernesto N. Ro­gers, que tam­bién con­tó en­tre sus miem­bros a otras re­co­no­ci­das fi­gu­ras co­mo Vit­to­rio Gre­got­ti, Gior­gio Gras­si y Gui­do Ca­ne­lla, nom­bres que ha­bían con­tri­bui­do al dis­cur­so crí­ti­co rea­li­za­do en las pá­gi­nas de la re­vis­ta

Ca­sa­be­lla, di­ri­gi­da por Ro­gers a fi­na­les de los años cin­cuen­ta y prin­ci­pios de los se­sen­ta. El en­sa­yo se­mi­nal de Ros­si so­bre Adolf Loos, pu­bli­ca­do en no­viem­bre de 1959 pa­re­ce ha­ber da­do for­ma a su per­so­na­li­dad ar­tís­ti­ca; lo que se ve en la vi­lla di­se­ña­da en 1960, cons­trui­da por Leo­nar­do Ferrari en

la cos­ta de Ver­si­lia. La ca­sa pre­sen­ta co­mo ca­rac­te­rís­ti­cas las ven­ta­nas per­fo­ra­das y el en­tre­pi­so, pre­sen­tes en el Raum­plan o Ar­qui­tec­tu­ra de la Plan­ta Es­pa­cial, de Loos.

Co­mo lo mues­tra Lo­pes en la ter­ce­ra par­te de su es­tu­dio, ti­tu­la­da El Ce­men­te­rio de San Ca­tal­do,

Loos fue una pre­sen­cia do­mi­nan­te en la úl­ti­ma fa­se de la ca­rre­ra de Ros­si, más pre­ci­sa­men­te a tra­vés de la li­mi­ta­ción de la ga­ma de in­ter­ven­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas a las tum­bas y los mo­nu­men­tos, pos­tu­la­da por el arquitecto aus­tría­co, una coin­ci­den­cia que es­tá en co­rres­pon­den­cia di­rec­ta con la ur­ba­ni­za­ción de Ga­lla­ra­te. No por ca­sua­li­dad Ros­si ha­bría to­ma­do prác­ti­ca­men­te la mis­ma sin­ta­xis en la ciu­dad de los vi­vos y en la ciu­dad los muer­tos, co­mo es vi­si­ble en su in­ter­ven­ción en San Ca­tal­do.

Co­mo nos di­ce Lo­pes, mu­chos de los pri­me­ros tra­ba­jos de Ros­si es­tán di­rec­ta­men­te in­fluen­cia­dos por el ci­ne neo­rrea­lis­ta ita­liano de la pos­gue­rra, el de ci­neas­tas co­mo Vit­to­rio De Si­ca y Ro­ber­to Ros­se­lli­ni pe­ro, so­bre to­do, por la pe­lí­cu­la Sen­so, de Lu­chino Vis­con­ti, es­tre­na­da en 1954, que re­pre­sen­ta­ba el es­pí­ri­tu del re­sur­gi­mien­to ita­liano en el mo­men­to de su na­ci­mien­to. Ros­si in­cor­po­ra es­te es­pí­ri­tu en sus pri­me­ros en­sa­yos de

1956, de­di­ca­dos al es­tu­dio de la ar­qui­tec­tu­ra neo­clá­si­ca de Mi­lán, don­de los acon­te­ci­mien­tos del

Ri­sor­gi­men­to pre­sen­ta­ron una ana­lo­gía con el con­tex­to ita­liano de la pos­gue­rra.

Tan­to las si­tua­cio­nes del pa­sa­do co­mo las del pre­sen­te re­cu­rrie­ron a la con­cien­cia his­tó­ri­ca co­mo un me­dio pa­ra ha­blar de la ar­qui­tec­tu­ra en tér­mi­nos con­cre­tos. Lo­pes ci­ta a Ros­si con las ob­ser­va­cio­nes que reali­zó en 1956: “De­bi­do a que la ar­qui­tec­tu­ra se im­po­ne co­mo un vas­to mo­vi­mien­to cul­tu­ral que se dis­cu­te y es cri­ti­ca­da fue­ra del es­tre­cho círcu­lo de es­pe­cia­lis­tas, es ne­ce­sa­rio que exis­ta un am­plio mo­vi­mien­to pro­gre­si­vo de la so­cie­dad y un in­te­rés en los asun­tos pú­bli­cos que, de por sí, es un ín­di­ce de li­ber­tad “(en la So­cie­dad 12, no. 3, ju­nio de 1956).

