Sis­sel Too­las con­ver­só con For­ma­fan­tasms El olor de los océa­nos

En su in­ves­ti­ga­ción Ocean Smell Sca­pe, la ar­tis­ta e in­ves­ti­ga­do­ra Sis­sel To­laas re­co­ge mues­tras de mo­lé­cu­las ol­fa­ti­vas de los océa­nos, por­que el mun­do nun­ca es lo que ve­mos

Domus en Español Rep Dominicana - - SUMARIO - Tex­to: Sis­sel Too­las y For­ma­fan­tas­ma

Ha­ce unos me­ses tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de co­no­cer per­so­nal­men­te, en la Ga­le­ría Na­cio­nal de Vic­to­ria, Mel­bour­ne, a Sis­sel To­laas, pues par­ti­ci­pa­mos en la mis­ma ex­po­si­ción (la pri­me­ra ex­po­si­ción de ar­te y di­se­ño, de tres años, or­ga­ni­za­da por el mu­seo). En per­so­na, Sis­sel es exac­ta­men­te co­mo es­pe­rá­ba­mos y aún más. Es irre­pri­mi­ble e in­te­li­gen­te, co­mo un ani­mal que, pa­ra com­pren­der la com­ple­ji­dad del mun­do en el que vi­vi­mos, sa­be có­mo des­cri­bir­lo con to­dos los sen­ti­dos, en par­ti­cu­lar: el del olfato. Sis­sel, que tie­ne ex­pe­rien­cia en quí­mi­ca, lin­güís­ti­ca y ar­tes vi­sua­les, des­de la dé­ca­da de 1990 tra­ba­ja en un com­ple­jo y cohe­ren­te con­jun­to de obras de­di­ca­das al olfato, co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra cues­tio­nar o fa­vo­re­cer la for­ma en que con­si­de­ra­mos e in­ter­pre­ta­mos nues­tro en­torno vi­tal.

For­ma­fan­tas­ma. Ho­la Sis­sel, ¡es agra­da­ble vol­ver a ha­blar con­ti­go! Fue ge­nial co­no­cer­te en Aus­tra­lia y en tu la­bo­ra­to­rio de Ber­lín. Con es­ta con­ver­sa­ción que­re­mos ob­te­ner una me­jor com­pren­sión de tu tra­ba­jo, en par­ti­cu­lar del pro­yec­to so­bre el olor de los océa­nos del mun­do. Es­ta­mos muy in­tere­sa­dos en com­pren­der có­mo se pue­de usar el olor pa­ra cla­si­fi­car una si­tua­ción par­ti­cu­lar, tal vez in­clu­so ha­cien­do que la fra­gi­li­dad de cier­tos eco­sis­te­mas sea com­pren­si­ble pa­ra el pú­bli­co.

Sis­sel To­laas. El pro­yec­to Ocean Smell Sca­pe 2016_2050 (OSS) con­sis­te en re­co­lec­tar y cla­si­fi­car las mo­lé­cu­las odo­rí­fe­ras de los océa­nos que re­pre­sen­tan su es­ta­do ac­tual, más allá de lo que ya co­no­ce­mos. Es­tos da­tos son una co­lec­ción de re­fe­ren­cias en tiem­po real, que se­rán uti­li­za­dos pa­ra com­pren­der los pro­ble­mas de los océa­nos, más allá de su apa­rien­cia y su só­li­da fi­so­no­mía. El pro­pó­si­to de la co­lec­ción de mo­lé­cu­las odo­rí­fe­ras es pro­te­ger y pre­ser­var la in­for­ma­ción ol­fa­ti­va en los di­fe­ren­tes ni­ve­les in­vi­si­bles de los océa­nos: cul­tu­ra, bio­di­ver­si­dad, eco­lo­gía, his­to­ria, geo­gra­fía, so­cia­les y lin­güís­ti­cos; en vis­ta de la in­mi­nen­te des­apa­ri­ción de sus res­pec­ti­vos lu­ga­res de ori­gen. Es­ta­mos es­ta­ble­cien­do un pe­que­ño ar­chi­vo de mo­lé­cu­las odo­rí­fe­ras, pa­ra su pro­tec­ción y con­ser­va­ción. Es­ta in­ves­ti­ga­ción pro­por­cio­na una nue­va for­ma de ana­li­zar y pro­bar los da­tos am­bien­ta­les ac­tua­les, pues las gra­ba­cio­nes ol­fa­ti­vas, que son rea­li­za­das en tiem­po real, cons­ti­tu­yen un ob­ser­va­to­rio ol­fa­ti­vo vi­vien­te. Al­gu­nos si­tios se­rán ana­li­za­dos re­gu­lar­men­te, re­co­lec­tan­do pe­rió­di­ca­men­te los re­gis­tros ol­fa­ti­vos pa­ra se­guir los cam­bios del es­ta­do del océano. Los re­sul­ta­dos se­rán nue­vos ar­te­fac­tos que re­que­ri­rán la par­ti­ci­pa­ción del usua­rio. El ar­chi­vo se­rá uti­li­za­do pa­ra re­pro­du­cir y pre­sen­tar olo­res com­ple­jos y mo­lé­cu­las odo­rí­fe­ras úni­cas, en el con­tex­to de otros te­mas de in­te­rés pa­ra el ar­chi­vo y las ba­ses de da­tos. Por ejem­plo, pa­ra ex­po­si­cio­nes, con fi­nes de ca­pa­ci­ta­ción y pa­ra con­fe­ren­cias.

