El pé­sa­me

El Tiempo - - VARIEDADES - Al­ma Julián

El pé­sa­me es la ma­ni­fes­ta­ción con que se de­mues­tra a una per­so­na el sen­ti­mien­to que se tie­ne de pe­na o aflic­ción con mo­ti­vo del fa­lle­ci­mien­to de un fa­mi­liar, ami­go o per­so­na de su en­torno más cer­cano. Un pé­sa­me pue­de dar­se, prin­ci­pal­men­te de dos for­mas y en nues­tra cul­tu­ra son las más usa­das: Pé­sa­me pre­sen­cial, que es la for­ma más ha­bi­tual.

Se acu­de al ve­la­to­rio o ca­sa do­lien­te y se ex­pre­sa en per­so­na nues­tras con­do­len­cias a los fa­mi­lia­res. Tam­bién se acos­tum­bra a te­ner un li­bro de fir­mas y una ur­na pa­ra de­po­si­tar las tar­je­tas, las cua­les les sir­ve a los fa­mi­lia­res de di­fun­to pa­ra dar las gra­cias en fe­chas pos­te­rio­res.

En fun­ción del nú­me­ro de tar­je­tas se dan las gra­cias en par­ti­cu­lar, o se ha­ce por un me­dio de co­mu­ni­ca­ción pa­ra mos­trar el agra­de­ci­mien­to a las mues­tras de con­do­len­cia re­ci­bi­das. Pé­sa­me a dis­tan­cia, cuan­do por di­ver­sos mo­ti­vos, no nos en­con­tra­mos en el lu­gar del ve­la­to­rio o no po­de­mos lle­gar a tiem­po, po­de­mos dar el pé­sa­me de for­ma ver­bal por te­lé­fono, o de for­ma es­cri­ta, que pue­de ser me­nos di­rec­ta pe­ro más ele­gan­te.

Ade­más, una lla­ma­da pue­de mo­les­tar o no ser muy opor­tu­na en un día con tan­to afán. Se agra­de­ce que sea rá­pi­do al mo­men­to de dar las con do­len­cias a los fa­mi­lia­res, evite en­tre­te­ner de­más, re­cuer­de que hay otras per­so­nas que quie­ren ex­pre­sar su sen­tir y si no sa­be que de­cir, acom­pa­ñe un abra­zo con al­gu­nas ex­pre­sio­nes bas­tan­te uti­li­za­das en es­tos ca­sos: “Mi más sen­ti­do pé­sa­me”, “le acom­pa­ño en su do­lor”, “sien­to la pér­di­da de...”, “le acom­pa­ño en el sen­ti­mien­to”. Cual­quier fór­mu­la cor­ta y sen­ti­da, se­rá siem­pre una mues­tra de ca­ri­ño ha­cia los fa­mi­lia­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.