Apren­da­mos a ser agra­de­ci­dos

El Caribe - - Opiniones - EURI CA­BRAL eu­ri­ca­[email protected]

La pa­sa­da se­ma­na Se­ña­les TV, el ca­nal de te­le­vi­sión que di­ri­gi­mos jun­to a nues­tra es­po­sa Zi­nay­da Ro­drí­guez, reali­zó un en­cuen­tro na­vi­de­ño con los co­mu­ni­ca­do­res de ar­te y es­pec­tácu­los, en el cual en­tre­ga­mos un re­co­no­ci­mien­to a Ma­ri­vell Con­tre­ras, la pri­me­ra mu­jer que pre­si­dió Acroar­te, por sus gran­des apor­tes y su ejem­plo co­mo co­mu­ni­ca­do­ra.

Mis pa­la­bras en esa ac­ti­vi­dad fue­ron orien­ta­das a des­ta­car la ne­ce­si­dad de que apren­da­mos a ser agra­de­ci­dos an­te los de­más. A con­ti­nua­ción me per­mi­to re­pro­du­cir los ele­men­tos prin­ci­pa­les de ese men­sa­je:

“Ser agra­de­ci­dos es una de las prin­ci­pa­les en­se­ñan­zas de Je­sús. El mis­mo di­jo en Mar­cos 10:45, que vino a la tie­rra” pa­ra ser­vir y no pa­ra ser ser­vi­do”. Ser agra­de­ci­do y ser­vir a los de­más es una de las gran­des vir­tu­des que de­be­mos ex­hi­bir y prac­ti­car los que te­ne­mos a Je­sús co­mo Se­ñor y Sal­va­dor de nues­tras vi­das.

“Y es­to es así, por­que na­die so­lo, pue­de lo­grar na­da sig­ni­fi­ca­ti­vo. El egoís­mo y la va­ni­dad per­so­nal no per­mi­ten lo­gros de tras­cen­den­cia. So­mos se­res hu­ma­nos so­cia­les y com­ple­men­ta­rios, y ca­da uno ne­ce­si­ta a los de­más pa­ra po­der al­can­zar me­tas y con­cre­ti­zar pla­nes.

“Ca­da uno de no­so­tros de­be siem­pre ser agra­de­ci­do con los de­más y apren­der a mos­trar con pa­la­bras y con he­chos, ese sen­ti­do de gra­ti­tud. Esa es la in­ten­ción prin­ci­pal de Se­ña­les TV, de Zi­nay­da, mía y de to­do el equi­po que nos acom­pa­ña, en es­ta ac­ti­vi­dad: Dar gra­cias.

“Zi­nay­da y yo so­mos co­mu­ni­ca­do­res co­mo us­te­des. Sa­be­mos muy bien lo que sig­ni­fi­ca te­ner la res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da día dar una in­for­ma­ción, ha­cer un co­men­ta­rio, pre­pa­rar un ar­tícu­lo de fon­do, ha­cer una in­ves­ti­ga­ción so­bre un te­ma, man­te­ner una co­lum­na o una sec­ción de es­pec­tácu­los de ma­ne­ra dia­ria, con­fec­cio­nar un periódico di­gi­tal o una página web, ope­rar un ca­nal na­cio­nal o un ca­nal de youtu­be, en fin, sa­be­mos muy bien que el tra­ba­jo de us­te­des es un gran com­pro­mi­so con sus pro­pias con­cien­cias, con la so­cie­dad y con el fu­tu­ro.

“Asu­mir es­tos re­tos por el sen­de­ro co­rrec­to es nun­ca creer­nos por en­ci­ma ni su­pe­rio­res a na­die, no im­por­ta la po­si­ción que ten­ga­mos, si so­mos unos sim­ples re­dac­to­res o unos gran­des, me­dia­nos o mi­cro em­pre­sa­rios. Re­cor­de­mos la ci­ta an­te­rior de Je­sús, el di­ce que vino al mun­do “a ser­vir, no a ser ser­vi­do”. Esa es la ru­ta co­rrec­ta.

“Lo que ha­ga­mos co­mo co­mu­ni­ca­do­res, co­mo pro­fe­sio­na­les, en con­di­ción de em­plea­dos o co­mo pro­pie­ta­rios, siem­pre ha­gá­mos­lo pa­ra ser­vir a los de­más y no pa­ra fa­vo­re­cer­nos so­la­men­te a no­so­tros.

“La Bi­blia di­ce en el li­bro de Gá­la­tas, ca­pí­tu­lo 6, ver­sícu­los 9 y 10, que “no nos can­se­mos de ha­cer el bien, por­que a su de­bi­do tiem­po co­se­cha­re­mos si no nos da­mos por ven­ci­dos. Por lo tan­to, siem­pre que ten­ga­mos la opor­tu­ni­dad, ha­ga­mos bien a to­dos”. Esa es la cla­ve, ha­cer el bien a to­dos. Ayudar a los de­más. Ser agra­de­ci­dos.

No creer­nos su­pe­rio­res a na­die y sa­ber que a to­dos los ne­ce­si­ta­mos en al­gún mo­men­to. Lo que va­mos a co­se­char en nues­tras vi­das, es lo que sem­bra­mos con nues­tras ac­cio­nes en los co­ra­zo­nes de los de­más.

“Por eso, nun­ca nos can­se­mos de ha­cer el bien, de ayudar, de ser­vir a los de­más, co­mo de­cía el siem­pre pre­sen­te maes­tro Ya­qui Nú­ñez del Ris­co, en to­do mo­men­to sea­mos úti­les so­cial­men­te, es de­cir, sir­va­mos a los de­más y a la so­cie­dad con amor, con pa­sión y sin am­bi­ción.

El au­tor es eco­no­mis­ta y co­mu­ni­ca­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.