Cons­tan­za: en­can­tos na­tu­ra­les y desa­rro­llo

El mu­ni­ci­pio de la pro­vin­cia La Ve­ga tie­ne una im­pre­sio­nan­te be­lle­za na­tu­ral y es uno de los más pro­duc­ti­vos en el área agrí­co­la de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na

El Caribe - - La Otra Cara De Los Barrios - WENDY AL­MON­TE wal­mon­te@el­ca­ri­be.com.do Fo­tos: Fuen­te ex­ter­na

EEl “Va­lle En­can­tan­do del Ca­ri­be” es co­mo se ha bau­ti­za­do a es­te mu­ni­ci­pio de La Ve­ga, una zo­na pri­vi­le­gia­da del país ubi­ca­da al cen­tro de cua­tro par­ques na­cio­na­les, que le fa­vo­re­cen en la pro­duc­ción agrí­co­la y en su desa­rro­llo co­mo po­lo eco­tu­rís­ti­co. Se­gún da­tos his­tó­ri­cos, el nom­bre de Cons­tan­za se le atri­bu­ye a la avan­za­da de los es­pa­ño­les cuan­do lle­ga­ron a es­ta re­gión, quie­nes bau­ti­za­ron así a una de las rei­nas de las dos tri­bus exis­ten­te, en ho­nor al va­lle que es­tá en el lago de la re­gión Cons­tan­za, en Sui­za.

El ca­li­fi­ca­ti­vo de “Va­lle En­can­tan­do” bien po­dría obe­de­cer a los atrac­ti­vos de es­te mu­ni­ci­pio, pues quie­nes lo vi­si­tan se en­can­tan con su be­lle­za na­tu­ral, pe­ro se­gún la le­yen­da, se de­be a las fá­bu­las de que an­tes des­apa­re­cían per­so­nas cuan­do en­tra­ban a la zo­na del Va­lle En­can­ta­do, en Va­lle Nue­vo.

Pro­duc­ción eco­nó­mi­ca Con una eco­no­mía ba­sa­da en la pro­duc­ción agrí­co­la y el eco­tu­ris­mo, y una po­bla­ción en cre­ci­mien­to cons­tan­te, que ron­da los cien mil ha­bi­tan­tes, di­vi­di­da en tres gran­des sec­to­res: Arroyo Arri­ba, En­san­che Li­ber­tad y la zo­na Las Au­ya­mas, Cons­tan­za cuen­ta con atrac­ti­vos co­mo Sal­tos de las Aguas Blan­cas, Las Pi­rá­mi­des, Va­lle Nue­vo, las Pie­dras Le­tra­das, y los deportes ex­tre­mos, que ca­da día atraen más vi­si­tan­tes.

Juan Tac­tuk (Johnny), di­rec­tor re­gio­nal Nor­te del Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo con asien­to en Cons­tan­za, re­sal­ta que sus cua­tro re­ser­vas cien­tí­fi­cas: Par­que Pérez Ran­cier co­no­ci­do co­mo Va­lle Nue­vo; par­que José del Carmen Ra­mí­rez en

Ve­ge­ta­les Des­de bró­co­li, pa­pa, ce­bo­lla, co­li­flor, to­das las vian­das, to­dos los ve­ge­ta­les son pro­du­ci­dos en Cons­tan­za” Edi­fi­ca­cio­nes Con las vi­vien­das que­se cons­tru­yen ha­rán que Cons­tan­za se con­vier­tan en un des­tino más tu­rís­ti­co que agrí­co­la”

la re­gión oes­te, el par­que J. Ar­man­do Ber­mú­dez y la re­ser­va cien­tí­fi­ca de Ébano Ver­de tie­nen sus par­ti­cu­la­ri­da­des, des­ta­can­do que en el ca­so de Ébano Ver­de tie­ne en su seno el na­ci­mien­to de va­rios ríos del Ci­bao Cen­tral, así co­mo el ár­bol que le da el nom­bre, un ár­bol en­dé­mi­co de la is­la de la His­pa­nio­la.

El re­pre­sen­tan­te de Tu­ris­mo pa­ra re­gión ci­ta co­mo otra de sus bondades el Va­lle de Ti­reo, un lu­gar al­ta­men­te pro­duc­ti­vo, de don­de sa­len gran par­te de la pro­duc­ción agrí­co­la del mu­ni­ci­pio.

