Pien­sa an­tes de gas­tar tu do­ble

El Tiempo - - OPINIÓN - fma­rre­ro­mie­[email protected] Frank Ma­rre­ro

"Nun­ca gas­tes el di­ne­ro an­tes de ga­nar­lo”, Se cal­cu­la que el 30 por cien­to de la gen­te gas­ta más de lo que ga­na. In­clu­so los que creen ser or­ga­ni­za­dos en sus fi­nan­zas, tam­bién caen en la ten­ta­ción y cuan­do me­nos pien­san es­tán en­deu­da­dos.

Es­tu­dios re­cien­tes han re­fle­ja­do que lo que lle­va la gen­te a caer en ex­ce­sos ad­mi­nis­tran­do su di­ne­ro es pro­duc­to de im­pul­sos psi­co­ló­gi­cos, emo­cio­na­les. Por ejem­plo, pa­ra las per­so­nas es mu­cho más fá­cil vi­sua­li­zar el di­ne­ro que van a re­ci­bir que los gas­tos que de­ben asu­mir. Por es­ta ra­zón no ha­cen pre­su­pues­tos rea­lis­tas ni tie­nen fon­dos de emer­gen­cias. De ahí que com­pren co­sas por en­ci­ma de su ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra lo que los lle­va a em­pe­ñar el suel­do si­guien­te pa­ra sol­ven­tar gas­tos ines­pe­ra­dos. Te acon­se­ja­mos te­ner tus aho­rros y ajus­tar­se es­tric­ta­men­te a un pre­su­pues­to.

Al­gu­nos creen que to­do se va a arre­glar con un au­men­to sa­la­rial. “Ca­si to­dos pien­san en cuán­to di­ne­ro van a ga­nar den­tro de unos años pe­ro no le pres­tan aten­ción a la can­ti­dad de di­ne­ro que van a gas­tar mien­tras ese día lle­ga”, Las emo­cio­nes tam­bién in­ter­fie­ren en las fi­nan­zas de las per­so­nas.

“To­dos los días convivimos con ale­grías, mie­dos, celos, en­vi­dias, y otros sen­ti­mien­tos que con­di­cio­nan nues­tras de­ci­sio­nes”. En efec­to, un es­tu­dio rea­li­za­do con 4.500 per­so­nas en Ho­lan­da afir­ma que las per­so­nas fe­li­ces aho­rran más, tien­den a ser más pre­ca­vi­das con el gas­to y a te­ner ma­yor vi­sión pa­ra pro­yec­tar sus fi­nan­zas a lar­go pla­zo. La gen­te in­fe­liz, por el con­tra­rio, tien­de a de­rro­char el di­ne­ro.

Otras per­so­nas tien­den a dar­se los fa­mo­sos gus­ti­cos cuan­do sien­ten que han lo­gra­do me­tas o han te­ni­do un día muy es­tre­san­te. El es­tu­dio an­te­rior, mos­tró que tie­nen con­duc­tas im­pul­si­vas en pe­rio­dos de es­trés y gas­tan des­me­di­da­men­te pa­ra au­to­sa­tis­fa­cer­se. Por eso te acon­se­ja­mos “evi­tar acer­car­se a las tien­das si no ha te­ni­do un buen día”.

Tam­bién eva­lúa cuán­do usar la tar­je­ta de cré­di­to. Mu­chos pre­fie­ren usar­la pa­ra no gas­tar los aho­rros, lo cual es un error por­que los in­tere­ses del cré­di­to afec­tan tus fi­nan­zas. La re­gla de oro es no gas­tar más de lo que ga­na y ha­cer un pre­su­pues­to ajus­ta­do al ni­vel de in­gre­sos, que per­mi­ta aho­rrar. Apre­tar el cin­tu­rón es sim­ple. So­lo se con­si­gue con dis­ci­pli­na y un po­co de con­cien­cia a la ho­ra de gas­tar. Há­ga­se es­ta pre­gun­ta an­tes de com­prar. ¿Real­men­te lo ne­ce­si­to? Es po­si­ble con­se­guir­lo más ba­ra­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.