RE­SI­DEN­CIA DE VE­RANO

Domus en Español Rep Dominicana - - PROYECTOS - Fo­tos Da­vid Gran­dor­ge

La trans­for­ma­ción de un edi­fi­cio his­tó­ri­co en la cam­pi­ña de la re­gión de Um­bría per­mi­tió al arquitecto in­glés re­afir­mar su en­fo­que del es­pa­cio y la luz. Una pe­que­ña ex­ten­sión que flan­quea el an­ti­guo vo­lu­men trans­for­ma la ba­se en un ele­men­to ca­paz de me­jo­rar la re­la­ción con el suelo y el pai­sa­je cir­cun­dan­te

El clien­te com­pró el com­ple­jo San Salvador en el oto­ño de 2008 pa­ra uti­li­zar­la co­mo re­si­den­cia de ve­rano. El te­rreno se ele­va gra­dual­men­te has­ta 325 m so­bre el ni­vel del mar, mien­tras la ca­rre­te­ra de ac­ce­so ter­mi­na a tra­vés de vi­ñe­dos y oli­va­res y el cam­pa­na­rio de San Salvador aso­ma pri­me­ro en­tre los ár­bo­les y lue­go des­apa­re­cen nue­va­men­te. El edi­fi­cio vuel­ve a apa­re­cer de­trás de una co­li­na em­pi­na­da con una den­sa ar­bo­le­da don­de hay un cas­ti­llo en rui­nas. Des­de el bor­de de la ca­rre­te­ra, la fa­cha­da oc­ci­den­tal de San Salvador es un fren­te li­neal de dos pi­sos, con es­ca­lo­nes de pie­dra que con­du­cen a la puer­ta prin­ci­pal. El com­ple­jo in­clu­ye una ca­pi­lla, la ca­sa del sa­cer­do­te y la de un za­pa­te­ro, to­do en un so­lo edi­fi­cio que es lo que que­da de es­ta lo­ca­li­dad con 300 al­mas. Mon­tio­ne es uno de los pue­blos for­ti­fi­ca­dos cons­trui­dos en po­si­cio­nes de­fen­si­vas en lo al­to de las co­li­nas con vis­tas al va­lle del Tí­ber. La ca­pi­lla fue se­cu­la­ri­za­da ha­ce va­rios años. Los due­ños an­te­rio­res uti­li­za­ron la ca­sa co­mo una re­si­den­cia de ve­rano, pe­ro no la mo­di­fi­ca­ron pa­ra adap­tar­la a las ne­ce­si­da­des del uso es­ta­cio­nal.

La ca­pi­lla, orien­ta­da al va­lle que se abre más allá de la te­rra­za ex­te­rior, tie­ne su in­te­rior abo­ve­da­do. La vis­ta, que es bo­ni­ta aun­que no de­ma­sia­do pin­to­res­ca, en los días cla­ros pue­de lle­gar a las mon­ta­ñas Si­bi­lli­ni, que se en­cuen­tra a unos 80 km de dis­tan­cia. El te­rreno des­cien­de pa­ra for­mar fuer­tes pen­dien­tes en tres la­dos y es­tá den­sa­men­te ar­bo­la­do al sur y oes­te. La fin­ca in­clu­ye un oli­var des­cui­da­do y va­rias hec­tá­reas de tie­rra agrí­co­la en es­ta­do de aban­dono. La co­li­na so­bre la que es­tá el cas­ti­llo, sal­pi­ca­da de ci­pre­ses, brin­da su som­bra a la en­tra­da oes­te. San Salvador es con­ti­guo a una gran fin­ca de oli­vos, no­ga­les, vi­ñe­dos y a una am­plia zo­na bos­co­sa que cu­bre más de 415 hec­tá­reas.

El re­su­men del pro­yec­to pre­vió ge­ne­rar un di­se­ño hu­mil­de que res­pon­die­se al rús­ti­co es­ce­na­rio, re­or­ga­ni­zar el in­te­rior con el fin de ob­te­ner cin­co sui­tes y de­jar la ca­pi­lla ca­si sin cam­bios; ade­más de la cons­truc­ción de una nue­va pis­ci­na con cuar­to de ser­vi­cios en al­gún lu­gar del si­tio. Los di­se­ños de la pis­ci­na y la te­rra­za apun­ta­ron a te­ner una ca­li­dad ele­men­tal pa­ra em­pa­ti­zar no so­lo con el edi­fi­cio exis­ten­te, fuer­te­men­te al­te­ra­do, sino tam­bién pa­ra par­ti­ci­par y evo­car los re­cuer­dos del pai­sa­je en rui­nas.

