Re­cha­zo al pac­to mi­gra­to­rio de­mos­tró el po­der ciu­da­dano

El Caribe - - Portada -

For­zó al Go­bierno a no fir­mar el pac­to al que ha­bía da­do su vis­to bueno. El PLD op­tó por no opi­nar. Pe­ral­ta di­ce que la de­ci­sión del Eje­cu­ti­vo fue so­be­ra­na.

En cin­co días, la ciu­da­da­nía le tum­bó al Go­bierno la fir­ma del Pac­to Mun­dial Mi­gra­to­rio que lle­va­ba ca­si dos años dis­cu­tien­do y ha­bía da­do el vis­to bueno en ju­lio pa­sa­do.

De ma­ne­ra es­pon­tá­nea des­de el 26 de no­viem­bre los do­mi­ni­ca­nos em­pe­za­ron a ob­je­tar a tra­vés de las re­des so­cia­les que el Go­bierno ra­ti­fi­ca­ra el Pac­to Mun­dial pa­ra la Mi­gra­ción Or­de­na­da, Se­gu­ra y Re­gu­lar pro­pues­to por la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes (ONU) y en me­nos de una se­ma­na evo­lu­cio­nó a un apo­yo ca­si uná­ni­me de la po­bla­ción que se con­vir­tió en cri­sis pa­ra el go­bierno del pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na y el ni­vel de pre­sión no le de­jó otro ca­mino que re­cha­zar la fir­ma del acuer­do que ten­drá lu­gar la pró­xi­ma se­ma­na en Ma­rrue­cos.

El “boom” se lo­gró por la com­bi­na­ción de va­rios fac­to­res, se encendió la chis­pa del sen­ti­mien­to na­cio­na­lis­ta y la ins­tan­ta­nei­dad que brin­dan las re­des so­cia­les per­mi­tió ex­pre­sar la opi­nión de la ciu­da­da­nía sin in­ter­me­dia­ción que im­pri­mió un se­llo de ciu­da­da­nía au­tén­ti­ca.

Al mis­mo tiem­po, pa­re­ce que el te­ma to­mó al go­bierno por sor­pre­sa, lo que se evi­den­cia en el si­len­cio que man­tu­vo y opa­ci­dad en la co­mu­ni­ca­ción, en un te­ma que se man­tu­vo con una in­ten­si­dad po­co co­mún des­de el vier­nes 30 has­ta el pa­sa­do mar­tes 4 de es­te mes.

Las pri­me­ras alar­mas fue­ron dis­pa­ra­das por los de­no­mi­na­dos na­cio­na­lis­tas agru­pa­dos en un mo­vi­mien­to de­no­mi­na­do Red Pa­trió­ti­ca Na­cio­na­lis­ta des­de el lu­nes 26 de no­viem­bre es­pe­cial­men­te en la red so­cial Twit­ter. En las cues­tas de esa red so­cial de la Fuer­za Na­cio­nal Pro­gre­sis­ta y sus di­ri­gen­tes, es­pe­cial­men­te los her­ma­nos Pe­le­grín y Vi­ni­cio (Vi­ni­ci­to) Cas­ti­llo Se­mán, se pue­de cons­ta­tar que se hi­cie­ron eco del te­ma con eti­que­tas in­ter­na­cio­na­les de paí­ses co­mo Chi­le y Co­lom­bia #noal­pac­to­mi­gra­to­rio. Se­gún el es­pe­cia­lis­ta de re­des, Pa­vel De Camps, fue una su­per­ten­den­cia que im­pac­tó va­rios paí­ses.

El de­ba­te más in­ten­so so­bre lo per­ju­di­cial que se­ría ese acuer­do pa­ra el país se desa­rro­lló en la red so­cial Twit­ter y to­da­vía es ob­je­to de de­ba­tes en­tre fun­cio­na­rios del go­bierno co­mo Ra­món Te­ja­da Hol­gúin y el ex­dipu­tado Cas­ti­llo Se­mán.

Los pri­me­ros es­cri­tos en va­rios pe­rió­di­cos sa­lie­ron el jue­ves 29 y vier­nes 30 de no­viem­bre. Pe­ro lo que dis­pa­ró to­das las alar­mas fue una de­cla­ra­ción de la vi­ce­mi­nis­tra pa­ra Asun­tos Con­su­la­res y Mi­gra­to­rios, Mar­jo­rie Es­pi­no­sa, de que el pac­to era un he­cho.

Aun­que la mis­ma fun­cio­na­ria acla­ró que fue sa­ca­da de con­tex­to, la pri­me­ra ver­sión de sus de­cla­ra­cio­nes pu­bli­ca­das por el Lis­tín Dia­rio, uni­do a que el go­bierno ha­bía fir­ma­do el acuer­do en ju­lio pa­sa­do y la fal­ta de in­for­ma­ción so­bre el con­ve­nio y de que Es­ta­do ha­bía par­ti­ci­pa­do en va­rias ron­das de de­ba­tes, ali­men­ta­ron la idea de que el ob­je­ti­vo era ra­ti­fi­car­lo y eso au­men­tó la in­ten­si­dad del re­cha­zo.

El sá­ba­do pri­me­ro de di­ciem­bre el pre­si­den­te Me­di­na sa­lió de via­je a Mé­xi­co pa­ra par­ti­ci­par en la to­ma de po­se­sión del pre­si­den­te de ese país, Jo­sé Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, y la pre­sión con el te­ma iba en au­men­to.

Ese día se unie­ron al re­cha­zo el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Mo­derno (PRM) y su prin­ci­pa­les fi­gu­ras, Luis Abi­na­der e Hi­pó­li­to Me­jía y ya lo ha­bía he­cho el Par­ti­do Re­for­mis­ta So­cial Cris­tiano (PRSC) y va­rios de los par­ti­dos mi­no­ri­ta­rios. Se le su­mó el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Do­mi­ni­cano (PRD), Tony Pe­ña Gua­ba y en­ti­da­des de la so­cie­dad ci­vil co­mo el Ins­ti­tu­to Duar­tiano y el Con­se­jo Na­cio­nal de la Em­pre­sa Pri­va­da. La Fin­jus cri­ti­có la fal­ta de in­for­ma­ción que los crí­ti­cos del go­bierno ca­li­fi­ca­ron co-

ED­WARD ROUSTAND

El con­sol­tor ju­rí­di­co del Po­der Eje­cu­ti­vo, Fla­vio Da­río Es­pi­nal, le­yó el do­cu­men­to de no fir­ma del pac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.