Có­mo ini­ciar la trans­for­ma­ción di­gi­tal: re­co­men­da­cio­nes pa­ra el go­bierno elec­tró­ni­co

El Caribe - - País - AR­TU­RO LÓ­PEZ VALERIO DI­GI­TAL MAR­KE­TING, STI ADVISOR in­[email protected]­tu­ro­lo­pez­va­le­rio.com www.ar­tu­ro­lo­pez­va­le­rio.com

Las com­pa­ñías pri­va­das nos han con­di­cio­na­do a es­pe­rar una res­pues­ta casi de for­ma ins­tan­tá­nea, es­te mis­mo ni­vel de com­pro­mi­so co­mo ciu­da­da­nos lo es­pe­ra­mos tam­bién de las agen­cias gu­ber­na­men­ta­les. Pe­ro el go­bierno no siem­pre tie­ne el mis­mo ni­vel de ve­lo­ci­dad que tie­nen las em­pre­sas pri­va­das.

Pa­ra equi­li­brar la ba­lan­za, des­cri­bi­mos có­mo las em­pre­sas es­tán abor­dan­do sus trans­for­ma­cio­nes di­gi­ta­les a fin de que las au­to­ri­da­des pue­dan te­ner una pis­ta pa­ra las trans­for­ma­cio­nes en el mar­co del “Año de la In­no­va­ción y Com­pe­ti­ti­vi­dad”.

Si con­si­de­ra que la trans­for­ma­ción di­gi­tal es di­fí­cil den­tro de su or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­rial, ten­ga en cuen­ta los desafíos que en­fren­tan los go­bier­nos cuan­do se tra­ta de ac­tua­li­zar sis­te­mas le­gacy y brin­dar ser­vi­cios di­gi­ta­les rá­pi­dos a los ciu­da­da­nos.

A na­die le gus­ta­ría es­cu­char la pre­mi­sa de que “el go­bierno de­be­ría re­cau­dar más im­pues­tos pa­ra usar las re­des so­cia­les de ma­ne­ra más efec­ti­va”. La reali­dad es que no exis­te la ca­pa­ci­dad del go­bierno pa­ra mo­ne­ti­zar las tec­no­lo­gías de la mis­ma for­ma que lo ha­cen en el sec­tor pri­va­do, pe­ro exis­te la ex­pec­ta­ti­va ab­so­lu­ta de que el go­bierno ten­drá ca­pa­ci­da­des tec­no­ló­gi­cas que es­tán a la par.

Una mues­tra es que el año pa­sa­do, la Ofi­ci­na Pre­si­den­cial de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y Co­mu­ni­ca­ción (OPTIC) pu­so ofi­cial­men­te en ope­ra­ción el Da­ta­cen­ter del Es­ta­do, un gran cen­tro de da­tos pa­ra res­pal­dar los pro­ce­sos de automatización de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, y así fa­ci­li­tar que pon­gan más ser­vi­cios y trá­mi­tes en lí­nea.

Las ca­pa­ci­da­des que es­tán a la par sig­ni­fi­can, en par­te, que es­tos ser­vi­cios se en­tre­gan a la ve­lo­ci­dad que re­quie­re el mer­ca­do mer­ca­do. Los con­su­mi­do­res han si­do con­di­cio­na­dos a es­pe­rar ser­vi­cios ins­tan­tá­neos.

Pa­ra 2019, una me­ta de las au­to­ri­da­des de­be ser au­men­tar la ve­lo­ci­dad de su res­pues­ta, es­to pue­de ju­gar un pa­pel im­por­tan­te en la ca­ta­li­za­ción de la eco­no­mía di­gi­tal. El con­tex­to del re­to es que si­cho eco­sis­te­ma di­gi­tal —la per­cep­ción de que el In­ter­net lo­cal fun­cio­na a tra­vés de un main­fra­me ins­ta­la­do cer­ca de la Ca­le­ta es erró­nea– ya que los ciu­da­da­nos do­mi­ni­ca­nos con­su­men ser­vi­cios a tra­vés de Wa­ze, What­sApp, Fa­ce­book, ca­rac­te­rís­ti­cas de de Ama­zon Ale­xa, Si­ri de Ap­ple y Vi­deo de Youtube.

