¡Es­to de­be pa­rar ya!

El Tiempo - - OPINIÓN -

LEl de­ce­so de un ser hu­mano re­sul­ta siem­pre un he­cho di­fí­cil de asi­mi­lar, aun­que se tra­te de una reali­dad inevi­ta­ble, por­que quie­nes par­ten al mun­do de los muer­tos son se­res ama­dos por pa­rien­tes y ami­gos, quie­nes se que­dan con una es­te­la de do­lor mez­cla­do con re­cuer­dos y vi­ven­cias que se­rán irre­pe­ti­bles.

Pe­ro cuan­do la muer­te trá­gi­ca to­ca las puer­tas de una fa­mi­lia, ese do­lor se ele­va a la má­xi­ma po­ten­cia. Re­sul­ta inaceptable sa­ber que al­guien se atri­bu­yó el de­re­cho su­pre­mo de qui­tar­le la vi­da a un se­me­jan­te.

Y es ese su­fri­mien­to es­pan­to­so el que en es­te mo­men­to inun­da a los hi­jos, es­po­sa, pa­dres, her­ma­nos y ve­ci­nos del abo­ga­do San­tos Ce­de­ño, a quien unos pis­to­le­ros ma­ta­ron a ti­ros la tar­de del pa­sa­do miér­co­les, por ra­zo­nes que has­ta el cie­rre de la pre­sen­te edi­ción era in­ves­ti­ga­da por la Po­li­cía de La Ro­ma­na.

¿Qué mo­ti­vo tan po­de­ro­so pue­de mo­ver a al­guien pa­ra dis­po­ner del bien más va­lio­so que pue­da exis­tir, la vi­da? ¿Por qué ocu­rren es­tas co­sas en una so­cie­dad que se asu­me ci­vi­li­za­da? ¿Has­ta qué pun­to se­gui­rá as­cen­dien­do la es­pi­ral de vio­len­cia que sa­cu­de la si­mien­te de la so­cie­dad do­mi­ni­ca­na por ca­da rin­cón de su an­gos­ta geo­gra­fía?

Pa­ra ma­la for­tu­na, nin­gu­na de es­tas pre­gun­tas tie­nen res­pues­tas que pue­dan cal­mar la an­gus­tia de ciu­da­da­nos que ha­ce mu­cho re­nun­cia­ron in­clu­so a sen­tar­se en­fren­te de sus ca­sas, por te­mor a que un mi­nu­to de ar­mo­nía ter­mi­ne en una eter­na ago­nía.

San­tos Ce­de­ño, un pro­fe­sio­nal del De­re­cho y de quien se di­ce era pas­tor de Igle­sia cris­tia­na, fue sor­pren­di­do por unos hom­bres que lo ata­ca­ron cuan­do pa­sa­ba a re­co­ger un hi­jo al co­le­gio.

Ca­da día, ca­da ins­tan­te, en cual­quier lu­gar se re­por­tan muer­tes si­mi­la­res, de for­ma vio­len­ta y sal­va­je. La gen­te an­da con re­ce­lo en las ca­lles, por­que se re­sis­te a mo­rir de ma­nos de des­al­ma­dos que desafían, de ma­ne­ra fran­ca y abier­ta, a las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles de ga­ran­ti­zar or­den y se­gu­ri­dad.

La so­cie­dad do­mi­ni­ca­na ne­ce­si­ta y re­cla­ma un es­pa­cio de res­pi­ro en me­dio de tan­tas no­ti­cias in­faus­tas. ¿Quién le de­vuel­ve la vi­da a es­te pro­fe­sio­nal? ¿Qué de­cir­le a su fa­mi­lia, a sus hi­jos, que no ve­rán ja­más a su pa­dre lle­gar a ca­sa? ¿Có­mo re­ver­tir lo irre­ver­si­ble?

Ese ‘bas­ta ya’ a las muer­tes vio­len­tas es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos. Sen­tar­nos a es­pe­rar so­lu­ción no es una bue­na idea, mien­tras los ma­los se adue­ñan de la tran­qui­li­dad y la cer­ti­dum­bre de mi­llo­nes de do­mi­ni­ca­nos. Es­to de­be pa­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.