FF. ¿Crees que el olfato pue­de ser una he­rra­mien­ta pa­ra com­pren­der me­jor al­gu­nos pro­ble­mas com­ple­jos, en es­te ca­so la eco­lo­gía de lu­ga­res es­pe­cí­fi­cos?

ST. Los olo­res son un com­po­nen­te cru­cial pa­ra el co­no­ci­mien­to del me­dio am­bien­te. Las mo­lé­cu­las odo­rí­fe­ras son emi­ti­das con­ti­nua­men­te des­de los océa­nos y las áreas cir­cun­dan­tes. Las ré­pli­cas de los olo­res del océano es­tán des­con­tex­tua­li­za­das, por lo que el co­no­ci­mien­to hu­mano se ac­ti­va a tra­vés de la na­riz. El olor des­en­ca­de­na la me­mo­ria y la emo­ción más rá­pi­da­men­te que cual­quier otro sen­ti­do. Usar la na­riz les ofre­ce a las per­so­nas nue­vas for­mas de com­pren­der y abor­dar los di­ver­sos pro­ble­mas que afec­tan a los océa­nos. En el des­cu­bri­mien­to del mun­do a tra­vés del olfato, hay un as­pec­to lú­di­co. La ex­pe­ri­men­ta­ción y el apren­di­za­je en un ale­gre con­tex­to ca­si han des­apa­re­ci­do en el con­tex­to de la gra­ve­dad del mun­do y sus se­rios pro­ble­mas. Na­ce­mos con un hard­wa­re in­creí­ble, lla­ma­do “cuer­po”, que uti­li­za al me­nos cin­co pro­gra­mas o sis­te­mas prin­ci­pa­les: los sen­ti­dos. So­lo to­man­do al mun­do de una ma­ne­ra con­cre­ta po­de­mos man­te­ner el con­trol so­bre él. Por eso es­ta­mos equi­pa­dos con los sen­ti­dos. En­tre ellos, el olor es el más des­cui­da­do. Du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes he­mos es­ta­do en re­la­ción con él so­lo a tra­vés de la pu­bli­ci­dad. Las co­sas tie­nen que cam­biar y, a tra­vés de mi tra­ba­jo, es­tán cam­bian­do. Creo que en el fu­tu­ro ne­ce­si­ta­re­mos nue­vas he­rra­mien­tas y for­mas de en­ten­der y co­mu­ni­car los pro­ble­mas. Aquí los sen­ti­dos pue­den ju­gar un pa­pel cla­ve: son ins­tru­men­tos que no cues­tan na­da, sal­vo un pe­que­ño cam­bio en el plan de es­tu­dios de la es­cue­la.

FF. En es­te mo­men­to es­tás tra­ba­jan­do co­mo ar­chi­vis­ta, re­co­lec­tan­do olo­res ma­ri­nos. ¿Cuá­les se­rán las apli­ca­cio­nes de es­te ar­chi­vo? ¿O es de­ma­sia­do pron­to pa­ra ha­blar de es­to?

