Guar­dar mo­to­res en pa­tios, nue­vo ne­go­cio in­for­mal en Hi­güey

El Tiempo - - PORTADA - Pa­tri­cia He­re­dia phe­re­[email protected]­to­ra­ba­va­ro.com

HI­GÜEY. Na­die sa­be cuán­tos ne­go­cios in­for­ma­les de guar­de­rías de mo­to­res hay en es­te mu­ni­ci­pio. No exis­te un re­gis­tro ofi­cial de la can­ti­dad que exis­ten, y por eso no hay quien las re­gu­le ni las su­per­vi­se.

So­lo se sa­be que es­tán ubi­ca­das en los lu­ga­res don­de se par­quean las gua­guas del tras­por­te tu­rís­ti­co, pues son los em­plea­dos de es­te sec­tor quie­nes han da­do ca­bi­da a es­ta nue­va mo­da­li­dad de ac­ti­vi­da­des del co­mer­cio in­for­mal. Es­to así, ya que a mu­chas de las per­so­nas que la­bo­ran pa­ra esa zo­na les sa­le más prác­ti­co y eco­nó­mi­co mo­vi­li­zar­se en sus mo­to­ci­cle­tas y de­jar­las cui­da­das en un lu­gar de es­tos.

Es­tas es­ta­cio­nes de vehícu­los de dos go­mas es­tán ubi­ca­das en dis­tin­tos pun­tos del mu­ni­ci­pio, es­pe­cial­men­te en las áreas por don­de tran­si­ta el tras­por­te ho­te­le­ro, y las ca­lles pa­ra­le­las o ale­da­ñas a es­tas, que tie­ne co­mo ru­ta es­ta­ble­ci­da tran­si­tar las vías Her­ma­nos Tre­jo, La­gu­na Lla­na, ave­ni­da Li­ber­tad, en­tre otras, pe­ro es­tán dis­tri­bui­dos en di­ver­sos pun­tos.

Es­tas guar­de­rías se pue­den en­con­trar en el sec­tor Sá­vi­ca, en es­pe­cial por el po­li­de­por­ti­vo, en la ca­lle Jo­sé Au­di­lio, en la Hi­gua­na­má, y en al­gu­nas áreas del ba­rrio Juan Pa­blo Duar­te y en otros trayectos por don­de cir­cu­lan las gua­guas ama­ri­llas, co­mo son co­mún­men­te co­no­ci­das es­te ti­po de trans­por­te ho­te­le­ro. Por esos pre­dios hay unos cin­co de es­tos ne­go­cios, ubi­ca­dos a po­ca dis­tan­cia una de otras.

Car­los Fer­nán­dez, quien guar­da su vehícu­lo en una de es­tas em­pre­sas, ma­ni­fes­tó que pa­ga 50 pe­sos dia­rio a ve­ces, pe­ro que le sa­le me­jor pa­gar­los quin­ce­nal, que son 300 pe­sos.

Di­jo que lo guar­da ahí por­que se los cui­dan y es­tán dis­po­ni­bles a cual­quier ho­ra cuan­do se va a tra­ba­jar, y a su re­gre­so, y que has­ta aho­ra no ha pre­sen­ta­do pro­ble­mas en ese lu­gar. Ade­más, sos­tu­vo que es­to le sa­le más eco­nó­mi­co que pa­gar un mo­to­con­cho a tem­pra­nas ho­ras de la ma­dru­ga­da o de la no­che, y tam­bién es mas se­gu­ro pa­ra él.

Un ne­go­cio ren­ta­ble

El se­ñor Daniel San­ta­na, due­ño de la guar­de­ría de mo­to­res El Tron­co Ver­de, di­jo que al ver las gua­guas del tras­por­te que lle­van los em­plea­dos pa­ra los ho­te­les pa­ra­das cer­ca de su ca­sa, vio la opor­tu­ni­dad de un ne­go­cio vin­cu­la­do a es­ta co­yun­tu­ra.

Sos­tu­vo que em­pe­zó guar­dan­do los mo­to­res a 50 pe­sos, lue­go a 100 y des­pués 150, pe­ro aho­ra el que más caro lo guar­da es él, con un cos­to en­tre $300 y 400 pe­sos quin­ce­na­les. Di­jo que es una cuo­ta fi­ja y que per­ma­ne­cen guar­da­dos en­tre 12 y 14 ho­ras o más.

