CHIS­PAS

El Tiempo - - ESPEJO DE EL TIEMPO -

EL MER­CA­DO

Hay si­tua­cio­nes que obli­gan a pen­sar que la po­bla­ción de Hi­güey es­tá huér­fa­na de au­to­ri­da­des. Y una de esas oca­sio­nes es cuan­do mi­ra­mos las con­di­cio­nes en las que se en­cuen­tra el mer­ca­do mu­ni­ci­pal de es­ta ciu­dad. Las con­di­cio­nes tras­cien­den has­ta lo que se pue­da con­si­de­rar co­mo an­ti­hi­gié­ni­co, par­tien­do de que es un lu­gar de­di­ca­do al ex­pen­dio de di­ver­sos pro­duc­tos co­mes­ti­bles.

AC­TUAR RÁ­PI­DO

La Al­cal­día y el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca de­ben po­ner­se de acuer­do so­bre cuál po­dría ser el plan que de­fi­ni­ti­va­men­te le da­ría las con­di­cio­nes de hi­gie­ne ne­ce­sa­rias pa­ra el mer­ca­do mu­ni­ci­pal de hi­güey. No se jus­ti­fi­ca que ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia es­te lu­gar ope­ra de for­ma tan re­pug­nan­te.

NAVEGAMOS EN LAS CA­LLES

Y a pro­pó­si­to de des­or­den en Hi­güey. En es­ta ciu­dad son va­rias las ca­lles que se inun­dan cuan­do el cie­lo nos ben­di­ce con un po­co de agua. Sin lu­gar a exa­ge­ra­ción, cuan­do llue­ve, hay vías en las que po­de­mos na­ve­gar en bar­co, ya­te o ca­noa.

NEGLIGENCIA

Es­ta si­tua­ción evi­den­cia que no hay un dre­na­je que fun­cio­ne en es­ta ciu­dad, y sin con­tar que en al­gu­nos sec­to­res aun sin llo­ver sus re­si­den­tes no aguan­tan el he­dor de las aguas que cir­cu­lan por el fren­te de sus ca­sas. Es­to de­be pa­rar ya, an­tes de que ex­plo­te un bro­te de en­fer­me­da­des que en­ton­ces obli­gue a los to­ma­do­res de de­ci­sio­nes a mi­rar pa­ra don­de vi­ve la gen­te po­bre y eter­na­men­te ol­vi­da­da.

INACEPTABLE

La Ro­ma­na si­gue dan­do de qué ha­blar, y la­men­ta­ble­men­te no por na­da bueno. La muer­te del a un abo­ga­do de quien se di­ce era pas­tor de una igle­sia cris­tia­na po­ne de nue­vo en el ta­pe­te la si­tua­ción de vio­len­cia a gran es­ca­la que vi­ve esa pro­vin­cia tu­rís­ti­ca.

QUÉ HA­CER

Las fuer­zas vi­vas de La Ro­ma­na de­ben po­ner­se a tra­ba­jar sin de­mo­ra en un plan con­jun­to ca­paz de po­ner­le freno a quie­nes se em­pe­ñan en em­pa­ñar la ima­gen de una pro­vin­cia la­bo­rio­sa, lle­na de gen­te bue­na. An­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.