Ur­ba­nis­tas ase­gu­ran ur­ge cum­plir ley de uso de sue­lo

Su cum­pli­mien­to pre­vie­ne el cre­ci­mien­to des­or­ga­ni­za­do en el cas­co ur­bano

El Caribe - - Ciudad - ABRAHAM MÉN­DEZ RO­SA­RIO amen­[email protected]­ca­ri­be.com.do

En las úl­ti­mas se­ma­nas se ha de­ba­ti­do en la opi­nión pú­bli­ca la de­ci­sión de sa­car del cas­co ur­bano las in­dus­trias que ope­ran en las dis­tin­tas zo­nas de Dis­tri­to Na­cio­nal pa­ra pre­ve­nir tra­ge­dias co­mo la ocu­rri­da el pa­sa­do mes de di­ciem­bre en Vi­llas Agrí­co­las con la ex­plo­sión en Pol­yP­las o el in­cen­dio en R&L Co­mer­cial en He­rre­ra. Por tal ra­zón, pro­fe­sio­na­les del ur­ba­nis­mo plan­tean que los Ayun­ta­mien­tos de­ben de ha­cer cum­plir la Ley de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial y Uso de Sue­lo en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na pa­ra evi­tar el cre­ci­mien­to pau­la­tino de las in­dus­trias en zo­nas ur­ba­nas y vi­ce­ver­sa, asi­mis­mo, fis­ca­li­zar de la ma­ne­ra co­rrec­ta y ade­cua­da a quie­nes in­cu­rran en la vio­la­ción de es­tos man­da­mien­tos. Y sur­gen las pre­gun­tas en­tre ciu­da­da­nos e in­dus­tria­les ¿Quién in­va­de a quién? ¿Quién lle­gó pri­me­ro y quién lle­gó des­pués?.

La Ley de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial y Uso de Sue­lo dic­ta las or­de­nan­zas que ri­gen el uso y la ocu­pa­ción del te­rri­to­rio na­cio­nal, to­man­do en cuen­ta las ca­rac­te­rís­ti­cas del es­pa­cio y su evo­lu­ción en el tiem­po. Es­ta ley in­clu­ye ele­men­tos co­mo la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal, el cam­bio cli­má­ti­co y as­pec­tos eco­nó­mi­cos y so­cia­les de la po­bla­ción que lo ha­bi­ta.

Ac­tual­men­te exis­ten al­gu­nos sec­to­res en la Ca­pi­tal que con­vi­ven em­pre­sas y re­si­den­cia­les, co­mo es el ca­so de Vi­llas Agrí­co­las, don­de po­seen in­dus­trias tex­ti­les, com­bus­ti­bles y plás­ti­cos, tam­bién es­cue­las pri­ma­rias, bá­si­cas y se­cun­da­rias. A es­tos se le agre­gan parques in­fan­ti­les, igle­sias, centros noc­tur­nos, mo­te­les, sú­per mer­ca­dos y al­ma­ce­nes en ge­ne­ral. En ese sen­ti­do, la mis­ma si­tua­ción ocu­rre en el En­san­che La Fe, don­de se han ins­ta­la­do in­dus­trias de fa­bri­ca­ción de be­bi­das y ali­men­tos, ade­más de ta­lle­res de sol­da­du­ra e in­dus­trias pe­tro­quí­mi­cas. Igual­men­te en el sec­tor 30 de Ma­yo, Hon­du­ras y la zo­na In­dus­trial de He­rre­ra.

Ur­ba­nis­tas ex­pli­can si­tua­ción

“Lo pri­me­ro es te­ner re­glas cla­ras pa­ra sa­ber quién in­va­de a quien, la­men­ta­ble­men­te en la ac­tua­li­dad de 158 mu­ni­ci­pios, so­la­men­te de la cir­cuns­crip­ción 1 del Dis­tri­to Na­cio­nal y la zo­na me­tro­po­li­ta­na de San­tia­go tie­nen re­gu­la­cio­nes de uso de sue­lo, el res­to del te­rri­to­rio no tie­ne re­gu­la­ción y se ma­ne­ja de ma­ne­ra dis­cre­cio­nal en fun­ción del fun­cio­na­rio de turno que ma­ne­ja los ayun­ta­mien­tos”, di­jo Eric Do­rre­jo, ur­ba­nis­ta.

Do­rre­jo ase­gu­ró que hay que te­ner las re­glas “cla­ras y ha­cer cum­plir las le­yes” de los ayun­ta­mien­tos y mu­ni­ci­pios jun­to a los ins­tru­men­tos de los más sen­ci­llos a los más com­ple­jos acom­pa­ña­dos con una vi­sión de ciu­dad.

“En el Dis­tri­to Na­cio­nal don­de ocu­rren los ma­yo­res con­flic­tos en­tre zo­nas que son in­dus­tria­les y de re­si­den­cial la vi­sión es la que va a mar­car el pró­xi­mo pa­so en fun­ción de con­so­li­dar zo­nas den­tro de un cas­co ur­bano o lle­var­los a otros lu­ga­res. La con­so­li­da­ción que tie­ne el Dis­tri­to Na­cio­nal, la vi­sión de­be ser de for­ma­li­zar y con­cen­trar áreas re­si­den­cia­les de la ciu­dad”, pre­ci­só. Ex­pli­có que es­to pro­vo­ca­ría la li­be­ra­ción de es­pa­cios que son ocu­pa­dos por ac­ti­vi­da­des que en­tran en con­flic­to con los re­si­den­cia­les co­mo in­dus­trias que ma­ne­jan sus­tan­cias pe­li­gro­sas y tam­bién ge­ne­ra­rían es­pa­cios pú­bli­cos que ca­re­ce la ciu­dad.

“Hay que lo­ca­li­zar parques in­dus­tria­les fo­ca­li­za­dos en fun­ción de las ac­ti­vi­da­des y uso que ahí se den. Es una vi­sión que tie­ne que ser dis­cu­ti­da. Tam­bién se de­ben apro­ve­char los ser­vi­cios bá­si­cos pa­ra dar in­cen­ti­vos a los sec­to­res que de­ban ir a es­tos parques in­dus­tria­les”, ma­ni­fes­tó Eric Do­rre­jo.

Por otra par­te, Juan Mi­llet, en­car­ga­do del pro­yec­to Do­min­go Sa­vio y ur­ba­nis­ta, plan­tea que el cre­ci­mien­to “des­or­de­na­do horizontal” de la ciu­dad ha pro­vo­ca­do es­tos asen­ta­mien­tos ur­ba­nos e in­dus­tria­les en zo­nas no ade­cua­das pa­ra su es­ta­ble­ci­mien­to en am­bos ca­sos.

“La nor­ma­ti­va mu­ni­ci­pal que mar­que un pe­rí­me­tro al­re­de­dor de las in­dus­trias que no sean ocu­pa­dos por vi­vien­das. En la zo­na in­dus­trial de He­rre­ra hay per­so­nas que han ocu­pa­do las ace­ras y es­to se per­mi­te des­de los Ayun­ta­mien­tos”, re­fi­rió.

KELVIN MO­TA

La ma­yo­ría de las in­dus­trias es­tán ro­dea­das por zo­nas re­si­den­cia­les y sec­to­res muy po­pu­lo­sos.

KELVIN MO­TA

Exis­ten em­pre­sas de fa­bri­ca­ción de tex­ti­les y has­ta el en­va­sa­do de ali­men­tos, be­bi­das y com­bus­ti­bles.

KELVIN MO­TA

En otros lu­ga­res po­bla­cio­nes han in­va­di­do zo­nas in­dus­tria­les pau­la­ti­na­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.