In­com­pren­si­ble im­po­si­ción en Ma­cao

El Tiempo - - OPINIÓN -

La agre­si­va de­ci­sión del Go­bierno, a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo de ca­bil­dear, otor­gar los per­mi­sos e im­po­ner el cam­bio de mo­de­lo de den­si­dad en la cos­ta Es­te, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la zo­na de Ma­cao, lle­va a em­pre­sa­rios del sec­tor y a la so­cie­dad ci­vil a que­dar­se sin las res­pues­tas de es­ta in­com­pren­si­ble im­po­si­ción.

Y uti­li­za­mos ese tér­mino de in­com­pren­si­bi­li­dad, por­que en más de 30 años de desa­rro­llo del sec­tor ho­te­le­ro en la cos­ta de la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia, las re­la­cio­nes en­tre los em­pre­sa­rios del sec­tor y el go­bierno ha­bían si­do co­mo una lu­na de miel, en la que pe­se a la po­ca in­ter­ven­ción del Es­ta­do, la in­ver­sión na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal lo­gró desa­rro­llar el mo­de­lo más exi­to­so de ofer­ta tu­rís­ti­ca, ba­sa­do en la ba­ja den­si­dad de al­tu­ra y en un pai­sa­jis­mo que ha si­do ob­je­to de imi­ta­ción en múl­ti­ples des­ti­nos de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be.

Sin em­bar­go, de bue­nas a pri­me­ras, la Re­so­lu­ción 02-2017 que mo­di­fi­ca la den­si­dad de al­tu­ra de la zo­na tu­rís­ti­ca, emi­ti­da por el Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo, ha si­do la pun­ta de lanza pa­ra el ma­les­tar de las re­la­cio­nes en­tre el go­bierno y el sec­tor pri­va­do. Los em­pre­sa­rios man­tie­nen la po­si­ción de con­ti­nuar im­pul­san­do el desa­rro­llo tu­rís­ti­co ba­sa­do en el mo­de­lo de la ba­ja den­si­dad, mien­tras que el go­bierno apues­ta a la ce­men­ti­za­ción, con el pa­so de cons­truc­ción de to­rres de has­ta 22 ni­ve­les de al­tu­ra, lo que afec­ta la vi­sual del me­dio am­bien­te y po­dría ale­jar a los vi­si­tan­tes in­ter­na­cio­na­les que por años han pre­fe­ri­do va­ca­cio­nar en un pa­ra­di­sía­co des­tino que, ade­más de sol y pla­ya, ofre­ce na­tu­ra­le­za y dis­fru­te al ai­re li­bre.

En es­ta dis­yun­ti­va son mu­chas las in­te­rro­gan­tes que han que­da­do sin ser res­pon­di­das por el mi­nis­tro Fran­cis­co Ja­vier Gar­cía. Una de ellas, el rom­pi­mien­to ines­pe­ra­do del diá­lo­go (ocu­rri­do una so­la vez) con el sec­tor tu­ris­mo en torno al cam­bio de mo­de­lo, así co­mo el pro­ce­di­mien­to ar­bi­tra­rio de un pro­ce­so que, a to­das lu­ces, ini­ció por el fi­nal, con un pri­mer pa­la­zo, cuan­do ni si­quie­ra ha­bía rea­li­za­do una vis­ta pú­bli­ca pa­ra pre­sen­tar­lo a la co­mu­ni­dad en don­de se­rá desa­rro­lla­do.

Co­mo me­dio de co­mu­ni­ca­ción ja­más nos opon­dre­mos al desa­rro­llo tu­rís­ti­co y so­cial de una co­mu­ni­dad, pe­ro abo­ga­mos por­que se re­abra el diá­lo­go en­tre el go­bierno y los em­pre­sa­rios, que se sin­ce­ri­se lo que es­tá pa­san­do, que no se ex­pon­ga el éxi­to de un mo­de­lo que ha re­sul­ta­do sa­tis­fac­to­rio por dé­ca­das y, so­bre to­do, que no se afec­te uno de los li­to­ra­les más her­mo­sos que po­see el des­tino Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.