Pu­tin po­dría sa­car ven­ta­jas si EE.UU. san­cio­na a Ara­bia por ca­so Khas­hog­gi

El Tiempo - - INTERNACIONAL - Fuen­te Ex­ter­na re­dac­[email protected]­to­ra­ba­va­ro.com

FLO­RI­DA. La des­apa­ri­ción y pro­ba­ble ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta sau­dí Ja­mal Khas­hog­gi se ha con­ver­ti­do en un ca­so que po­dría ter­mi­nar be­ne­fi­cian­do al pre­si­den­te Vla­dí­mir Pu­tin, a quien en Oc­ci­den­te tam­bién le acu­san de es­tar de­trás de nu­me­ro­sos ase­si­na­tos y del in­ten­to de en­ve­ne­na­mien­to en Sa­lis­bury del ex agen­te so­vié­ti­co, Ser­guéi Skri­pal, y su hi­ja, el pa­sa­do mes de mar­zo.

Un re­por­ta­je del dia­rio www. hoy.es se­ña­la que una de las me­di­das que Riad con­tem­pla an­te po­si­bles san­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos es re­for­zar la to­da­vía in­ci­pien­te re­la­ción que man­tie­ne con Mos­cú. El jue­ves, en el mar­co del lla­ma­do Club In­ter­na­cio­nal de De­ba­te de Val­dái ce­le­bra­do en So­chi, Pu­tin di­jo que no hay que «apre­su­rar­se» a ex­traer con­clu­sio­nes so­bre lo su­ce­di­do con Khas­hog­gi. «Te­ne­mos que es­pe­rar a ver los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción», aña­dió.

Se­gún sus pa­la­bras, «di­cen que el ase­si­na­to ocu­rrió en Es­tam­bul, pe­ro no han pre­sen­ta­do prue­bas. No sa­be­mos lo que pa­só real­men­te». La som­bra del má­xi­mo di­ri­gen­te ru­so se pro­yec­ta to­da­vía so­bre so­na­dos ase­si­na­tos co­mo el de la re­por­te­ra, An­na Po­lit­kóv­ka­ya, o el ex agen­te Ale­xán­der Lit­vi­nen­ko, en­tre otros mu­chos.

El je­fe del Krem­lin cree ade­más que Was­hing­ton «tie­ne cier­ta res­pon­sa­bi­li­dad en lo su­ce­di­do », ya que el pe­rio­dis­ta «vi­vía allí». «¿Y va­mos a dar pa­sos pa­ra es­tro­pear las re­la­cio­nes?» con Ara­bia Sau­dí, se pre­gun­tó, sub­ra­yan­do que «si al­guien sa­be lo que pa­só, es­pe­ro que pre­sen­te prue­bas».

Pu­tin se­ña­ló que so­lo en tal ca­so su país «da­rá pa­sos» con­cre­tos. «A no­so­tros nos han acu­sa­do de em­plear ar­mas quí­mi­cas -en el ca­so Skri­pal- y nos han apli­ca­do san­cio­nes sin nin­gu­na prue­ba».

Ru­sia y Ara­bia Sau­dí eran enemi­gos irre­con­ci­lia­bles has­ta ha­ce muy po­co. Riad dio apo­yo a los mu­yahi­di­nes af­ga­nos en su lu­cha con­tra la tro­pas so­vié­ti­cas y tam­bién a los se­pa­ra­tis­tas che­che­nos du­ran­te las dos gue­rras que man­tu­vie­ron con el Ejér­ci­to ru­so. Ade­más, Ru­sia ha acu­sa­do siem­pre a los sau­díes de fi­nan­ciar el te­rro­ris­mo is­lá­mi­co a ni­vel glo­bal.

Aho­ra, sin em­bar­go, las co­sas han cam­bia­do. En un con­tex­to en el que la in­fluen­cia del Krem­lin es ca­da vez más pa­ten­te en

Orien­te Pró­xi­mo.

Bla­di­mir Pu­tin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.