EL USO DE CE­LU­LAR EN ADUL­TOS MA­YO­RES

Aun­que tie­ne múl­ti­ples ven­ta­jas, su adic­ción pue­de pro­vo­car un es­ta­do de des­equi­li­brio men­tal

El Caribe - - Portada - JES­SI­CA BO­NI­FA­CIO jbo­ni­fa­[email protected]­ca­ri­be.com.do

Tie­ne múl­ti­ples ven­ta­jas, pe­ro tam­bién pue­de cau­sar adic­ción y des­equi­li­brio men­tal

Te­ner a nues­tros padres co­mo “ami­gos” en las re­des so­cia­les, que si­gan pá­gi­nas en Ins­ta­gram, in­ter­cam­bien men­sa­jes en What­sApp, se en­tre­ten­gan mi­ran­do vi­deo­clips o tu­to­ria­les en YouTube, ya no es una sor­pre­sa. Con el au­ge de la tec­no­lo­gía, no só­lo los jó­ve­nes usan ce­lu­la­res in­te­li­gen­tes pa­ra ac­ce­der a in­for­ma­ción útil o en­tre­te­ner­se en tiem­po de ocio. El tam­bién ‘ boom’ ha en­gan­cha­do en el mis­mo “bar­co” a mu­chos adul­tos ma­yo­res.

La psi­có­lo­ga del cen­tro Ser Pa­ra Ac­tuar, De­nis­se Re­yes, ex­pli­ca que las per­so­nas ma­yo­res de 65 años tam­bién tie­nen ne­ce­si­da­des y de­man­das si­mi­la­res a las de las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes: re­quie­ren tec­no­lo­gía útil, fun­cio­nal, fácil de ma­ne­jar y sig­ni­fi­ca­ti­va. “Es­ta re­vo­lu­ción no ex­clu­ye a los adul­tos ma­yo­res, pues el te­lé­fono in­te­li­gen­te se vol­vió un me­dio de co­mu­ni­ca­ción pri­mor­dial y, pa­ra mu­chos, la prin­ci­pal vía de en­tre­te­ni­mien­to por los di­fe­ren­tes atri­bu­tos que po­see, pues un so­lo apa­ra­to es a la vez te­le­vi­sión, radio, te­lé­fono, re­pro­duc­tor de música, con­so­la de jue­gos, des­per­ta­dor, brú­ju­la, cal­cu­la­do­ra... Ade­más pro­vee ac­ce­so a in­ter­net y a re­des so­cia­les”, co­men­ta.

El uso del smartphone, se­gún Re­yes, per­mi­te au­men­tar la au­to­no­mía en edad avan­za­da, por lo que se con­si­de­ra un fac­tor pro­tec­tor con­tra una ve­jez de­ca­den­te, ayu­dan­do al adulto a su­pe­rar el mie­do a la so­le­dad y al ais­la­mien­to de sus fa­mi­lia­res. “Por es­tas ra­zo­nes, en in­ter­net se han crea­do es­pa­cios es­pe­cia­les pa­ra es­te gru­po de edad, con la fi­na­li­dad de desa­rro­llar las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les y el con­tac­to con su en­torno. Tam­bién fo­men­ta las re­la­cio­nes in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les, ya que los de la ter­ce­ra edad des­cu­bren in­tere­ses co­mu­nes con sus fa­mi­lia­res más jó­ve­nes, per­mi­tién­do­les pa­sar mo­men­tos agra­da­bles”, se­ña­la la es­pe­cia­lis­ta. Agre­ga, que otras ven­ta­jas que ob­tie­ne un adulto mayor, es que pue­de en­trar en con­tac­to con ami­gos y fa­mi­lia­res a distancia, par­ti­ci­pa en re­des so­cia­les, es­cu­cha música, ve pe­lí­cu­las, etc. Al es­tar co­nec­ta­dos tie­nen ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de so­li­ci­tar ayu­da en ca­so de ne­ce­si­tar­lo, lo que da la sen­sa­ción de sen­tir­se acom­pa­ña­dos.