Dos años an­tes Ros­si es­cri­bió el guion de la pe­lí­cu­la de Alek­sandr Dovz­hen­ko, de 1948, so­bre el bo­tá­ni­co Ivan Mi­cu­rin, en la que el di­rec­tor ce­le­bra el hu­ma­nis­mo del ma­te­ria­lis­mo dia­léc­ti­co de la cul­tu­ra mar­xis­ta, en la que “el hom­bre go­za ac­ti­va­men­te del mun­do que lo cir­cun­da”. Es­tas pa­la­bras con­cuer­dan con el mo­dus

vi­ven­di in­te­lec­tual de la Ita­lia de la pos­gue­rra, cuan­do una lar­ga se­rie de con­fe­ren­cias y se­mi­na­rios pro­mo­vió una ac­tua­li­za­ción aso­cia­da po­lí­ti­ca­men­te al co­mu­nis­mo. Si­tua­do en el “rea­lis­mo” de Lu­kács, Ros­si es­tu­vo pro­fun­da­men­te in­vo­lu­cra­do en es­ta co­rrien­te, co­mo lo de­mues­tra su me­mo­ra­ble via­je a Mos­cú, en 1953, en com­pa­ñía de su co­le­ga Mas­si­mo Vig­ne­lli. A pe­sar de que su li­bro “La ar­qui­tec­tu­ra de la ciu­dad”, pu­bli­ca­do en 1966, con­vir­tió a Al­do Ros­si en el pa­la­dín de en­fo­que “ti­po­mor­fo­ló­gi­co” so­bre el fu­tu­ro de la for­ma ur­ba­na, su pun­to de vis­ta fue más cul­tu­ral que re­vo­lu­cio­na­rio.

Su si­guien­te li­bro de con­sul­ta, pu­bli­ca­do 15 años más tar­de, en 1981, por el Ins­ti­tu­to de Ar­qui­tec­tu­ra Ur­ba­na en Nue­va York y ti­tu­la­do a Scien­ti­fic Au­to­bio­graphy (Au­to­bio­gra­fía Cien­tí­fi­ca) tu­vo un ca­rác­ter to­tal­men­te di­fe­ren­te al de sus pri­me­ros tra­ba­jos so­bre la ciu­dad. El li­bro, de he­cho, se ini­ció con un re­co­no­ci­mien­to a la me­lan­co­lía:

“¿Qué po­día as­pi­rar en mi ofi­cio?

Por su­pues­to que po­cas co­sas, por­que las gran­des co­sas fue­ron his­tó­ri­ca­men­te ex­clui­das”.

