Já­ni­co: Un mu­ni­ci­pio ri­co en re­cur­sos hí­dri­cos

Al es­tar lo­ca­li­za­do en la cor­di­lle­ra Cen­tral, po­see atri­bu­tos pai­sa­jís­ti­cos con po­ten­cial pa­ra el tu­ris­mo de mon­ta­ña

El Caribe - - La Otra Cara De Los Barrios - WENDY AL­MON­TE wal­mon­te@el­ca­ri­be.com.do

Al lle­gar al pue­blo de Já­ni­co se respira un ai­re di­fe­ren­te. Es uno de los mu­ni­ci­pios se­rra­nos que aún con­ser­van zo­nas bos­co­sas, es ri­co en re­cur­sos hí­dri­cos y po­see her­mo­sas mon­ta­ñas que es­pe­ran ser desa­rro­lla­das co­mo des­tino eco­tu­rís­ti­co, pa­ra be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad que con el pa­so de los años se ha la­bra­do su pro­pio avan­ce.

Já­ni­co ad­qui­rió ca­te­go­ría de mu­ni­ci­pio de la pro­vin­cia de Santiago en 1881, no obs­tan­te, su ori­gen se re­mon­ta a la épo­ca de la co­lo­nia cuan­do los es­pa­ño­les eri­gie­ron la For­ta­le­za San­to To­más de Já­ni­co, la pri­me­ra cons­trui­da en la is­la en tie­rra aden­tro. Sus lí­mi­tes te­rri­to­ria­les son: al nor­te la ciu­dad de Santiago de los Ca­ba­lle­ros, al sur el Par­que Na­cio­nal J. Ar­man­do Ber­mú­dez, al es­te Los Mu­ni­ci­pios Ja­ra­ba­coa, La Ve­ga y Sa­ba­na

En Já­ni­co demandan un acue­duc­to ca­li­fi­ca­do, ya que lle­van al­re­de­dor de 30 años re­ci­bien­do un ser­vi­cio de agua muy pre­ca­rio”.

Igle­sia y al oes­te el Mu­ni­ci­pio de San Jo­sé de las Ma­tas.

Aso­cia­cio­nes co­mo el Plan Sie­rra, la Aso­cia­ción de Ca­fi­cul­to­res de Jun­ca­li­to, Fun­da­ción de Já­ni­co pa­ra el Desa­rro­llo, (Fun­de­ja­ni­co), Cor­po­ra­ción pa­ra el Ma­ne­jo y Con­ser­va­ción de los Re­cur­sos Na­tu­ra­les de la Sub­cuen­ca del río Bao (Cor­po­bao), en­tre otras, se han for­ma­do con el pa­sar de los años, y han uni­fi­ca­do cri­te­rios pa­ra lo­grar un ma­yor desa­rro­llo y la con­ser­va­ción de sus re­cur­sos na­tu­ra­les. Al es­tar lo­ca­li­za­do en la cor­di­lle­ra Cen­tral, po­see atri­bu­tos pai­sa­jís­ti­cos con gran po­ten­cial pa­ra el tu­ris­mo de mon­ta­ña, re­cur­so que aún no ha si­do ex­plo­ta­do, pe­ro que ya co­mien­za a lla­mar la aten­ción de los aman­tes del ecoturismo que van allí a ha­cer sen­de­ris­mo; o de los apa­sio­na­dos de los deportes ex­tre­mos, co­mo el mo­to­cross o el can­yo­ning, de acuer­do con lo in­for­ma­do por el al­cal­de Hi­la­rio Fer­nán­dez.

Sus ofer­tas El al­cal­de ase­gu­ra que el tu­ris­mo de mon­ta­ña se es­tá desa­rro­llan­do, los vi­si­ta mu­cha gen­te, y hay va­rias ca­ba­ñas pri­va­das que los fi­nes de se­ma­na son vi­si­ta­das por sus pro­pie­ta­rios o ami­gos de es­tos, que acu­den allí a des­co­nec­tar­se de la co­ti­dia­ni­dad. In­for­mó que re­cien­te­men­te se apro­bó un pro­yec­to de ca­ba­ñas de ca­rác­ter co­mer­cial, que apor­ta­rá más a su desa­rro­llo.