Re­sis­ten­cia y mo­ti­va­ción

Una par­te de los adul­tos ma­yo­res mues­tran re­sis­ten­cia a la tec­no­lo­gía, de­sin­te­rés por apren­der sus nue­vos con­cep­tos (ya que mu­chos no lo con­si­de­ran ne­ce­sa­rio) y tie­nen el te­mor de da­ñar apa­ra­tos cos­to­sos, por eso no les in­te­sa te­ner uno de ellos. Sin em­bar­go, la psi­có­lo­ga di­ce que hoy se es­tán desa­rro­llan­do pro­gra­mas di­ri­gi­dos a las per­so­nas de la ter­ce­ra edad ta­les co­mo: reha­bi­li­ta­ción cog­ni­ti­va o ejer­ci­cios men­ta­les, GPS pa­ra pa­cien­tes con de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo, ca­len­da­rio de ci­tas, con­trol de pre­sión ar­te­rial, pul­so y glu­co­sa, aten­ción de emer­gen­cias, mo­ni­tor de me­di­ca­ción y de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, en­tre otros. Asi­mis­mo, se es­tán desa­rro­llan­do equi­pos mó­vi­les adap­ta­dos pa­ra adul­tos ma­yo­res, con le­tras más gran­des y pan­ta­llas más lu­mi­no­sas.

“Es muy im­por­tan­te des­ta­car que los adul­tos ma­yo­res han si­do ca­pa­ces de in­cor­po­rar nue­vos co­no­ci­mien­tos a lo lar­go de sus vidas, lo mis­mo hay que ha­cer con las nue­vas tec­no­lo­gías. Es so­lo cues­tión de tiem­po, in­te­rés y per­se­ve­ran­cia. La edad no es una ba­rre­ra, por tal ra­zón es re­co­men­da­ble que los fa­mi­lia­res apo­yen y mo­ti­ven a los adul­tos ma­yo­res a apren­der nue­vos con­cep­tos y no los ri­di­cu­li­cen. Si no com­pren­den al­gún con­cep­to, te­ner pa­cien­cia y em­pa­tía a la ho­ra de ase­so­rar­le e in­vo­lu­crar­les en con­ver­sa­cio­nes y acon­te­ci­mien­tos ac­tua­les”.

Des­ven­ta­jas

A pe­sar de que los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res son de gran ayu­da en es­tos tiem­pos, Re­yes des­ta­ca que no se pue­de de­jar de men­cio­nar que la me­di­ci­na ha en­con­tra­do una re­la­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en al­gu­nas afec­cio­nes or­gá­ni­cas por la ex­po­si­ción pro­lon­ga­da a su pan­ta­lla co­mo: do­lo­res de ca­be­za cons­tan­te, sen­si­bi­li­dad en el cue­ro ca­be­llu­do, mo­les­tias de­trás de los ojos y ri­gi­dez de la co­lum­na aso­cia­da a ma­reos.

Igual­men­te, cuan­do una per­so­na se vuel­ve adic­ta al mó­vil y es­te se le ex­tra­vía, tie­ne la ba­te­ría ago­ta­da o se le ol­vi­da en al­gún lu­gar, ex­pe­ri­men­ta una sen­sa­ción de so­le­dad que le in­co­mo­da pro­fun­da­men­te, mos­tran­do la ca­ren­cia de la ca­pa­ci­dad de acom­pa­ñar­se a sí mis­mo. A ni­vel psi­co­ló­gi­co, los as­pec­tos ne­ga­ti­vos que pue­den sur­gir por el uso pro­lon­ga­do de un te­lé­fono in­te­li­gen­te, es que crea la ne­ce­si­dad de es­tar con­ti­nua­men­te co­nec­ta­dos con el res­to del mun­do, ol­vi­dán­do­nos de lo que nos ro­dea. Ade­más, dis­traer­se pue­de lle­var a la per­so­na a su­frir per­can­ces, ya sea en la casa o en la ca­lle, pun­tua­li­za Re­yes.

Por igual, es­tas pan­ta­llas, ca­da vez más pe­que­ñas obli­gan a las per­so­nas a man­te­ner­se en la mis­ma pos­tu­ra du­ran­te mu­cho tiem­po, y eso ha­ce que el múscu­lo no se oxi­ge­ne, pro­vo­can­do así gran­des mo­les­tias.

JHONNY ROTESTÁN

Se­gún la psi­có­lo­ga De­nis­se Re­yes, las per­so­nas ma­yo­res de 65 años que ma­ne­jan smartphone, no só­lo se en­tre­tie­nen, sino que tam­bién me­jo­ran su pro­ce­so cog­ni­ti­vo.

De­nis­se Re­yes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.