“No lo guar­do a me­nos (di­ne­ro), por­que es el pre­cio que es­ta­blez­co por el ser­vi­cio que ofrez­co; ya aquí nos res­pon­sa­bi­li­za­mos por el vehícu­lo; no se ro­ba ga­so­li­na. En la ma­yo­ría de los par­queos re­co­gen la ga­so­li­na; si se le rom­pe al­gu­na pie­za se le pa­ga, y si hay al­gún ac­ci­den­te o cual­quier co­sa, te­ne­mos cá­ma­ra de se­gu­ri­dad, ade­más de nue­ve em­plea­dos que vi­gi­lan los mo­to­res du­ran­te el día y la no­che”, ex­te­rio­ri­zó San­ta­na. Di­jo que no tie­nen un es­ti­ma­do de la can­ti­dad de mo­to­ci­cle­tas que guar­dan, por­que de­pen­de de la tem­po­ra­da, ya que en la ba­ja, co­mo aho­ra, guar­dan en­tre 600 y 700 mo­to­ci­cle­tas, y en las al­tas han lle­ga­do has­ta 1,000.

Sus­ten­tó que cuan­do en­tra un mo­tor por pri­me­ra vez co­gen sus da­tos, lo re­gis­tran y le asig­nan un có­di­go a ca­da uno, don­de se les co­lo­ca el nú­me­ro y el có­di­go de ba­rra, lo que les per­mi­te te­ner un con­trol de los que en­tran y sa­len.

Ini­cia­ti­va de una aso­cia­ción

San­ta­na in­di­có que ha te­ni­do va­rias reunio­nes con due­ños de par­queos pa­ra cons­ti­tuir una aso­cia­ción, por­que hay clien­tes que du­ran tres o cua­tro quin­ce­nas sin pa­gar y lue­go van y se ins­cri­ben en otra guar­de­ría por 200 pe­sos. Se­ña­ló que eso im­pli­ca una pér­di­da eco­nó­mi­ca pa­ra ellos, pe­ro que si es­tán aso­cia­dos el clien­te no po­drá ir­se a otra guar­de­ría, por­que ten­drán un sis­te­ma que los re­gis­tra­rá.

Co­men­tó que en la ciu­dad ha con­ta­do 27 par­queos, pe­ro que hay mu­chos pa­tios de ca­sas de fa­mi­lias que guar­dan es­tos vehícu­los, pe­ro ale­ga que no tie­nen nom­bre y no sa­be si al­guno de ellos es­tá re­gis­tra­do. El pro­yec­to de or­ga­ni­zar­se tam­bién con­tem­pla re­gis­trar­se pa­ra que a los em­plea­dos se les pue­da dar se­gu­ros mé­di­cos y pres­ta­cio­nes la­bo­ra­les, así co­mo tam­bién pro­te­ger­se en­tre ellos.

El se­ñor Ra­fael Ji­mé­nez, due­ño del par­queo Gran­des Li­gas, quien tie­ne prác­ti­ca­men­te cua­tro años con es­te ne­go­cio, de­ta­lló que se ini­ció en el mis­mo por­que ob­ser­vó que es un ti­po de ofi­cio que da re­sul­ta­dos o be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, y que no tie­ne que ha­cer mu­cha in­ver­sión.

Ex­pu­so que si es dia­rio co­bra 30 pe­sos, si ama­ne­cen 50 y 250 si es quin­ce­nal. Tam­bién, in­for­mó que los ne­go­cios co­bran de­pen­dien­do del ti­po de es­truc­tu­ra y de lo que le ofrez­can al clien­te.

En cuan­to a la se­gu­ri­dad, co­men­tó que él vi­ve pen­dien­te a su ne­go­cio, que tie­ne gen­te vi­gi­lan­do ade­más de él, y que no le gus­ta dar ti­ques, por­que cual­quie­ra pue­de ir a bus­car­lo con ese pa­pel. Por es­ta ra­zón, se­ña­la que en­tre­ga el mo­tor so­la­men­te al due­ño, y que pa­ga cual­quier pie­za que se le rom­pa en el ne­go­cio.

Enun­ció que tie­ne al­re­de­dor de 160 clien­tes, de­pen­dien­do de la

tem­po­ra­da, y que sus in­gre­sos son equi­va­len­tes a la can­ti­dad de vehícu­los re­ci­bi­dos.