ST. Es cier­to, el Ocean Smell Ar­chi­ve 2017_2050 ape­nas es­tá co­men­zan­do, pe­ro cier­tos da­tos ya han si­do pre­sen­ta­dos en va­rios con­tex­tos. El ar­chi­vo tam­bién con­tie­ne en­tre­vis­tas con los ha­bi­tan­tes del área. Es­ta­mos co­nec­ta­dos con las ins­ti­tu­cio­nes lo­ca­les de in­ves­ti­ga­ción oceá­ni­ca, co­mo la Es­ta­ción de In­ves­ti­ga­ción He­ron Is­land, de la Uni­ver­si­dad de Queens­land, que se en­cuen­tra en el bor­de de la Gran Ba­rre­ra de Co­ral y es­tu­dia el blan­quea­mien­to de los co­ra­les. Al­gu­nas cons­te­la­cio­nes de olo­res fue­ron pre­sen­ta­das en la Con­ven­ción de las Na­cio­nes Uni­das so­bre los océa­nos del mun­do, en el 2017. Una ver­sión si­mi­lar es­tu­vo pre­sen­te en la ex­po­si­ción Ti­da­lec­tics, en TBA21, Vie­na en 2017. Re­cien­te­men­te se pre­sen­tó en Fran­cia en la ex­po­si­ción “Oceans”, en Le Fres­noy - Es­tu­dio na­cio­nal de ar­tes con­tem­po­rá­neas. Es­toy tra­ba­jan­do en el Mar Bál­ti­co pa­ra la Bie­nal de Ri­ga de 2018. Los re­sul­ta­dos se­rán ex­hi­bi­dos en va­rios lu­ga­res de la ciu­dad. Es­ta par­te del pro­yec­to OSS se re­fie­re la bio­di­ver­si­dad del Bál­ti­co y los pro­ble­mas del cam­bio.

FF. El pro­ble­ma de la eco­lo­gía a me­nu­do ra­di­ca en la di­fi­cul­tad de com­pren­der la com­ple­ji­dad de la for­ma en que las co­sas es­tán co­nec­ta­das en un eco­sis­te­ma. Me pa­re­ce que usas el olor pa­ra com­bi­nar to­dos es­tos pun­tos.

ST. Se­gu­ro. Lue­go en­tien­des có­mo las po­bla­cio­nes lo­ca­les es­tán en re­la­ción con el océano y có­mo lo tra­tan. La cul­tu­ra, la edu­ca­ción, la or­ga­ni­za­ción so­cial y el len­gua­je son te­mas que me in­tere­san. ¿Có­mo se ha­bla so­bre el océano y cuál es la re­la­ción con él? ¿Cuán­to se los cui­da? ¿Cuán­to nos im­por­tan las es­pe­cies en re­la­ción con el océano? ¿Las cos­tas? Es­tas co­sas tie­nen gran­des, muy gran­des con­se­cuen­cias en el bio­di­ver­si­dad de esas re­gio­nes. No es so­lo una cues­tión del océano, es un te­ma de las po­bla­cio­nes y de la na­tu­ra­le­za cer­ca­na al océano. To­dos son igual­men­te im­por­tan­tes. Una de las en­fer­me­da­des más gran­des de nues­tro tiem­po es la ex­pul­sión del cuer­po. En el pa­sa­do, pa­ra so­bre­vi­vir y en­ten­der la na­tu­ra­le­za, nues­tros an­te­ce­so­res ne­ce­si­ta­ron es­tar en un con­tac­to cons­tan­te con sus cuer­pos y sus sen­ti­dos, de lo con­tra­rio no hu­bie­sen po­di­do so­bre­vi­vir. Aho­ra es­ta­mos pres­tan­do más aten­ción a las pan­ta­llas y a lo que su­ce­de en ese mo­men­to en otro lu­gar. De­be­mos vol­ver a co­nec­tar­nos con nues­tro cuer­po y nues­tros sen­ti­dos, pa­ra ex­plo­rar es­tas com­ple­jas co­ne­xio­nes. No pue­des sim­ple­men­te en­ten­der­lo en un ni­vel me­ta: de­bes usar to­dos los sen­ti­dos pa­ra com­pren­der los pro­ble­mas com­ple­jos es la úni­ca for­ma de avan­zar.

Sis­sel To­laas (No­rue­ga, 1965) ar­tis­ta e in­ves­ti­ga­do­ra. Des­de 1990 lle­va a ca­bo in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre los olo­res. En 2004 fun­dó, en Ber­lín, su la­bo­ra­to­rio, Smell Re_­sear­chlab. Stu­dio For­ma­fan­tas­ma fue fun­da­do en Ams­ter­dam en 2009 por An­drea Tri­mar­chi y Si­mo­ne Fa­rre­sin.

En es­ta pá­gi­na: al­gu­nas fa­ses del mues­treo di­gi­tal en el Océano Atlán­ti­co y el Pa­cí­fi­co (pá­gi­na 69), 2018.En la pá­gi­na 70: de­ta­lles del la­bo­ra­to­rio Sis­sel To­laas en Ber­lín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.