La car­ta pas­to­ral de los obis­pos

El Tiempo - - OPINIÓN - ma­cho­ce­[email protected]­mail.com An­to­nio Ce­de­ño (Ma­cho)

En nues­tro men­sa­je na­ta­li­cio de 1944 -con­ti­núa el Pa­pa­nos, di­ri­gién­do­nos al mun­do lleno de fer­vor por la de­mo­cra­cia y an­sio­so de ser su cam­peón y su pro­pa­ga­dor, pro­cu­ra­mos ex­po­ner los prin­ci­pa­les pos­tu­la­dos mo­ra­les de una recta y sa­na or­de­na­ción de­mo­crá­ti­ca. No po­cos te­men que la es­pe­ran­za de se­me­jan­te or­de­na­ción pa­dez­ca por el hi­rien­te con­tras­te en­tre la de­mo­cra­cia de la pa­la­bra y la con­cre­ta reali­dad.

Si nos ele­va­mos, en es­te mo­men­to nues­tra voz no es pa­ra des­co­ra­zo­nar a las mu­chas per­so­nas de bue­na vo­lun­tad que ya han pues­to mano a la obra o pa­ra me­nos­pre­ciar­lo que has­ta aho­ra se ha con­se­gui­do, sino úni­ca­men­te por el de­seo de con­tri­buir en cuan­to es­tá a nues­tro al­can­ce.

Aún no es tar­de pa­ra que los pue­blos de la tie­rra pue­dan lle­var a la reali­dad las con­di­cio­nes in­dis­pen­sa­bles tan­to pa­ra la ver­da­de­ra se­gu­ri­dad, la pros­pe­ri­dad ge­ne­ral, o al me­nos, la im­plan­ta­ción de un ré­gi­men to­le­ra­ble de vi­da co­mo pa­ra una be­né­fi­ca or­de­na­ción de la li­ber­tad. (Dis­cur­so Sa­cro Co­le­gio Car­de­na­li­cio el 2 de ju­nio de 1947).

Por eso, la Igle­sia ca­tó­li­ca ha si­do en to­do mo­men­to la de­fen­so­ra más ar­dien­te y más su­fri­da de esos sagrados de­re­chos in­di­vi­dua­les. En pro de ellos ha es­cri­to las En­cí­cli­cas más sa­bías, en pro de ellos sus hi­jos han de­rra­ma­do la san­gre; en pro de ellos es­tá siem­pre dis­pues­ta a dar, co­mo su di­vino fun­da­dor elo­cuen­te.

En efec­to, ¿a quién per­te­ne­ce el de­re­cho a la vi­da, bien ra­di­cal de to­do ser que apa­re­ce so­bre la faz de la tie­rra, sino úni­ca­men­te a Dios, au­tor de la vi­da? De es­te de­re­cho pri­mor­dial bro­tan to­dos los de­más de­re­chos in­he­ren-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.