Am­plia­men­te co­no­ci­da es la zo­na de Va­lle Nue­vo, don­de es­tá el ter­cer pi­co más al­to del país: Al­to de la Ban­de­ra. “Hay al­go muy atrac­ti­vo que se co­no­ce co­mo Va­lle En­can­ta­do, por­que se­gún los es­tu­dio- sos y los eso­té­ri­cos di­cen que en fe­chas de­ter­mi­na­das del año se dan fe­nó­me­nos muy par­ti­cu­la­res co­mo que se es­cu­cha una gran cas­ca­da y ahí no hay un río, es­cu­chas el rui­do de una gran ciu­dad pe­ro es­tás a dos mil seis­cien­tos me­tros y así su­ce­si­va­men­te”.

Otro atrac­ti­vo de Cons­tan­za, en la mis­ma zo­na de Va­lle Nue­vo, son Las Pi­rá­mi­des, un mo­nu­men­to cons­trui­do por los mu­ní­ci­pes de Cons­tan­za y San José de Ocoa cuan­do Tru­ji­llo inau­gu­ró la ca­rre­te­ra que co­mu­ni­ca es­tas dos lo­ca­li­da­des, y que de acuer­do a lo in­for­ma­do por Tac­tuk, es don­de se re­gis­tran las tem­pe­ra­tu­ras más ba­jas de to­do el Ca­ri­be.

En tan­to que en el par­que José del Carmen Ra­mí­rez es­tá el Salto de Aguas Blan-

Cons­tan­za pro­du­ce el 80% de los ve­ge­ta­les que se con­su­men en el país y se ex­por­tan” Juan Tac­tuk DI­REC­TOR RE­GIO­NAL DE TU­RIS­MO

El cre­ci­mien­to que te­ne­mos aten­ta con­tra la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, por el uso de tie­rras agri­co­las pa­ra ca­sas” Am­bió­rix Sán­chez AL­CAL­DE

cas, uno de los sal­tos más al­tos de to­da la re­gión del Ca­ri­be con una caí­da de agua de apro­xi­ma­da­men­te 150 me­tros, con aguas to­tal­men­te cris­ta­li­nas y muy frías, lo que lo ha­ce ser, se­gún Tac­tuk, uno de sus ma­yo­res atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos.

“En la re­gión Nor­te te­ne­mos el par­que J. Ar­man­do Ber­mú­dez y en la zo­na de amor­ti­gua­mien­to es­te, te­ne­mos el mo­nu­men­to más im­por­tan­te de la cul­tu­ra tai­na, lo que co­no­ce­mos co­mo pie­dra le­tra­da o pie­dra de los in­dios, una enor­me pie­dra ta­lla­da en to­das sus par­tes con es­pec­tros de la cul­tu­ra tai­na, que se­gún los an­tro­pó­lo­gos era un cen­tro ce­re­mo­nial de los di­fe­ren­tes lí­de­res ca­ci­ques que ha­bían aquí en la is­la”, se­ña­la Juan Tac­tuk.

En­can­tos

El par­que José del Carmen Ra­mí­rez tam­bién tie­ne su par­ti­cu­la­ri­dad, ya que es una zo­na don­de en de­ter­mi­na­da épo­ca del año emi­gran las pa­lo­mas que vie­nen del nor­te vie­nen a ani­dar­se.

El par­que José del Carmen Ra­mí­rez tam­bién tie­ne su par­ti­cu­la­ri­dad, ya que es una zo­na don­de en de­ter­mi­na­da épo­ca del año emi­gran las pa­lo­mas que vie­nen del nor­te vie­nen a ani­dar­se.

Tac­tuk re­sal­ta co­mo otro de sus atrac­ti­vos el tu­ris­mo re­li­gio­so, pues cuen­tan con el mo­nu­men­to al Di­vino Ni­ño, la igle­sia Nues­tra Se­ño­ra de las Mer­ce­des, una er­mi­ta en ho­nor a Nues­tra Se­ño­ra de La Al­ta­gra­cia, lu­ga­res que en sus épo­cas de ce­le­bra­cio­nes re­li­gio­sas son vi­si­ta­dos por mi­les de fe­li­gre­ses.

