Moon Pa­la­ce, im­po­si­ción de po­der

El Tiempo - - OPINIÓN -

Por dé­ca­das, el em­pre­sa­ria­do del sec­tor Tu­ris­mo ha man­te­ni­do una im­por­tan­te cor­dia­li­dad con los go­bier­nos de turno y, so­bre to­do, con los mi­nis­tros que en­ca­be­zan esa car­te­ra. Bien sa­bi­do es que, aun cuan­do ha ha­bi­do pun­tos de vis­ta di­ver­gen­tes en mo­men­tos de­ter­mi­na­dos, no han si­do la ra­zón pa­ra la im­po­si­ción.

Es­te es el ca­so del ini­cio de los tra­ba­jos del com­ple­jo Moon Pa­la­ce, que en su pro­pues­ta con­tem­pla la cons­truc­ción de dos to­rres de 18 ni­ve­les de al­tu­ra, lo que rom­pe con el or­de­na­mien­to tu­rís­ti­co que por más de cua­tro dé­ca­das ha otor­ga­do el éxi­to a ni­vel del mun­do al des­tino Pun­ta Ca­na.

Des­de que co­men­zó a ha­blar­se de ese pro­yec­to, los hoteleros emi­tie­ron su desacuer­do al Go­bierno. Hu­bo reunio­nes y ma­ni­fes­ta­cio­nes de en­ten­di­mien­tos, pe­ro eso nun­ca bas­tó. El mis­mo mi­nis­tro de Tu­ris­mo, Fran­cis­co Ja­vier Gar­cía, se ha de­ja­do evi­den­ciar co­mo uno de los in­ter­me­dia­rios pa­ra la reali­dad de esa obra de in­fra­es­truc­tu­ra, con­vir­tién­do­se en juez y par­te, no co­mo el ente re­gu­la­dor de la in­dus­tria que ma­yor apor­te eco­nó­mi­co ha­ce a la na­ción.

El mis­mo mi­nis­tro Gar­cía Fer­nán­dez des­co­no­ció y dio la es­pal­da al sec­tor em­pre­sa­rial na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal que por tan­tos años ha apos­ta­do por el des­tino que más di­vi­sas pro­du­ce en ese ru­bro de la eco­no­mía.

Y nos pre­gun­ta­mos: ¿A ra­zón de qué? Esa se­rá una in­te­rro­gan­te que só­lo el mi­nis­tro po­dría res­pon­der, ya que cin­co días an­tes, en lo que to­da La Al­ta­gra­cia re­co­no­ce, hi­zo una vi­si­ta a la ciu­dad de Hi­güey, ves­ti­da de un anun­cio de in­ver­sión.

Las ra­zo­nes se­rán de fuer­za. No se­re­mos ca­pa­ces de res­pon­der­las, pe­ro son tan “va­lio­sas”, que re­ci­bie­ron el es­pal­da­ra­zo del pri­mer man­da­ta­rio de la na­ción, el pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na.

El vir­tual dis­gus­to que se evi­den­cia en­tre los hoteleros de Pun­ta Ca­na-Bá­va­ro con el Go­bierno, de­be ser mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción, aun­que des­de las mis­mas es­fe­ras del po­der no se per­ci­ba, pe­ro que a fu­tu­ro po­dría de­jar se­cue­las que des­fa­vo­rez­can el que con­ti­núe el flo­re­ci­mien­to de un mo­de­lo que ha con­ver­ti­do en exi­to­sa la in­dus­tria tu­rís­ti­ca en el Es­te de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Aun­que des­de ya los hoteleros han in­coa­do un re­cur­so le­gal en con­tra de las to­rres de Ma­cao, lo ideal es que se pro­duz­ca un en­ten­di­mien­to, en don­de no sal­ga afec­ta­do el prin­ci­pal po­lo tu­rís­ti­co del país y de la re­gión del Ca­ri­be, el des­tino Pun­ta Ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.