Hoy más que nun­ca

El Caribe - - Estilo - GRE­CIA DE LEÓN gre­cia.por­tu­fa­mi­[email protected] PSI­CÓ­LO­GA

Ha­ce un tiem­po, re­gre­san­do en un vue­lo Ma­dri­dSan­to Do­min­go, me pu­se a ver una pe­lí­cu­la. La tra­ma de la mis­ma con­sis­tía en un jo­ven de al­re­de­dor de 30 años que in­ten­ta­ba se­cues­trar un tren, man­te­nien­do en uno de sus va­go­nes va­rios rehe­nes, su­ma­men­te ar­ma­do. En me­dio del sus­pen­so, te­nía una dis­yun­ti­va so­bre lo que ha­bía de­ci­di­do ha­cer, en com­bi­na­ción con el gru­po al que per­te­ne­cía, y el cho­que que le oca­sio­na­ron los pen­sa­mien­tos que fluían a su men­te acer­ca de to­do lo que su ma­má, des­de ni­ño, le ha­bía in­cul­ca­do. Na­ve­gan­do en el re­cuer­do, cuan­do las fra­ses de amor al pró­ji­mo, res­pe­tar a los de­más y una se­rie de va­lo­res mar­ti­lla­ban en su ca­be­za, és­te se fre­na­ba, y con ello se de­bi­li­ta­ba la in­ten­ción de agre­dir a cual­quie­ra de las per­so­nas. Du­ran­te to­do el nu­do de la pe­lí­cu­la, no ha­cía otra co­sa, mien­tras más ame­na­za­ba, que pen­sar en la for­ma amo­ro­sa en que la ma­dre le acon­se­ja­ba so­bre lo que era bueno o ma­lo. A me­di­da en que arre­cia­ba la si­tua­ción y se sen­tía aco­rra­la­do por el so­ni­do de las bo­ci­nas que le de­cían que se en­tre­gue, és­te, en su de­ses­pe­ra­ción por eje­cu­tar su plan y casi en­lo­que­ci­do, sin mos­trar te­mor por su pro­pia vi­da, gri­ta­ba por lo ge­ne­ral di­cien­do: “¡Ya, ya, ma­má, ya! ¡¿Por qué no pue­do de­jar de pen­sar en lo que me en­se­ñas­te y las­ti­mar­los?!”, has­ta el pun­to en que de­ci­dió, sin mos­trar ja­más mie­do a lo que le pu­die­ran ha­cer las au­to­ri­da­des, en­tre­gar­se, ex­pre­san­do con gri­tos de­ses­pe­ra­dos que no po­día ha­cer­lo y pi­dién­do­le per­dón a su ma­má, qui­zás ya muer­ta, por lo que in­ten­ta­ba ha­cer.

Sem­brar va­lo­res cues­ta, ya que es mu­cho lo que hay que co­rre­gir­les a los hi­jos, es­pe­cial­men­te en la ac­tua­li­dad, don­de apa­ren­te­men­te to­do es per­mi­ti­do, de for­ma tal que las per­so­nas se me acer­can, es­pe­cial­men­te ma­dres con niños pe­que­ños, por to­das las du­das que tie­nen acer­ca de la edu­ca­ción en la fa­mi­lia. He que­ri­do ci­tar es­te ejem­plo, aun­que es de una pe­lí­cu­la, no fue real, in­ten­tan­do mos­trar el pe­so que tie­ne en la vi­da ya adul­ta lo que se apren­de den­tro del ho­gar. Man­te­ner va­lo­res y re­glas fir­mes en nues­tras fa­mi­lias, con va­lo­res cris­tia­nos, éti­cos y mo­ra­les, pe­ro, so­bre to­do, con lo que in­sis­to siem­pre es la fuer­za prin­ci­pal con la cual po­dre­mos cam­biar y res­ca­tar to­do lo que se ha per­di­do, el amor. No te can­ses de en­se­ñar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.