La men­ti­ra dis­fra­za­da I

El Caribe - - Internacionales - MAR­COS TA­VE­RAS ma­ra­ta­ve­ras@gmail.com

Aca­da ra­to, cuan­do a cual­quier ton­to candidato a diag­no­sis de pa­de­ci­mien­to psi­có­ti­co se le ocu­rre pen­sar en los aler­tas de la his­to­ria o del pre­sen­te de­fi­ne co­mo pe­li­gro­so el fu­tu­ro de la na­ción, de la hu­ma­ni­dad o del pla­ne­ta. Cons­tan­te­men­te se di­se­ñan fan­ta­sías de pe­li­gro pa­ra nues­tra re­pú­bli­ca por la ac­ción ciu­da­da­na u ofi­cial de la otra re­pú­bli­ca que con la nues- tra com­par­te his­to­ria y te­rri­to­rio. Re­ci­bí por las re­des, ha­ce al­go más de seis me­ses, es­te men­sa­je:

“Bue­nas no­ches: Des­de hoy de­be­mos co­men­zar a exi­gir a tra­vés de las re­des so­cia­les, que el pre­si­den­te en su dis­cur­so del 27 de Fe­bre­ro (2018), ha­ble a la na­ción el te­ma de la in­va­sión Hai­tia­na.. Ha­ga­mos una cam­pa­ña me­diá­ti­ca en es­tos días, tan es­pe­ra­do dis­cur­so.. Si es­tás de acuer­do?? (sic). Reen­vía­lo a tus con­tac­tos.”

No en­con­tré ni si­quie­ra un pá­rra­fo que con­ten­ga ver­dad al­gu­na, so­lo ig­no­ran­cia y des­con­si­de­ra­ción, in­clu­yen­do des­co­no­ci­mien­to de la his­to­ria na­cio­nal, ra­cis­mo y que ade­más, mues­tra al es­cri­tor en­fer­mo de psi­co­sis, de la pa­ra­noia del odio. Me enojan los es­cri­tos so­bre his­to­ria que pu­bli­can men­ti­ras usan­do epí­te­tos de apa­rien­cia nor­mal en­tre do­mi­ni­ca­nos, pe­ro con­tra­rias a las re­la­cio­nes de fra­ter­ni­dad y res­pe­to mu­tuo que ador­na­ron las vi­das de los fun­da­do­res de las re­pú­bli­cas de es­ta is­la por quie­nes se opu­sie­ron a los en­sa­yos de alian­za de los lí­de­res po­pu­la­res del Es­te de la épo­ca de la re­vo­lu­ción del Saint Do­min­gue fran­cés, que cier­ta­men­te fue aus­pi­cia­da, fo­men­ta­da, pa­ga­da y sos­te­ni­da por el Ca­pi­tán Ge­ne­ral y Go­ber­na­dor de la co­lo­nia es­pa­ño­la, el Ge­ne­ral Joa­quín Gar­cía, pa­ra lo cual con­for­mó unas mi­li­cias que per­so­nal­men­te di­ri­gía, y que en­tre sus co­man­dan­tes de ma­yor ran­go se en­con­tra­ban Jean Fra­nçois, Geor­ges Bias­sou, Tous­saint Lou­ver­tu­re, Jean Jac­ques Des­sa­li­nes, Hen­ri Ch­ris­top­he y otros hé­roes y már­ti­res de la pri­me­ra re­vo­lu­ción triun­fan­te de es­cla­vos en la his­to­ria uni­ver­sal.

El lu­nes 6 de ago­to, 2018, re­ci­bí en mi co­rreo de Goo­gle un pan­fle­to elec­tró­ni­co alar­mis­ta que pre­gun­ta: “¿Por qué el go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos in­ven­tó y pa­ten­tó el ébo­la, la fie­bre por­ci­na, la cu­ra del SIDA, la cu­ra del cán­cer?”, dan­do ade­más, pa­ra ca­da ca­so, el nú­me­ro de re­gis­tro de la pa­ten­te. El pan­fle­to con­tie­ne tam- bién el si­guien­te co­men­ta­rio: “Pa­re­ce que ellos tra­tan de cau­sar una epi­de­mia ha­cién­do­nos en­fer­mar y lue­go man­te­nién­do­nos en­fer­mos” (tra­duc­ción li­bre mía).

Al co­men­tar la con­fa­bu­la­ción del ébo­la, co­mo lla­ma al fe­nó­meno que ex­pon­go, la pe­rio­dis­ta es­pa­ño­la Mag­da­le­na del Amo es­cri­be: “El mie­do aman­sa y ano­na­da. Lo sa­ben los di­se­ña­do­res de la so­cie­dad, que lo fa­bri­can y se lo sir­ven en ban­de­ja de pla­ta cual ca­be­za del Bau­tis­ta, a los po­lí­ti­cos de turno pa­ra que lo do­si­fi­quen a con­ve­nien­cia. Lo del Ébo­la es un vie­jo re­cur­so, una his­to­ria re­pe­ti­da. Re­cor­de­mos, si no el Án­trax, las gri­pes aviar y por­ci­na, el vi­rus del Ni­lo Oc­ci­den­tal y otras pla­gas más lo­ca­les, co­mo la Chi­kun­gu­ña o la fie­bre del den­gue. No quie­ro de­cir que no sean reales los vi­rus: to­do lo con­tra­rio. Lo son, y tam­bién le­ta­les” (https://www.apo­rrea. org/in­ter­na­cio­na­les/a193914.html).

El au­tor es con­sul­tor pri­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.