Es­pe­cia­lis­tas

El es­pe­cia­lis­ta en fi­nan­zas, Frank Ma­rre­ro, di­jo que la ini­cia­ti­va de las guar­de­rías de mo­to­res es un emprendimiento de al­gu­nas per­so­nas que es­tán bus­can­do la ma­ne­ra de agen­ciar­se re­cur­sos eco­nó­mi­cos por es­ta vía in­for­mal.

“Lo veo muy im­por­tan­te, por­que con la si­tua­ción que hay con los ro­bos de mo­to­ci­cle­tas es­to vie­ne a lle­nar un va­cío de se­gu­ri­dad en la po­bla­ción que uti­li­za es­te ti­po de ne­go­cios, pues los em­plea­dos ho­te­le­ros pue­den de­jar tran­qui­la­men­te sus vehícu­los cuan­do se di­ri­gen a tra­ba­jar”, ma­ni­fes­tó Ma­rre­ro.

Ex­pli­có que aun­que ese ti­po de ne­go­cio es in­for­mal no se le pue­de con­si­de­rar una pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sa, por­que pa­ra ello de­ben es­tar de­bi­da­men­te re­gis­tra­dos en la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Im­pues­tos Internos (DGII). Y ade­más es­tas em­pre­sas an­dan en un ran­go de ca­pi­tal de tra­ba­jo, y que los lu­ga­res que se usan co­mo es­ta­ble­ci­mien­to son ca­sas, mar­que­si­nas y pa­tios.

Co­men­tó que no tie­ne co­no­ci­mien­to de que se ha­ya rea­li­za­do al­gu­na ac­ción pa­ra re­gu­la­ri­zar es­te ti­po de ne­go­cios que va en cre­ci­mien­to, y que quien tie­ne que ha­cer­lo son en­ti­da­des es­ta­ta­les co­mo la DGII, la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, y la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Pro­pie­dad In­te­lec­tual (Ona­pi).

Sos­tu­vo que pa­ra es­tas con­si­de­rar­se em­pre­sas de­ben te­ner un ca­pi­tal au­to­ri­za­do, un re­gis­tro mer­can­til, nom­bre de la pro­pie­dad in­te­lec­tual y su Re­gis­tro Na­cio­nal de Con­tri­bu­yen­te (RNC). Igual­men­te, es­tar cons­ti­tui­do co­mo com­pa­ñía, cu­yo cos­to os­ci­la en­tre 17 mil y 30 mil pe­sos.

En tan­to que el ex­per­to en tu­ris­mo, Fe­liz Viz­caíno, ex­pli­có que ese sec­tor em­plea a mu­chas per­so­nas que re­si­den en Hi­güey, quie­nes de­ben tras­la­dar­se a la zo­na ho­te­le­ra de Bá­va­ro y Pun­ta Cana y usan guar­de­ría de mo­to­res, que es un nue­vo ti­po de ne­go­cio que exis­te aquí y en po­cas otras pro­vin­cias.

Re­sal­tó que mu­chas fa­mi­lias tie­nen su sus­ten­to en es­te nue­vo mo­de­lo de ne­go­cios que ha sur­gi­do, pro­duc­to de la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca, y de un me­dio de tras­por­te efi­cien­te, mo­derno y or­ga­ni­za­do que pue­da tras­por­tar a los tra­ba­ja­do­res de la zo­na tu­rís­ti­ca de for­ma se­gu­ra y eco­nó­mi­ca.

Viz­caíno en­tien­de que las guar­de­rías de mo­to­res son par­te de los efec­tos mul­ti­pli­ca­do­res del tu­ris­mo, y de­ben ser re­gu­la­ri­za­das por el Es­ta­do a tra­vés de los di­fe­ren­tes or­ga­nis­mos pro­pios del sec­tor, don­de se en­mar­que es­te ac­cio­nar in­for­mal de la eco­no­mía.

Área don­de se ubi­can los mo­to­res en la guar­de­ría Gran­des Li­gas.

Ra­fael Ji­mé­nez, due­ño del Par­queo Gran­des Li­gas

Fe­liz Viz­caíno, ex­per­to en tu­ris­mo..

Frank Ma­rre­ro, es­pe­cia­lis­ta en fi­nan­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.