La va­ria­da gas­tro­no­mía es otra iden­ti­dad del mu­ni­ci­pio, des­ta­cán­do­se por su piz­za de ve­ge­ta­les, la úni­ca en el mun­do con 17 in­gre­dien­tes de es­ta ca­te­go­ría; la pae­lla cons­tan­ce­ra, un pla­to pro­pio del mu­ni­ci­pio pro­duc­to de su in­fluen­cia es­pa­ño­la, así co­mo la cer­ve­za ne­gra que se pro­du­ce allí, pla­tos re­la­cio­na­dos a la pro­duc­ción de fre­sas y las pa­pi­tas cons­tan­ce­ras, al­go muy pin­to­res­co que se ven­den en sus ca­lles.

El al­cal­de

Am­bió­rix Sán­chez, al­cal­de mu­ni­ci­pal de Cons­tan­za, re­sal­ta que la eco­no­mía prin­ci­pal de aquí es la agri­cul­tu­ra, no obs­tan­te, en los úl­ti­mos años ha co­men­za­do a desa­rro­llar un se­gun­do po­lo eco­nó­mi­co: el tu­ris­mo de mon­ta­ña, re­ci­bien­do una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de vi­si­tan­tes.

Se­ña­la que el ám­bi­to de la agri­cul­tu­ra ha da­do un gi­ro no muy fa­vo­ra­ble, por­que Cons­tan­za pro­du­ce mu­cho, pe­ro tie­ne un pro­ble­ma de co­lo­ca­ción de mer­ca­do y al no te­ner un mer­ca­do cen­tro, va en de­tri- men­to de la pro­duc­ción. In­for­ma que una gran par­te de la pro­duc­ción va a ex­por­ta­ción, y lo de­más se co­lo­ca en los mer­ca­dos na­cio­na­les, en lu­ga­res tu­rís­ti­cos y un gran por­cen­ta­je va a San­to Domingo, pe­ro eso no tie­ne un mer­ca­do se­gu­ro.

Al re­fe­rir­se al desa­rro­llo del eco­tu­rís­ti­co, Sán­chez afir­ma que en los úl­ti­mos años ha cre­ci­do un 300%, aun­que to­da­vía es­tá en pa­ña­les por­que se ne­ce­si­ta ma­yor in­ver­sión.

En ese sen­ti­do, el acal­de mu­ni­ci­pal con­si­de­ra que el Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo tie­ne que en­fo­car­se un po­co más en la in­ver­sión pa­ra el tu­ris­mo de mon­ta­ña, ya que has­ta que no se ha­gan gran­des in­ver­sio­nes en pro­mo­ción e infraestructuras, no se va a ver el cre­ci­mien­to.

“Se ne­ce­si­ta pro­mo­ción, por­que mu­chos tu­ris­tas que vie­nen a las pla­yas tam­bién quie­ren in­cur­sio­nar en mon­ta­ñas, sin em­bar­go no co­no­cen es­tos lu­ga­res, no­so­tros es­ta­mos pre­pa­ra­dos con un ae­ro­puer­to que pue­de ser­vir de pla­ta­for­ma pa­ra los mis­mos tu­ris­tas que van a Pun­ta Ca­na o esos lu­ga­res se le pue­de ha­cer ex­cur­sio­nes pa­ra acá en avión”, re­sal­ta Sán­chez.

Apar­te de eso, ha­ce fal­ta in­ver­sio­nes en infraestructuras, pues de acuer­do a lo ex­pre­sa­do por el al­cal­de, aun­que tie­nen dos ca­rre­te­ras que prác­ti­ca­men­te fue­ron de­man­da­das por más de 50 años: Aba­ni­co-Cons­tan­za y el Río-Ja­ra­ba­coa, y que es lo que ha pro­pi­cia­do su desa­rro­llo, en la ac­tua­li­dad, la ca­rre­te­ra Aba­ni­co-Cons­tan­za es­tá su­frien­do un de­te­rio­ro pro­gre­si­vo. Cons­tan­za hay cer­ca de 2000 ha­bi­ta­cio­nes, pe­ro ha­cen fal­ta más, ya que co­mo sa­li­da, los fi­nes de se­ma­na lar­go la gen­te es­tá al­qui­lan­do sus vi­vien­das per­so­na­les.

Los di­fe­ren­tes mi­cro­cli­mas fa­vo­re­cen la pro­duc­ción agrí­co­la de Cons­tan­za.

El mu­ni­ci­pio de Cons­tan­za cuen­ta con un ae­ro­puer­to muy ac­ti­vo.

Va­lle Nue­vo es uno de los lu­ga­res más vi­si­ta­dos en Cons­tan­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.