Sa­lud Pú­bli­ca afir­ma que ha apli­ca­do más de 3 mil va­cu­nas del Pa­pi­lo­ma Hu­mano en 2018

El Tiempo - - ESTA SEMANA EN HIGÜEY - Pa­tri­cia He­re­dia phe­re­[email protected]­to­ra­ba­va­ro.com

HI­GÜEY. El epi­de­mió­lo­go Sa­muel Cue­to sos­tu­vo que en la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia se ha apli­ca­do la pri­me­ra do­sis de la va­cu­na del vi­rus del Pa­pi­lo­ma Hu­mano a 3,043 ni­ñas en los cen­tros edu­ca­ti­vos, con la fi­na­li­dad de pre­ve­nir la en­fer­me­dad. Ade­lan­tó que den­tro de al­gu­nas se­ma­nas se es­ta­rá apli­can­do la se­gun­da do­sis, de­bi­do a que ha si­do en­via­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca.

Re­ve­ló, tam­bién, en el 2017 se su­mi­nis­tra­ron un to­tal de 6,289 do­sis de la va­cu­na y el es­que­ma es que se apli­ca una pri­me­ra y una se­gun­da do­sis.

In­for­mó que el vi­rus del Pa­pi­lo­ma Hu­mano es res­pon­sa­ble de una in­fec­ción de transmisión se­xual re­la­cio­na­do con el cán­cer de cue­llo en la ma­triz en las mu­je­res, y que exis­ten al­re­de­dor de 200 ti­pos de ce­pas de ese vi­rus, pe­ro que só­lo 40 de ellas pue­den afec­tar los ge­ni­ta­les y cau­sar el cán­cer.

Ex­pli­có que, ese ti­po de in­fec­ción de transmisión se­xual, que ge­ne­ral­men­te afec­ta cuan­do se es­tá en edad re­pro­duc­ti­va, pue­de al­can­zar has­ta el 85 % de la po­bla­ción, lo que se ha ha­ce bas­tan­te co­mún que una per­so­na se in­fec­te con el vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano y que la ma­yo­ría de las ve­ces es­ta en­fer­me­dad no pro­du­ce sín­to­mas apa­ren­tes.

Sus­ten­tó que el Mi­nis­te­rio de Sa­lud pú­bli­ca en con­jun­to con el Mi- nis­te­rio de edu­ca­ción, a tra­vés de un acuer­do, don­de edu­ca­ción ad­qui­rió las va­cu­nas que es­ta ad­mi­nis­tran­do sa­lud pú­bli­ca en los cen­tros edu­ca­ti­vos del país, se es­co­gió la po­bla­ción es­tu­dian­til de ni­ñas com­pren­di­das en eda­des de 9 y 10 años.

“Se es­co­gió es­te gru­po de edad por­que se tie­ne ma­yor ga­ran­tía de que en esa eta­pa de la vi­da esas ni­ñas no han te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les, de mo­do que, aun­que apa­re­cie­ra una o dos se­ria me­no­ría, y al apli­car­le las va­cu­nas a es­te seg­men­to es­ta­rían pro­te­gi­das, pues des­pués de te­ner­la, aun­que ten­gan con­tac­to con el vi­rus no desa­rro­lla­ra la en­fer­me­dad”, apun­tó Cue­to.

Ex­pli­có que las va­cu­nas so­lo sir­ven pa­ra pre­ve­nir, por lo que una vez el in­di­vi­duo ad­quie­re la en­fer­me­dad, la va­cu­na no sir­ve de na­da.

Ex­te­rio­ri­zó que las va­cu­nas son su­mi­nis­tra­das por las en­fer­me­ras del área de Aten­ción Pri­ma­ria, que son las que tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de ir a los cen­tros edu­ca­ti­vos a co­lo­car­las, pe­ro que pre­vio, el cen­tro edu­ca­ti­vo po­seen una lis­ta con las ni­ñas que com­pren­den el ran­go de edad men­cio­na­do an­te­rior­men­te.

Sa­muel Cue­to, epi­de­mió­lo­go del Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.