¿Qué nos es­tá pa­san­do?

El Tiempo - - OPINIÓN -

He es­ta­do ob­ser­van­do con agu­de­za, asom­bro y es­tu­por, el pro­ce­der de los se­res hu­ma­nos hoy en día. ¿Qué nos es­tá pa­san­do? La ig­no­ran­cia, el des­co­no­ci­mien­to, la ilo­gi­ci­dad, la es­tu­pi­dez, el de­sen­fa­do, el mal gus­to, no eran as­pec­tos a re­sal­tar. To­do lo con­tra­rio, eran ocul­ta­dos. Re­cuer­do que cuan­do una per­so­na no sa­bía mu­cho de le­tras, así de­cían, bus­ca­ba a una per­so­na en­ten­di­da, así tam­bién le lla­ma­ban, pa­ra que le hi­cie­ra una car­ta. Los fi­nos mo­da­les eran cul­ti­va­dos y apre­cia­dos. La cien­cia, la li­te­ra­tu­ra, la poe­sía, el co­no­ci­mien­to, con­si­de­ra­dos co­mo po­se­sio­nes ex­qui­si­tas.

Hoy ve­mos es­tu­pe­fac­tos, có­mo los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ra­dia­les, te­le­vi­si­vos, es­cri­tos y las re­des so­cia­les, han si­do inun­da­dos por per­so­nas, cu­yo úni­co afán es dar a co­no­cer su des­co­no­ci­mien­to. Es re­ve­lar con or­gu­llo su pé­si­ma es­cri­tu­ra. Es ofen­der de ma­ne­ra des­pia­da­da a los de­más. Es fal­tar el res­pe­to a los otros. Es ma­ni­fes­tar su mal gus­to, y bur­lar a quie­nes se es­fuer­zan por cre­cer en co­no­ci­mien­to tan­to in­te­rior co­mo ex­te­rior. En de­fi­ni­ti­va, es un es­fuer­zo des­co­mu­nal por des­pre­ciar la par­te más ex­cel­sa y crea­ti­va del ser hu­mano: la cul­tu­ra.

A ve­ces pien­so que es­ta­mos en pre­sen­cia de “la re­be­lión de la ig­no­ran­cia”. El des­qui­te de quie­nes no pue­den o no quie­ren cul­ti­var­se. La venganza con­tra los que tra­tan de ha­blar bien. Pen­sar ló­gi­ca­men­te. Es­cri­bir co­rrec­ta­men­te. Apren­der de quie­nes han cre­ci­do más. En fin, apro­piar­se de lo me­jor de la hu­ma­ni­dad, pa­ra ser me­jo­res se­res hu­ma­nos, y re­fi­nar su gus­to.

Es­ta­mos en pre­sen­cia de un em­bru­te­ci­mien­to co­lec­ti­vo, don­de el que más es­fuer­zo ha he­cho por pu­lir­se y desa­rro­llar­se, de­be ca­llar. Y el ca­na­lla, es el que tie­ne la pa­la­bra. La des­ca­li­fi­ca­ción per­so­nal es­tá a la or­den del día. El de­cir a bo­ca lle­na a mí no me gus­ta leer, o nun­ca he leí­do un li­bro es un or­gu­llo, en vez de una des­hon­ra. Es la re­van­cha del des­co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.