Có­mo pro­te­ger tu bie­nes­tar men­tal en Na­vi­dad

El Caribe - - Gente - El­Ca­ri­be

CE­LE­BRA­CIÓN. Las na­vi­da­des es­tán lle­nas de amor, ca­li­dez y fe­li­ci­dad y, sin em­bar­go, lo más ha­bi­tual es que las per­so­nas es­tén re­ple­tas de es­trés y ago­ta­mien­to con los pre­pa­ra­ti­vos que es­tas ce­le­bra­cio­nes im­pli­can.

Mu­chas per­so­nas ya de por sí vi­ven vi­das es­tre­san­tes y las pre­sio­nes adi­cio­na­les de la tem­po­ra­da ayu­dan más bien po­co, es por eso que te ofre­ce­mos unos con­se­jos sim­ples que pue­den ayu­dar­te a man­te­ner tu bie­nes­tar men­tal in­tac­to du­ran­te las na­vi­da­des.

1. Es un asun­to de fa­mi­lia

Ase­gú­ra­te de es­ta­ble­cer lí­mi­tes des­de el prin­ci­pio. En lu­gar de tra­tar de vi­si­tar a to­dos los pa­rien­tes du­ran­te las va­ca­cio­nes, li­mi­ta a quién vas a ver. Pi­de dis­cul­pas de an­te­mano y ahó­rra­te lar­gos via­jes. Pue­des vi­si­tar­los en cual­quier otro mo­men­to del año. No ten­gas mie­do de de­cir “no” a al­gu­nas per­so­nas.

2. Pla­ni­fi­car el gas­to

Es muy di­fí­cil evi­tar gas­tar de­ma­sia­do di­ne­ro du­ran­te las na­vi­da­des: re­ga­los, co­mi­da, be­bi­da, sa­li­das, in­vi­ta­dos; la can­ti­dad as­cien­de rá­pi­da­men­te. Aun­que mu­chas per­so­nas sa­ben que es pro­ba­ble que gas­ten en ex­ce­so du­ran­te el pe­río­do de va­ca­cio­nes, muy po­cas ha­cen pla­nes ra­zo­na­bles con an­ti­ci­pa­ción. Es por eso que te acon­se­ja­mos que es­ta­blez­cas un pre­su­pues­to ra­zo­na­ble.

3. Cuidado con las ca­lo­rías

No tie­ne sen­ti­do pre­ten­der se­guir una die­ta sa­lu­da­ble du­ran­te to­do el pe­río­do de va­ca­cio­nes na­vi­de­ñas. No hay que ser tan ta­jan­tes. No te im­pon­gas de­ma­sia­da pre­sión pa­ra co­mer de ma­ne­ra sa­lu­da­ble en el trans­cur­so de las ce­le­bra­cio­nes, pe­ro la mo­de­ra­ción es lo más im­por­tan­te.

4. Si­gue ha­cien­do ejer­ci­cio

Las ru­ti­nas de ejer­ci­cio tam­bién tien­den a ir­se de va­ca­cio­nes. Es­to, has­ta cier­to pun­to, es com­pren­si­ble y acep­ta­ble, pe­ro re­cuer­da que el ejer­ci­cio es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de agu­di­zar la men­te y me­jo­rar el es­ta­do de áni­mo. Si pue­des, sal de la ca­sa a dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za; es­tá de­mos­tra­do que es­ta prác­ti­ca aumenta la au­to­es­ti­ma y me­jo­ra el es­ta­do de áni­mo en las per­so­nas.

5. Com­ba­te la so­le­dad

No to­dos cuen­tan con un ca­len­da­rio re­ple­to de ac­ti­vi­da­des du­ran­te las va­ca­cio­nes de Na­vi­dad. Pa­ra al­gu­nas per­so­nas, pue­de ser una épo­ca so­li­ta­ria y de ais­la­mien­to so­cial. Pa­ra su­pe­rar es­to, la pla­ni­fi­ca­ción es ne­ce­sa­ria. Hay mu­chas co­sas que po­de­mos ha­cer; es so­lo cues­tión de mi­rar a nues­tro al­re­de­dor y su­mer­gir­nos. Es im­por­tan­te unir­se a al­gún gru­po, co­men­zar un nue­vo pa­sa­tiem­po o, me­jor aún, ofre­cer­te co­mo vo­lun­ta­rio pa­ra al­gu­na or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca lo­cal. Co­men­zar nue­vas tra­di­cio­nes pue­de ser una for­ma útil de con­ver­tir la so­le­dad en al­go po­si­ti­vo en nues­tras vi­das.

6. Ges­tio­na tus ex­pec­ta­ti­vas

Cuan­do so­ña­mos des­pier­tos acer­ca de la tem­po­ra­da na­vi­de­ña, po­dría­mos ima­gi­nar­nos a una fa­mi­lia ar­mo­nio­sa, bien ves­ti­da y ale­gre; sen­ta­da en una her­mo­sa me­sa de ro­ble, un enor­me ár­bol de Na­vi­dad y una chi­me­nea. Eso, la­men­ta­ble­men­te, es po­co pro­ba­ble que coin­ci­da con la reali­dad. An­tes de que co­mien­cen las ce­le­bra­cio­nes, sé rea­lis­ta, nues­tro bie­nes­tar men­tal pue­de su­frir un tran­ca­zo si la reali­dad no coin­ci­de con nues­tras ideas pre­con­ce­bi­das. Sin em­bar­go, si te­ne­mos ex­pec­ta­ti­vas rea­lis­tas, es mu­cho más pro­ba­ble que es­te­mos con­ten­tos con los re­sul­ta­dos que po­da­mos ob­te­ner.

F.E.

Aun­que mi­llo­nes de per­so­nas es­pe­ran las fes­ti­vi­da­des na­vi­de­ñas, a ve­ces se sien­ten can­sa­das y es­tre­sa­das con los pre­pa­ra­ti­vos que im­pli­can es­tas ce­le­bra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.