EN­SE­ÑAR LA CUL­TU­RA DEL ES­PA­CIO HA­BI­TA­BLE

Domus en Español Rep Dominicana - - CONFETTI -

Manolo De Gior­gi, que des­de 2004 im­par­te el pri­mer año de cur­so de di­se­ño de in­te­rio­res en el Po­li­téc­ni­co de Milán, si­gue el mo­de­lo edu­ca­ti­vo del ate­lier, en el que los es­tu­dian­tes son arro­ja­dos, sin gra­dua­li­dad, a li­diar con la com­ple­ji­dad del es­pa­cio, par­ti­cu­lar­men­te el que ha­bi­ta­mos

Manolo De Gior­gi

“Muy bien, ven­ga”, le di­jo Frank Lloyd Wright a John Laut­ner, cuan­do le pi­dió que tra­ba­je en su es­tu­dio, aun­que es­te le ha­bía con­fe­sa­do que es­ta­ba en ce­ro y no ha­bía se­gui­do nin­gún cur­so de ar­qui­tec­tu­ra. La res­pues­ta fue “en­drás me­nos pa­ra des­apren­der”.

Es­ta es la fas­ci­na­ción de en­se­ñar el pri­mer año a quie­nes aun no tie­nen pre­con­cep­tos, por­que te obli­ga a pen­sar en las raí­ces de es­ta dis­ci­pli­na y a en­trar y sa­lir de los mé­to­dos de en­se­ñan­za, que ca­da vez que pa­re­cen fun­cio­nar in­ten­tan con­so­li­dar­se.

Pa­ra mí, el mo­de­lo no es tan­to la es­cue­la, que tie­ne una di­dác­ti­ca gra­dual de tiem­pos y for­mas sino la ofi­ci­na de ar­qui­tec­tu­ra. Cuan­do un apren­diz en­tra al es­tu­dio no se en­fren­ta a nin­gu­na gra­dua­li­dad, sino a una com­ple­ji­dad que le cues­ta re­co­no­cer, pe­ro la ve en su to­ta­li­dad, por lo que tie­ne que mar­car su cam­po de ac­ción en mi­nia­tu­ra. El es­pa­cio es un te­ma com­ple­jo, an­ti­na­tu­ral y po­co trans­mi­si­ble, por lo que va­le la pe­na tra­tar­lo in­me­dia­ta­men­te co­mo tal. No en­tien­do el es­pa­cio a tra­vés de la geo­me­tría des­crip­ti­va sino to­do lo con­tra­rio, pe­ro es­to su­ce­de mu­cho más tar­de. Al mis­mo tiem­po, quie­ro que que­de cla­ro a par­tir de aho­ra que nues­tro ofi­cio es mu­cho más cul­tu­ral y ca­paz de man­te­ner la com­ple­ji­dad cuan­do en­tra en una dia­léc­ti­ca con lo exis­ten­te, con un al­to con­di­cio­na­mien­to y re­co­no­ce in­me­dia­ta­men­te los gra­dos de no li­ber­tad, los que ha­cen del ar­qui­tec­to la for­ma más ele­va­da de negociación so­cial y cul­tu­ral. En­ton­ces, los es­tu­dian­tes se en­fren­ta­rán con un es­pa­cio que no es la es­tra­tos­fe­ra o la abs­trac­ción geo­mé­tri­ca sino, so­bre to­do, lu­ga­res en ca­pas y des­gas­ta­dos por el tiem­po, con to­dos los im­pe­di­men­tos que es­to ge­ne­ra.

No creo que el ca­mino de­ba pa­sar de sim­ple a com­ple­jo, sino que de­be co­men­zar por lo com­ple­jo, con una ca­pa­ci­dad pro­gre­si­va pa­ra in­ves­ti­gar pri­me­ro es­ta com­ple­ji­dad con cier­ta ri­gi­dez; y lue­go, gra­dual­men­te, con una irre­ve­ren­cia ca­da vez ma­yor. Pri­me­ro de­bo ali­near, pa­ra lue­go com­pen­sar; co­lo­car las co­sas al ras, pa­ra avan­zar o re­tro­ce­der con pe­que­ños vo­lú­me­nes de una se­cuen­cia en la que es­ta­blez­co di­fe­ren­cias; re­co­no­cer una me­di­da o una al­tu­ra pre­va­le­cien­te y lue­go rom­per la re­gla con una al­tu­ra más al­ta o más ba­ja, pa­ra crear una ex­cep­ción o un pun­to de di­ver­gen­cia; de­bo agru­par fun­cio­nes y sub­fun­cio­nes, pa­ra lue­go se­pa­rar­las sua­ve­men­te. De­bo en­trar en la men­te del ar­qui­tec­to y los te­mas re­cu­rren­tes de su tra­ba­jo, pa­ra de­ci­dir si es­to es agra­da­ble, o si pue­do cam­biar cier­tas partes de­jan­do hue­llas de las su­yas y las mías, pa­ra que jun­tas en­cuen­tren una nue­va con­so­nan­cia. Al prin­ci­pio, es­to es al­go que se pue­de ha­cer con

Arri­ba: in­va­sión de es­pa­cio de Man Ray, Li­to­gra­fía, 1975. En el tra­ba­jo de Ray el es­pa­cio apa­re­ce co­mo una co­rrien­te se­mi­só­li­da que ocu­pa el in­ters­ti­cio en­tre una su­per­fi­cie ho­ri­zon­tal y una su­per­fi­cie vertical. Aba­jo, a la iz­quier­da: in­te­rior de un...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.