Pa­ra es­ti­mu­lar la in­no­va­ción, de­be­mos ge­ne­rar múl­ti­ples hac­kat­hons in­ter­nos pa­ra ge­ne­rar nue­vas ideas, pa­ra co­nec­tar la reali­dad del main­fra­me lo­cal, con los ser­vi­cios in­ter­na­cio­na­les. Real­men­te po­de­mos ope­rar en am­bos mun­dos, ge­ne­ran­do un mix in­tere­san­te.

La trans­for­ma­ción di­gi­tal en la Ad­mi­nis­tra­ción de Ser­vi­cios Pú­bli­cos de­be in­cluir un es­fuer­zo de in­te­grar las tec­no­lo­gías ex­po­nen­cia­les co­mo el In­ter­net de las Co­sas (IoT) y aná­li­sis de da­tos. El Es­ta­do de­be ha­bi­li­tar un eco­sis­te­ma que re­tro­ali­men­te a la eco­no­mía di­gi­tal. Aho­ra los da­tos de com­por­ta­mien­to y pre­dic­cio­nes per­te­ne­cen a em­pre­sas fue­ra de nues­tro te­rri­to­rio.

Co­mo par­te de su es­fuer­zo de trans­for­ma­ción di­gi­tal, el go­bierno de­be fo­men­tar la cons­truc­ción de edi­fi­cios más in­te­li­gen­tes, al mis­mo tiem­po, ir mo­der­ni­zan­do los edi­fi­cios exis­ten­tes con adi­ta­men­tos co­mo lu­ces y sen­so­res más in­te­li­gen­tes pa­ra ob­te­ner una me­jor com- pren­sión de su con­su­mo de ener­gía y con­su­mo de agua.

Si el Es­ta­do de­ci­de me­dir, esa in­for­ma­ción la pue­de po­ner en ma­nos de quie­nes to­man de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas. Pe­ro re­cuer­de, no se pue­de co­men­zar con al­go gran­de. El error de las ini­cia­ti­vas gu­ber­na­men­ta­les es que quie­ren co­mu­ni­car que son per­fec­tas. El Go­bierno de­be pen­sar en tér­mi­nos del pro­duc­to mí­ni­mo via­ble (MVP en in­glés).

En­ti­da­des co­mo la OPTIC de­be aso­ciar­se con uni­ver­si­da­des y em­pre­sas lo­ca­les. In­vi­tar a em­pre­sas a ins­ta­lar equi­pos de me­di­ción pa­ra co­nec­tar sus ana­lí­ti­cas a la ciu­dad. Pa­ra ini­ciar se pue­den ha­bi­li­tar la­bo­ra­to­rios pa­ra mo­ti­var a otros em­pre­sa­rios y mos­trar­les có­mo se ve es­ta tec­no­lo­gía en el mun­do real. Mi su­ge­ren­cia es pen­sar crea­ti­va­men­te y em­pe­zar po­co a po­co.

Mu­chos de los pro­yec­tos co­mien­zan con man­da­tos que ya vie­nen con fi­nan­cia­mien­to, la Re­pú­bli­ca Di­gi­tal con­su­me re­cur­sos pa­ra sí mis­ma, cuan­do des­apro­ve­cha el mo­men­to his­tó­ri­co de ca­na­li­zar re­cur­sos ha­cia la so­cie­dad ci­vil y el em­pre­sa­ria­do. Es­pe­ro ver más vo­lun­tad po­lí­ti­ca que fo­men­te un ver­da­de­ro eco­sis­te­ma di­gi­tal du­ran­te 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.