CONMOCIONA MUER­TE DE HER­MANO DE AR­ZO­BIS­PO FREDDY BRETÓN FO­TO: RI­CAR­DO FLE­TE

El Caribe - - Portada - MI­GUEL PON­CE

El ar­zo­bis­po de San­tia­go, Freddy Bretón, la­men­tó que exis­tan do­mi­ni­ca­nos ca­pa­ces de quitarle la vi­da a un inocen­te por un mo­tor, co­mo ocu­rrió con su her­mano Do­min­go Bretón.

El ar­zo­bis­po de la ar­qui­dióMOCA. ce­sis de San­tia­go la­men­tó que ha­ya do­mi­ni­ca­nos ca­pa­ces de quitarle la vi­da a un inocen­te por un mo­tor y di­jo que an­te la in­se­gu­ri­dad al pa­re­cer los po­bres ten­drán que an­dar en tan­ques de gue­rra.

Mon­se­ñor Freddy Bretón se ex­pre­só en esos tér­mi­nos du­ran­te el ve­la­to­rio de su her­mano Do­min­go Evan­ge­lis­ta Bretón Mar­tí­nez, ul­ti­ma­do de una pu­ña­la­da pa­ra in­ten­tar des­po­jar­lo de su mo­tor.

Tan­to el ar­zo­bis­po co­mo otros fa­mi­lia­res de la víc­ti­ma mos­tra­ron su que­ja por la po­bre ac­ción po­li­cial, en mo­men­to que per­so­nas re­cla­ma­ban que lla­ma­ran al 9-1-1, pues aún se­guía con vi­da y los agen­tes se ne­ga­ron, ba­jo el ar­gu­men­to de que su­pues­ta­men­te el sis­te­ma de emer­gen­cia so­lo es­ta­ba pa­ra aten­der he­ri­dos de ac­ci­den­te.

An­te la au­sen­cia de am­bu­lan­cias, una ca­mio­ne­ta de un ve­cino tu­vo que au­xi­liar­lo y lle­var­lo a un cen­tro de sa­lud de Li­cey y lue­go a la clí­ni­ca Unión Mé­di­ca don­de fa­lle­ció.

Muer­te cons­ter­na so­cie­dad

Bretón Mar­tí­nez, de 62 años de edad y pa­dre de dos hi­jos pro­crea­dos con su es­po­sa Es­me­ral­da Var­gas, se des­pla­za­ba a las 7:30 de la no­che del sá­ba­do en un mo­to­ci­cle­ta que ha­ce un mes le ob­se­quia­ron la em­pre­sa don­de tra­ba­ja­ba cuan­do fue in­ter­cep­ta­do por dos in­di­vi­duos cer­ca al puen­te que di­vi­de a Li­cey con Mo­ca.

La víc­ti­ma sa­lió de su ho­gar en la co­mu­ni­dad San Jo­sé pa­ra com­prar re­fres­cos y otras mer­can­cías pa­ra una vi­si­ta que le ha­bía lle­ga­do.

El cuer­po fue ve­la­do en la fu­ne­ra­ria Fuen­te de Luz y se­pul­ta­do en la tar­de del do­min­go en el ce­men­te­rio mu­ni­ci­pal de Li­cey.

“Uno ha­bla y ha­bla de la vio­len­cia y se com­pa­de­ce a los ho­ga­res a don­de lle­ga, pe­ro cuan­do lle­ga al pro­pio ho­gar, en­ton­ces ya el es­tre­me­ci­mien­to es mu­cho mayor. Hay mu­chos que teo­ri­zan con la vio­len­cia mien­tras es­tán por allá, pe­ro cuan­do lle­ga en la pro­pia car­ne, en la pro­pia san­gre, ahí es que se sa­be”, di­jo mon­se­ñor Bretón.

El re­li­gio­so se pre­gun­tó có­mo es po­si­ble que un ser hu­mano lle­gue tan fá­cil­men­te a pi­so­tear la dig­ni­dad de su pró­ji­mo.

La Di­rec­ción Ci­bao Cen­tral de la Po­li­cía Na­cio­nal in­for­mó que pro­fun­di­za las in­ves­ti­ga­cio­nes has­ta lle­gar a las úl­ti­mas con­se­cuen­cias de apre­sar los res­pon­sa­bles de la muer­te de Do­min­go Bretón Mar­tí­nez.

Por el ca­so más de 20 per­so­nas es­tán sien­do en­tre­vis­ta­das, en­tre ellas un sos­pe­cho­so, Jo­sé Ma­nuel Pe­ral­ta Ferreira, alias (Mi­niel), pa­ra de­ter­mi­nar las cir­cuns­tan­cias del he­cho y dar una res­pues­ta sa­tis­fac­to­ria.

Los fa­mi­lia­res del ar­zo­bis­po pi­den pro­tec­ción pa­ra los tes­ti­gos que al pa­re­cer re­co­no­cie­ron a los res­pon­sa­bles del he­cho.

RI­CAR­DO FLE­TE

Fa­mi­lia­res llo­ran la muer­te de Do­min­go Evan­ge­lis­ta Bretón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.