Una mi­ra­da a la poe­sía ja­po­ne­sa: “el hai­kú”

El Tiempo - - ESPEJO DE EL TIEMPO - Adol­fo Du­luc re­dac­[email protected]­to­ra­ba­va­ro.com

No me con­si­de­ro un “poe­ta” en el sen­ti­do ín­te­gro del con­cep­to, por­que ha­bría de las­ti­mar la me­mo­ria de los que sí go­zan de es­te pri­vi­le­gio, de ser poe­tas, y del tra­ba­jo digno que rea­li­zan crean­do ar­te con las pa­la­bras. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es ca­si im­po­si­ble ne­gar los in­ten­tos por es­tar pró­xi­mo a ellos.

No soy un hai­jín ni in­ten­to ser­lo ni lo se­ré, pro­ba­ble­men­te. Sen­ci­lla­men­te tra­to de en­ten­der y par­ti­ci­par del diá­lo­go en­tre lo be­llo y lo su­bli­me, en­tre el cos­mos y lo co­ti­diano, a tra­vés del hai­kú.

Co­no­cí del hai­kú o hai­kai cuan­do leía so­bre la obra y vi­da de Be­ne­det­ti. Es un poe­ma ja­po­nés bre­ve, bre­ví­si­mo, que se con­vier­te en un desafío pa­ra quien lo es­cri­be, so­bre to­do pa­ra quie­nes ha­bi­ta­mos en el oc­ci­den­te ca­ri­be­ño. Ob­via­men­te, ha si­do un re­to pa­ra mí, no so­lo la mé­tri­ca de cin­co, sie­te y cin­co sí­la­bas que re­sul­tan ri­gu­ro­sas, sino tam­bién el con­te­ni­do que en­vuel­ve.

En cuan­to a la ex­clu­si­va ca­rac­te­rís­ti­ca que car­ga en las en­tra­ñas, por ser breves, qui­zá los más cor­tos del mun­do, el hai­kú va crean­do una at­mós­fe­ra muy con­ta­gio­sa en el es­cri­tor, al ins­tan­te que cap­tu­ra y plas­ma una reali­dad tan­gi­ble o abs­trac­ta so­bre el pa­pel, y una fas­ci­na­ción irre­sis­ti­ble en el lec­tor, más tar­de. Esa par­ti­cu­la­ri­dad, sin em­bar­go, no ex­clu­ye el uni­ver­so que que­da atra­pa­do en esas die­ci­sie­te (17) sí­la­bas. Ahí ra­di­ca su ar­te: “en de­cir mu­cho o to­do en po­cas pa­la­bras”.

En­tre los hai­ji­nes o hai­kis­tas más re­le­van­tes fi­gu­ran: Mat­suo Bas­hō,Chi­yo-Ni, Yo­sa Bu­son, Ko­ba­yas­hi Is­sa, Ma­sao­ka Shi­ki, Ues­hi­ma Onit­su­ra, Rit­su­rin Is­se­ki­ro, Ara­ki­da Mo­ri­ta­ke, Ya­ma­sa­ki So­kan, Ta­ne­da San­tô­ka, Oza­ki Hô­sai, Iha­ra Sai­ka­ku y Ya­ma­gu­chi Seis­hi, por men­cio­nar al­gu­nos.

Res­pec­to a la pro­duc­ción li­te­ra­ria del mu­ni­ci­pio Hi­güey, pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia, no re­cuer­do ha­ber leí­do so­bre es­ta literatura, y des­co­noz­co que al­guien en nues­tra pro­vin­cia ha­ya edi­ta­do al­gún li­bro con es­ta es­truc­tu­ra orien­tal. Sien­do ho­nes­to, no se re­gis­tra en mi me­mo­ria. En to­do ca­so, si lo hu­bie­ra, en las pró­xi­mas edi­cio­nes da­re­mos los me­re­ci­dos créditos. De ma­ne­ra más ge­ne­ral, ape­nas unos po­cos es­cri­to­res en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na han de­di­ca­do su tin­ta a es­te ar­te ja­po­nés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.