Co­mo de to­dos los pro­yec­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos, de San Salvador exis­ten va­rias ver­sio­nes idea­li­za­das en pa­pel y en va­rios mo­de­los de di­fe­ren­tes ma­te­ria­les y es­ca­las. San

Salvador re­pre­sen­ta so­lo un frag­men­to de un asen­ta­mien­to más gran­de y su en­torno in­me­dia­to es un pai­sa­je rui­no­so, pi­so­tea­do y ca­si ol­vi­da­do. No era en reali­dad la opor­tu­ni­dad de re­con­si­de­rar el pro­yec­to den­tro de la gran tra­di­ción de la vi­lla ita­lia­na y re­mo­de­lar el pai­sa­je en una es­ca­la más am­plia. Sin em­bar­go, era cons­cien­te de la his­to­ria de la vi­lla re­na­cen­tis­ta ita­lia­na y su am­plia in­fluen­cia. Van der Ree, Smienk y Steen­ber­gen, en

Vi­llas y Jar­di­nes Ita­lia­nos, afir­man que “en la or­ga­ni­za­ción del jar­dín, la con­ver­sión y la per­fec­ción de la na­tu­ra­le­za se lle­van a ca­bo de acuer­do con las re­glas pres­cri­tas, lo que lle­vó a la in­te­gra­ción de una vi­lla pin­to­res­ca con el cam­po, mien­tras que en su plan­ta se pue­de con­si­de­rar un es­que­ma ra­cio­nal su­per­pues­to con el pai­sa­je, en el que se or­de­nan y se in­ten­si­fi­can las por­cio­nes del mis­mo, cu­bier­tas por el pro­yec­to. Las pro­pie­da­des del si­tio fue­ron re­ve­la­das por la pro­yec­ción de un mo­de­lo geo­mé­tri­co de su to­po­gra­fía natural”.

En San Salvador fue­ron bus­ca­das las re­la­cio­nes de for­ma, tal vez im­pre­de­ci­bles, en­tre las ca­rac­te­rís­ti­cas exis­ten­tes en el pai­sa­je pa­ra lle­var a ca­bo lec­tu­ras ta­les co­mo ca­si­no­par­te­rre, bos­ques y la gru­ta-cue­va-cas­ca­daes­pe­jo de agua; ins­pi­rán­do­se en los gran­des es­pa­cios pai­sa­jís­ti­cos re­la­ti­va­men­te cer­ca­nos, so­bre to­do los de Vi­lla Gius­ti­nia­ni y Vi­lla Lan­te en la cam­pi­ña ro­ma­na ha­cia el sur.

El pro­gra­ma in­clu­ye tan­to una re­duc­ción del edi­fi­cio exis­ten­te co­mo una ex­ten­sión en for­ma de pis­ci­na, la­va­de­ro y te­rra­za. Un vie­jo mu­ro de con­ten­ción en pie­dra en el la­do nor­te ofre­ció el bor­de ex­te­rior a la com­po­si­ción asi­mé­tri­ca de los ele­men­tos en el pro­yec­to de la pis­ci­na y la sa­la de má­qui­nas, in­clu­yen­do los dos la­dos de la pa­red de la te­rra­za, que hi­cie­ron hin­ca­pié en la vis­ta diagonal de la pen­dien­te del te­rreno des­de el no­res­te de la ca­pi­lla.

Vis­tas des­de aba­jo, la pis­ci­na y la sa­la de ser­vi­cio apa­re­cen co­mo una for­ma mo­de­la­da, con los pro­fun­dos hue­cos rec­tan­gu­la­res de la sa­la de ser­vi­cio en­mar­ca­dos por dos es­ca­le­ras. Vis­to des­de arri­ba el edi­fi­cio ca­si de­sa­pa­re­ce, mien­tras que el si­tio se mez­cla con el te­cho cu­bier­to de tie­rra de la sa­la de ser­vi­cio. To­do lo que ves es una ba­ja es­truc­tu­ra de hor­mi­gón al mis­mo ni­vel de la pa­red de la te­rra­za ca­pi­lla y el mu­ro de con­ten­ción ex­te­rior.

Tal vez el ini­cio de la cons­truc­ción de al­go, en lu­gar de su fi­na­li­za­ción.

En es­ta pá­gi­na arri­ba izquierda: vis­ta del ves­tí­bu­lo, con el an­ti­guo mu­ro de la ex ca­pi­lla a la de­re­cha. Los ma­te­ria­les uti­li­za­dos re­sal­tan el es­pa­cio y la luz.

De­re­cha arri­ba: la pis­ci­na con­ver­ti­da en nue­vo pun­to pa­no­rá­mi­co que mi­ra al Mon­te Si­bi­lli­ni. Pá­gi­na si­guien­te: una vis­ta de la pis­ci­na des­de la es­ca­le­ra, que du­pli­ca su geo­me­tría es­pa­cial; a la izquierda, el vie­jo mu­ro de pie­dra. Aba­jo: el in­tere­san­te tra­ba­jo de mo­du­la­ción de la luz. El arquitecto reali­zó una com­ple­ja in­ves­ti­ga­ción de la geo­me­tría de las aber­tu­ras y el po­si­cio­na­mien­to de las con­tra­ven­ta­nas de ma­de­ra, tí­pi­cas en la tra­di­ción ita­lia­na.

En las pá­gi­nas an­te­rio­res: vis­ta ge­ne­ral. En pri­mer plano, los nue­vos ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos, en hor­mi­gón ar­ma­do vis­to, que se aña­den al cuer­po de la ca­pi­lla desa­cra­li­za­da. La te­rra­za mi­ra ha­cia el no­res­te del va­lle del Tí­ber.En es­ta pá­gi­na, arri­ba de izquierda a de­re­cha: una pla­ni­me­tría del si­tio y dos imá­ge­nes del mo­de­lo de es­tu­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.