Com­prar con bol­si­llo ajeno

El Caribe - - País - LITO SAN­TA­NA li­to­san­ta­na076@gmail.com

Dí­ce­se del se­ñor Ra­món Es­ca­nio, que una vez pa­só por la prin­ci­pal tien­da de su pue­bli­to y vio un pan­ta­lón que lo de­jó ma­ra­vi­lla­do. Lo ha­bía di­vi­sa­do por el cris­tal del es­ta­ble­ci­mien­to y no se con­tu­vo, en­tró pa­ra pal­par­lo de cer­ca. Tan im­pre­sio­na­do es­ta­ba que lo des­en­gan­chó de la per­cha y por en­ci­ma de su cin­tu­ra se lo mi­dió. Le que­da­ría per­fec­to. Era tan­ta la sa­tis­fac­ción con esa pren­da que le bro­tó una son­ri­sa, tan es­pon­tá­nea co­mo el res­to de sus movimientos en esa ma­ña­na.

Cuan­do fue a la ca­ja a pa­gar... se dio cuen­ta que no te­nía ni un so­lo cen­ta­vo en los bol­si­llos. Va­ya de­silu­sión. Aun así, le di­jo a la mu­cha­cha en la ca­ja: -Ex­cú­sa­me, pon­me ese pan­ta­lón por ahí que ven­go aho­ra, pues se me que­dó la car­te­ra en mi ca­sa. Tra­ta­ba de di­si­mu­lar el tran­ce. Sin em­bar­go, re­cor­dó que su com­pa­dre ha­bía ven­di­do su co­se­cha de maíz y co­men­tó en voz al­ta: “No hay pro­ble­ma, el pan­ta­lón ya es mío, mi com­pa­dre me fa­ci­li­ta­rá ese di­ne­ro”. Va­ya sor­pre­sa, cuan­do lle­gó allá re­ci­bió la tris­te no­ti­cia de que ya su com­pa­dre ha­bía pa­sa­do los che­li­tos del maíz a otra per­so­na que lo ne­ce­si­ta­ba. “¡Así es­tá bueno, eso me pa­sa por com­prar con bol­si­llo ajeno!”, ati­nó a de­cir­se Ra­món, lle­ván­do­se la mano a la ca­be­za.

Es­ta his­to­ria de Ra­món se le pue­de transferir a Leo­nel Fer­nán­dez. Del año 2012 pa­ra acá, se la ha pa­sa­do com­pran­do con bol­si­llo ajeno. Lo hi­zo cuan­do per­sua­dió a su es­po­sa Mar­ga­ri­ta pa­ra que no as­pi­ra­ra a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, con­fia­do en que has­ta por dis­po­si­ción cons­ti­tu­cio­nal, vol­ve­ría al po­der en el 2016.

Sus se­gui­do­res has­ta lle­ga­ron a co­lo­car va­llas di­cien­do “Has­ta pron­to, Se­ñor Pre­si­den­te”. Y ya sa­ben lo que le di­jo el ve­cino cuan­do en el 2015 fue a bus­car su can­di­da­tu­ra. No ren­di­do por es­ta ac­ción tra­tó de blindar la Cons­ti­tu­ción y evi­tar la re­for­ma. Pa­ra ello con­ta­ba con el “apo­yo in­con­di­cio­nal” de 18 se­na­do­res y más de 40 dipu­tados, una es­pe­cie co­lec­ti­va de bol­si­llos aje­nos, que en­tre su ofi­ci­na y el Con­gre­so Na­cio­nal, en­tre­ga­ron sus bol­si­llos a otro que lo ne­ce­si­tó. La úl­ti­ma com­pra que qui­so ha­cer con “bol­si­llos aje­nos”, fue la apro­ba­ción de la ley de par­ti­dos, con la se­lec­ción de can­di­da­tos se­gún los es­ta­tu­tos de esas or­ga­ni­za­cio­nes. El PRM y el PRSC le mos­tra­ron lo que te­nían en sus bol­si­llos, pe­ro al fi­nal se lo pres­ta­ron a Da­ni­lo. ¿Cuán­do apren­de­rá Leo­nel que de­be ir a la tien­da a com­prar con sus pro­pios bol­si­llos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.