Béis­bol, éti­ca y dis­ci­pli­na

El Caribe - - Opiniones - TA­BA­RÉ ENRIQUILLO PE­ÑA REYES

Se­ñor di­rec­tor: Des­de ha­ce años la co­mi­sión del Con­se­jo Re­gio­nal de Desa­rro­llo (CRD) en torno al desa­rro­llo in­te­gral y sus­ten­ta­ble de las ins­ti­tu­cio­nes de­por­ti­vas, ha ve­ni­do da­do se­gui­mien­to al me­jor rum­bo éti­co y dis­ci­pli­na­rio a ser asu­mi­do por la Li­ga Pro­fe­sio­nal de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na (Li­dom) y sus equi­pos.

Al efec­to, el CRD es­ti­ma ur­gen­te im­ple­men­tar ac­cio­nes de ca­ra a los re­que­ri­mien­tos de la so­cie­dad, y an­te los avan­ces éti­cos y dis­ci­pli­na­rios al­can­za­dos por el béis­bol y otros deportes en el mun­do.

En tal sen­ti­do, ve que si bien es cier­to, que Li­dom ha in­ten­ta­do aco­plar­se a los nue­vos tiem­pos, crean­do una Co­mi­sión de Eti­ca y Dis­ci­pli­na, con­tem­pla que es­ta se mues­tra co­mo un or­ga­nis­mo de li­mi­ta­do ac­cio­nar, con pre­sen­cia de muy cor­to al­can­ce, muy con­tra­rio, a la ru­ta que tra­tó de dar­le su pri­me­ra di­rec­ción.

En­tien­de pues, que se ha­ce ne­ce­sa­rio com­pren­der ha­cia lo in­terno del or­ga­nis­mo rec­tor de la pe­lo­ta pro­fe­sio­nal, que esa co­mi­sión no es un me­ro tri­bu­nal, sino un or­ga­nis­mo prin­ci­pa­lí­si­mo, que de­be tra- zar pau­tas y con­tro­les a to­dos los ni­ve­les, que in­clu­ye a los due­ños de equi­pos, di­rec­ti­vos y per­so­nal de Li­dom, los fa­ná­ti­cos y a to­dos los ac­to­res.

Tras la sub­sa­na­ción de la pro­ble­má­ti­ca se­ña­la­da, su­gie­re la crea­ción e im­ple­men­ta­ción de un Có­di­go Éti­co y Dis­ci­pli­na­rio jun­to a un re­gla­men­to ope­ra­ti­vo de la pre­si­den­cia del rga­nis­mo, con la fi­na­li­dad de sus­ten­tar me­jo­res con­duc­tas y pa­ra con­du­cir las es­truc­tu­ras que con­for­man nues­tra pe­lo­ta pro­fe­sio­nal ha­cia la ru­ta que re­quie­re ser la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad de­por­ti­va de las fa­mi­lias do­mi­ni­ca­nas, a fin de aco­plar­nos a las Gran­des Li­gas no só­lo en sus téc­ni­cas avan­za­das, sino tam­bién, en la es­tric­ta dis­ci­pli­na.

Es­ti­ma que ur­ge que la Li­dom y los due­ños de equi­pos me­jo­ren sus me­tas y su rol de­por­ti­vo-so­cial, con un ac­cio­nar que re­ba­se el en­tu­sias­mo que des­pier­tan los equi­pos en su fa­na­ti­ca­da, pa­ra cons­ti­tuir nues­tros es­ta­dios y cam­peo­na­tos, en cen­tros con­fia­bles pa­ra la di­ver­sión y en­tre­te­ni­mien­to sano de nues­tras fa­mi­lias.

Es su apre­cia­ción, que el pro­ble­ma de­be ir más allá de las bue­nas in­ten­cio­nes y la for­ma ar­mo­nio­sa co­mo ma­ne­ja sus asun­tos su ac­tual pre­si­den­te Vi­te­lio Me­jía, por re­que­rir del ac­cio­nar y de la diá­fa­na men­ta­li­dad de las per­so­nas que os­ten­tan la di­rec­ción de ella y sus equi­pos.

Vi­sua­li­za que ha lle­ga­do la ho­ra de im­pul­sar sin ti­tu­beos la prue­ba an­ti­do­pa­je, el con­trol del uso del al­cohol, etc.

Pa­ra la co­mi­sión de desa­rro­llo de ins­ti­tu­cio­nes de­por­ti­vas del CRD, el lo­gro de es­te ob­je­ti­vo re­quie­re de li­de­raz­go, va­len­tía y unión de es­fuer­zos, lo cual pue­de con­cre­ti­zar­se por me­dio de los ex­ce­len­tes re­cur­sos hu­ma­nos de Li­dom y los que tie­ne a su dis­po­si­ción en el seno de la so­cie­dad, pa­ra con ello con­sa­grar la ce­ro to­le­ran­cia a las in­con­duc­tas que afec­tan nues­tro béis­bol pro­fe­sio­nal. Pa­ra es­cri­bir a es­ta sec­ción di­rí­ja­se a: lec­to­res@el­ca­ri­be.com.do. Las car­tas no de­ben so­bre­pa­sar las 15 lí­neas y los au­to­res de­ben iden­ti­fi­car­se con su nom­bre, di­rec­ción y nú­me­ro te­le­fó­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.