Por su ri­que­za en sus re­cur­sos hí­dri­cos, Já­ni­co for­ma par­te de la Man­co­mu­ni­dad de Mu­ni­ci­pios Ma­dres de las Aguas, po­se­yen­do la pre­sa Bao, el con­tra em­bal­se Ló­pez An­gos­tu­ra, y en su lí­mi­te con Sa­ba­na Igle­sia es bor­dea­do por el com­ple­jo hi­droe­léc­tri­co Ta­ve­ra, apor­tan­do al sis­te­ma eléc­tri­co na­cio­nal 185 GWH. Ade­más, por la par­te de la pre­sa de Ta­ve­ra que bor­dea El Cai­mi­to, las per­so­nas se mon­tan en bo­tes pa­ra ir a los res­tau­ran­tes, don­de con­si­guen buen pes­ca­do, y pa­san un ra­to muy ameno, se­gún ex­pu­so el al­cal­de.

El ce­rro El Ca­ci­que, lu­gar don­de se­gún cuen­tan el ca­ci­que Cao­na­bo fue he­cho pre­so por Alonso de Oje­da, el ce­rro San­to To­más, im­por­tan­te ele­va­ción de te­rreno des­de don­de se ob­ser­va el mu­ni­ci­pio, el par­que Bo­tá­ni­co, el Mu­seo Re­gio­nal An­tro­po­ló­gi­co, que res­guar­da el pa­tri­mo­nio in­dí­ge­na e his­tó­ri­co ha­lla­do en la zo­na, el lu­gar don­de el al­mi­ran­te Cris­tó­bal Co­lón, en su se­gun­do via­je, ins­ta­ló la Se­gun­da For­ta­le­za del Nue­vo Mun­do, y el Bal­nea­rio Bao, lu­gar que a dia­rio re­ci­be de­ce­nas de vi­si­tan­tes, son al­gu­nos

Pre­ser­var re­cur­sos na­tu­ra­les Do­min­go Pa­rra, pre­si­den­te de la Cor­po­ra­ción pa­ra el Ma­ne­jo de los Re­cur­sos Na­tu­ra­les de Bao (Cor­po­bao), con­si­de­ra que ha ha­bi­do mu­cho avan­ce en los úl­ti­mos tiem­pos y ci­tó co­mo ejem­plo los re­cur­sos na­tu­ra­les, ya que an­te­rior­men­te la gen­te cor­ta­ba sus ár­bo­les sin to­mar en cuen­ta el da­ño que cau­sa­ban, pe­ro los úl­ti­mos años se ven plan­ta­cio­nes que se han he­cho de pino y de cao­ba hon­du­re­ña, y la po­bla­ción ha ido to­man­do con­cien­cia.

“Mu­chas ve­ces se da­ba el asun­to del con­tra­ban­do de ma­de­ra. Es­ta­mos ha­blan­do en la par­te al­ta, por­que en la par­te ba­ja de Já­ni­co ca­si no te­ne­mos área bos­co­sa, pe­ro en la par­te de Jun­ca­li­to y La Ce­ji­ta ha­cia allá, las per­so­nas cor­ta­ban los ár­bo­les co­mo so­bre­vi­ven­cia y otros pa­ra me­jo­rar su ca­sa”, ase­gu­ra Pa­rra. Pa­rra ase­gu­ra que la ca­li­dad de vi­da de los mu­ní­ci­pes ha me­jo­ra­do, ya que mu­chas fa­mi­lias es­tán vi­vien­do de la ma­de­ra, pe­ro con cor­te re­gu­la­do, pues an­tes no ha­bía esa cul­tu­ra de sem­brar por­que ellos de­cían que no iban a sem­brar un ár- bol por­que no les fa­ci­li­ta­ban el per­mi­so pa­ra cor­tar­lo, pe­ro aho­ra con la ley que les per­mi­te cor­tar su siem­bra, mu­chas per­so­nas se han lan­za­do a la re­fo­res­ta­ción con fi­nes co­mer­cia­les. Di­jo que quie­ren que to­dos los que tie­nen te­rre­nos, es­pe­cial­men­te los ga­na­de­ros, se in­vo­lu­cren en la re­fo­res­ta­ción, por­que la ga­na­de­ría afec­ta mu­cho los re­cur­sos na­tu­ra­les, por lo que pro­mo­cio­nan la ga­na­de­ría con el sis­te­ma sil­vo­pas­to­ril, que tie­ne tres com­po­nen­tes: ga­na­do, pasto y los ár­bo­les. “La ga­na­de­ría tie­ne que ir en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za, por­que si no te­ne­mos ár­bo­les no van a te­ner agua, aun­que ya al­gu­nos ga­na­de­ros sí es­tán en­ten­dien­do y es­tán dis­po­nien­do de una par­te de la par­ce­la pa­ra re­fo­res­tar­la, pe­ro ha si­do un pro­ce­so len­to”, ex­pli­ca Pa­rra. Mien­tras, en el par­que

