¿Una sen­ten­cia coja?

El Caribe - - Opiniones -

LA SEN­TEN­CIA del Se­gun­do Tri­bu­nal Co­le­gia­do de la Pro­vin­cia Duar­te me­dian­te la cual con­de­nó a Mar­lon Mar­tí­nez a 30 años de pri­sión por el abor­to y sub­se­cuen­te ho­mi­ci­dio vo­lun­ta­rio, bár­ba­ro, de la jo­ven­ci­ta Emelyn Pe­gue­ro; y a Mar­lín Mar­tí­nez, a 5 años de en­cie­rro só­lo por los de­li­tos de sus­trac­ción de la me­nor y ocul­ta­mien­to del ca­dá­ver, agre­gó es­ta se­ma­na un ele­men­to más de frus­tra­ción en la so­cie­dad.

La reac­ción más enér­gi­ca se pro­du­jo en San Fran­cis­co de Ma­co­rís, mu­ni­ci­pio ca­be­ce­ra de la pro­vin­cia, con una tra­di­cio­nal sen­si­bi­li­dad de sus po­bla­do­res por las cau­sas so­cia­les y hu­ma­nas. Sus ciu­da­da­nos es­pe­ra­ban con­de­nas con­dig­nas pa­ra am­bos, pe­ro el tri­bu­nal des­es­ti­mó los car­gos del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co con­tra la ma­dre del prin­ci­pal acu­sa­do y se li­mi­tó a res­pon­sa­bi­li­zar­la por la vio­la­ción de los ar­tícu­los 354 y 359 del Có­di­go Pe­nal so­bre sus­trac­ción de me­no­res y ocul­ta­mien­to de ca­dá­ve­res.

Apa­ren­te­men­te, los jue­ces no en­con­tra­ron los ele­men­tos tí­pi­cos de la com­pli­ci­dad en el cri­men de Emelyn, que de acuer­do al ar­tícu­lo 59 del Có­di­go Pe­nal pre­vé una pe­na in­me­dia­ta­men­te in­fe­rior a la que co­rres­pon­de al au­tor del cri­men o de­li­to, lo que pro­vo­có la in­dig­na­ción de los ma­co­ri­sa­nos y de bue­na par­te de la so­cie­dad.

Po­dría con­si­de­rar­se en abono a los jue­ces que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co no fue lo su­fi­cien­te­men­te con­vin­cen­te pa­ra pro­bar la com­pli­ci­dad de la ma­dre del au­tor del ho­mi­ci­dio vo­lun­ta­rio, pe­ro los he­chos que ro­dea­ron la muer­te de la me­nor gra­vi­tan de­ma­sia­do co­mo pa­ra que no pu­die­ran ser per­ci­bi­dos en los tér­mi­nos que pre­vé la ley.

Co­mo la “ín­ti­ma con­vic­ción del juez” es par­te de la his­to­ria, y to­do de­be ser re­mi­ti­do a las prue­bas, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ten­drá que ha­cer to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra re­pre­sen­tar a la so­cie­dad de la me­jor ma­ne­ra, pa­ra evi­tar que la jus­ti­cia me­diá­ti­ca o los fo­ros pro­pios de las re­des so­cia­les no in­duz­can a con­clu­sio­nes prees­ta­ble­ci­das. El des­cré­di­to de la jus­ti­cia sim­ple­men­te se acre­cen­ta­rá.

Mien­tras tan­to, la co­sa no es­tá irre­mi­si­ble­men­te de­ci­di­da, y co­rres­pon­de­rá a la Cor­te de Ape­la­ción va­lo­rar los ele­men­tos que ne­ce­sa­ria­men­te se pre­sen­ta­rán an­te una sen­ten­cia que po­dría con­si­de­rar­se “coja”.

La so­cie­dad es­tá muy so­bre­car­ga­da de ofen­sas, y ca­da ac­ción de los po­de­res de­be ser adop­ta­da con el más al­to sen­ti­do de ca­li­dad en el cum­pli­mien­to del man­da­to de la ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.