Va­lle Nue­vo y mis con­fu­sio­nes

El Caribe - - Internacionales - CÉ­SAR NI­CO­LÁS PENSON PAULUS ce­sar­pen­[email protected]

No soy eco­lo­gis­ta ni per­te­nez­co a or­ga­ni­za­ción o gru­po al­guno, de los que se de­di­can a pro­te­ger el me­dioam­bien­te na­cio­nal. Me­nos ac­tuar co­mo fun­da­men­ta­lis­ta del me­dioam­bien­te, pe­ro soy un do­mi­ni­cano preo­cu­pa­do y con ple­na con­cien­cia, de có­mo des­trui­mos lo que a la ca­pri­cho­sa na­tu­ra­le­za le to­mó mi­les de años mo­de­lar y equi­li­brar. Mi edad y cir­cuns­tan­cias per­so­na­les, me per­mi­ten ser tes­ti­go de un mar­ca­do pro­ce­so de de­pre­da­ción y sos­te­ni­da de­gra­da­ción de mu­chos de los re­cur­sos na­tu­ra­les crio­llos. Va­lle Nue­vo, zo­na pa­ra­di­sia­ca, en­cum­bra­da en las al­tu­ras de la cor­di­lle­ra Cen­tral, con áreas per­te­ne­cien­tes a Cons­tan­za y San Jo­sé de Ocoa, es una zo­na pri­vi­le­gia­da, de frá­gil equi­li­brio eco­ló­gi­co, so­me­ti­da a una ex­plo­ta­ción agrí­co­la des­con­tro­la­da, con vi­si­bles da­ños y al­gu­nos, qui­zás, irre­ver­si­bles. Cuan­do Fran­cis­co Do­mín­guez Bri­to, en su pa­pel de Mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te, to­mó la va­lien­te de­ci­sión de de­te­ner la ex­plo­ta­ción agrí­co­la de una zo­na pro­te­gi­da y de­fi­ni­da en la ley que ri­ge la ma­te­ria, lo ha­cía pro­te­gien­do los in­tere­ses de los do­mi­ni­ca­nos en ge­ne­ral y no de unos po­cos que, da­da la per­mi­si­vi­dad an­ces­tral crio­lla, te­nían más de 40 años en esas la­bo­res. Un pá­rro­co de Cons­tan­za, de nor­te ex­tra­via- do, or­ga­ni­zó pro­tes­tas pa­ra de­fen­der a los cam­pe­si­nos des­pla­za­dos. Esos fue­ron asen­ta­dos en me­jo­res con­di­cio­nes de las que vi­vían en el par­que. A esos cam­pe­si­nos reales, no se les de­ja­ba sem­brar mien­tras que a unos po­cos te­rra­te­nien­tes, le da­ban luz ver­de pa­ra has­ta uti­li­zar equi­po pe­sa­do y ni si­quie­ra re­cu­rrir a la mano de obra dis­po­ni­ble, si no que in­tro­du­cían dia­ria­men­te de­ce­nas de hai­tia­nos. Pro­ba­ble­men­te los mis­mos que apro­ve­chan­do la es­ca­sa vi­gi­lan­cia, ocu­pa­ron áreas de los des­pla­za­dos. No se co­no­cen pro­tes­tas pre­vias de las con­di­cio­nes de in­jus­ti­cia so­cial en esas zo­nas, don­de la po­bre­za ha­bía em­pu­ja­do a unos cuan­tos do­mi­ni­ca­nos, por par­te de los que se con­vir­tie­ron en lue­go ac­ti­vis­tas de la “in­jus­ti­cias” de sa­car a los ocu­pan­tes de una zo­na pro­te­gi­da. Es un prin­ci­pio ele­men­tal que en esas zo­nas de ex­clu­sión, no pue­de ha­ber ac­ti­vi­dad hu­ma­na que afec­te su equi­li­brio eco­ló­gi­co. En El Va­lle de Ti­reo, Cons­tan­za, la zo­na de El Pa­ra­guas es un dra­má­ti­co ejem­plo de de­gra­da­ción ex­tre­ma y en cor­to tiem­po. La pre­sa de Pi­na­li­to no pue­de ge­ne­rar elec­tri­ci­dad más que en pe­rio­dos en que su pa­lan­ga­na”, re­co­ge agua su­fi­cien­te y no de for­ma per­ma­nen­te. Cuan­do se di­se­ñó la pro­duc­ción de agua era otra y la so­bre ac­ti­vi­dad agrí­co­la des­or­de­na­da, ha pro­du­ci­do es­te pre­vi­si­ble desas­tre. La po­lí­ti­ca me­dio am­bien­tal no pue­de cam­biar de ma­ne­ra ra­di­cal, de una ad­mi­nis­tra­ción a otra y to­ca­rá al Eje­cu­ti­vo fi­jar las ru­tas de ac­ción de un Mi­nis­te­rio de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra el fu­tu­ro na­cio­nal. La pro­duc­ción, de cual­quier ín­do­le, no es ma­te­ria de esa de­pen­den­cia es­ta­tal y sí el de­fen­der, pre­ser­var y res­ca­tar, la exis­ten­cia de los re­cur­sos con que la na­tu­ra­le­za do­tó a es­tas tie­rras de nues­tros amo­res.

El au­tor es em­pre­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.