Po­co po­bla­do La po­bla­ción de Já­ni­co ron­da ac­tual­men­te en­tre los 14 a 16,500 ha­bi­tan­tes. Re­fo­res­ta­mos pa­ra pro­te­ger te­rre­nos que son muy in­cli­na­dos y tam­bién don­de na­cen los arro­yos y las cañadas”. Do­min­go Pa­rra PRE­SI­DEN­TE DE COR­PO­BAO Hay una des­ace­le­ra­ción po­bla­cio­nal de­bi­do a una ta­sa al­ta de migración, tan­to in­ter­na co­mo ex­ter­na”. Amaury Ga­lar­za DI­REC­TOR FUN­DE­JA­NI­CO

Amaury Ga­lar­za in­for­mó que ac­tual­men­te hay tres pro­yec­tos apro­ba­dos por la pre­si­den­cia, ges­ta­dos a tra­vés de Fun­de­já­ni­co y el mi­nis­tro de la pre­si­den­cia Gus­ta­vo Mon­tal­vo: un re­lan­za­mien­to y ade­cua­ción del bo­tá­ni­co, pa­ra mo­der­ni­zar la es­cue­la eco­ló­gi­ca y te­ner un me­jor la­bo­ra­to­rio. El otro es re­pli­car en el bal­nea­rio Bao un par­que te­má­ti­co co­mo el de San Jo­sé de las Ma­tas pa­ra que se in­cre­men­te el tu­ris­mo. Un ter­cer pro­yec­to se­ría una ru­ta tu­rís­ti­ca re­li­gio­sa que co­men­za­ría con el san­tua­rio re­gio­nal Nues­tra Se­ño­ra de las Mer­ce­des, has­ta lle­gar al Ce­rro del Ca­ci­que en Jun­ca­li­to. bo­tá­ni­co, de unas 700 ta­reas de tie­rra, re­ci­ben vi­si­tas de otros lu­ga­res del país, prin­ci­pal­men­te de las es­cue­las de Santiago que vie­nen fre­cuen­te­men­te con sus es­tu­dian­tes.

Amaury Ga­lar­za, di­rec­tor de Fun­de­já­ni­co, afir­ma que es­ta en­ti­dad ha­ce su apor­te al desa­rro­llo am­bien­tal for­man­do ni­ños de la co­mu­ni­dad, dán­do­les cla­ses de eco­lo­gía y tam­bién a los es­tu­dian­tes que lle­gan de dis­tin­tos cen­tros edu­ca­ti­vos a ha­cer ser­vi­cio so­cial am­bien­tal, a quie­nes les ha­blan de te­mas co­mo cam­bio cli­má­ti­co, ca­len­ta­mien­to glo­bal y rea­li­zan ac­ti­vi­da­des de re­fo­res­ta­ción y jor­na­das de sa­nea­mien­to.

“Te­ne­mos en car­pe­ta cons­truir un an­fi­tea­tro pa­ra la sie­rra, lla­ma­do Ma­nuel Ar­se­nio Ure­ña, quien do­nó los te­rre­nos, pe­ro fal­tan los fon­dos, te­ne­mos unos re­cur­sos, pe­ro ne­ce­si­ta­mos más, es­ta­mos en el pro­ce­so de re­cau­da­ción”, ex­pli­có al re­sal­tar las bon­da­des de Já­ni­co.

FOTOS: ABEL URE­ÑA

La pre­sa de Bao ha­ce im­por­tan­tes apor­tes al sis­te­ma eléc­tri­co y ade­más es fuen­te de re­guío de plan­ta­cio­nes agrí­co­las.

La pa­rro­quia fue de­cla­ra­da San­tua­rio Re­gio­nal Nues­tra Se­ño­ra de las Mer­ce­des.

El bal­nea­rio Bao atrae vi­si­tan­tes a dia­rio a es­te mu­ni­ci­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.