Es­te sen­ti­do ca­da vez más pro­fun­do de un lu­gar de in­te­rés his­tó­ri­co se unió a Ros­si en un ver­so de la co­lec­ción de poe­mas de Georg Trakl, ti­tu­la­da Ge­dich­te, pu­bli­ca­da en 1913, un año an­tes de la muer­te del au­tor en un hos­pi­tal mi­li­tar en Cra­co­via. La es­tro­fa cla­ve de es­te poe­ma di­ce “Die­ses ist Lan­ge her”, que Ros­si tra­du­jo co­mo “Aho­ra que se ha per­di­do” y lo uti­li­zó co­mo tí­tu­lo de un gra­ba­do de 1975 que mues­tra el mun­do de la ar­qui­tec­tu­ra en tro­ci­tos, con pie­zas que van des­de frag­men­tos de una chi­me­nea de la­dri­llo que cae en su com­ple­jo de Ga­lla­ra­te, a un sin­nú­me­ro de ma­de­ras muer­tas de ca­fé, cu­bier­tas y es­par­ci­das sin or­den ni con­cier­to. Es­tas fi­gu­ras fue­ron acom­pa­ña­das por alie­na­das imá­ge­nes in­dus­tria­les, to­ma­das de los pin­to­res del Nue­vo Rea­lis­mo de la Re­pú­bli­ca de Wei­mar. De ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, co­mo su­gie­re Lo­pes, es­ta vi­sión ha­bía si­do an­ti­ci­pa­da por el igual­men­te frag­men­ta­do Plano de Ro­ma, de Pi­ra­ne­si, que da­ta de 1756. La pre­sen­cia de Pi­ra­ne­si con­fir­ma las raí­ces ita­lia­nas-ale­ma­nas de la es­pe­cial cla­se de la me­lan­co­lía que en­con­tra­mos en Ros­si y, al mis­mo tiem­po, evo­ca las pin­tu­ras me­ta­fí­si­cas de Gior­gio de Chi­ri­co, que ha­bía es­tu­dia­do en Mó­na­co, cu­ya fa­mo­sa pin­tu­ra Nos­tal­gia del In­fi­ni­to, 1912, an­ti­ci­pó el es­pí­ri­tu me­di­te­rrá­neo an­ti­fu­tu­ris­ta que si­guió al desas­tre de la pri­me­ra gue­rra fu­tu­ris­ta ple­na­men­te in­dus­tria­li­za­da, el con­flic­to pan­eu­ro­peo de 1914- 1918.

Fue sig­ni­fi­ca­ti­vo que Gio­van­ni

Mu­zio, sin du­da in­fluen­cia­do por los pin­to­res me­ta­fí­si­cos ita­lia­nos, ha­ya de­bi­do ter­mi­nar la cons­truc­ción en el cen­tro de Mi­lán de su in­fa­me

Ca ´Brut­ta, en 1923 que an­ti­ci­pó al­gu­nos as­pec­tos de de la cul­tu­ra me­di­te­rrá­nea, re­fle­ja­da en la ma­ne­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca idio­sin­crá­si­ca de Ros­si, es­pe­cial­men­te en su pre­di­lec­ción por las co­lum­nas sin ca­pi­te­les que no sos­te­nían na­da.

Es un es­tu­dio ex­tra­or­di­na­ria­men­te cul­to y sen­si­ble que trans­for­ma la ha­bi­tual com­pren­sión que te­ne­mos de Al­do Ros­si, con el fin de re­co­no­cer el pa­no­ra­ma de su ar­qui­tec­tu­ra y re­ve­lan­do lo que hay de­ba­jo de su pai­sa­je ar­qui­tec­tó­ni­co y la iro­nía de su tar­día ca­rre­ra co­mo di­se­ña­dor in­dus­trial con un per­fil de in­te­lec­tual ex­tra­or­di­na­ria­men­te sen­si­ble y com­pro­me­ti­do que, si las fi­chas hu­bie­sen si­do dis­tri­bui­das de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, po­dría ha­ber si­do fá­cil­men­te un poe­ta, un di­rec­tor de ci­ne o una com­bi­na­ción de am­bos, en lu­gar de un arquitecto que vi­vió en una épo­ca va­cía.

Dio­go Sei­xas Lo­pes (Lis­boa, 1972-2016), se gra­duó en Ar­qui­tec­tu­ra en la FAUTL de Lis­boa y re­ci­bió su doc­to­ra­do en la ETH de Zú­rich. Di­rec­tor de la re­vis­ta Pro­toty­po, fue co­mi­sa­rio de la Trie­nal de Ar­qui­tec­tu­ra de Lis­boa 2016 jun­to a An­dré Ta­va­res. En...

Pá­gi­na an­te­rior. Arri­ba: Al­do Ros­si, Die­ses ist Lan­ge her /(Aho­ra que se ha ido), 1975. Agua­fuer­te, agua­tin­ta, 26 x 35 cm. Ed. 7/30. Cor­te­sía de la Co­lec­ción Fran­ces­co Mos­chi­ni y Ga­briel Va­du­va A.A.M. Ar­qui­tec­tu­ra Ar­te Mo­derno. Aba­jo: por­ta­da del li­bro...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.