El Ecom­mer­ce y su cre­ci­mien­to

El Tiempo - - OPINIÓN - Ham­let Me­lo ham­le­t_­me­[email protected]­mail.com

El pa­sa­do do­min­go 11 de no­viem­bre, Día del Sol­te­ro, Ali­ba­ba la em­pre­sa mi­no­ris­ta más gran­de del mun­do, al­can­zó un re­cord de ven­tas con de US$30, 802,477.608 mi­llo­nes de dó­la­res en un pe­río­do de 24 ho­ras, su­peran­do por mu­cho los 24,000 mi­llo­nes de dó­la­res que lo­gró el año pa­sa­do, pa­ra un in­cre­men­to de 27 %. El Día del Sol­te­ro, es una fes­ti­vi­dad in­for­mal en Chi­na, el cual tie­ne mucha si­mi­li­tud, en cuan­to a las ofer­tas y es­pe­cia­les, con el Black Fri­day o el Vier­nes Ne­gro y el Cy­ber Mon­day o Ci­ber Lu­nes, ce­le­bra­dos en los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca.

Ali­ba­ba fue fun­da­da en el 1999 por Ma Yun, na­ci­do en la cui­dad de Hangz­hou, pro­vin­cia Zhe­jiang y apo­do por sus clien­tes co­mo Jack. Se gra­duó en el año 1988 en Business Ad­mi­ni­tra­tion, lue­go de re­pro­bar los exá­me­nes de ad­mi­sión en 4 opor­tu- ni­da­des. Se ma­tri­cu­ló en la Es­cue­la de Ne­go­cios de Cheung Kong con se­de en Bei­jing (CKGSB), gra­duán­do­se en 2006. Es­tá ca­sa­do con la Zhang Ying a quien la co­no­ció en la Uni­ver­si­dad Nor­mal de Hanz­hou y ha pro­crea­do una hi­ja y un hi­jo. Su pa­tri­mo­nio ac­tual­men­te al­can­za los 38.2 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

Ali­ba­ba Group po­see 18 su­cur­sa­les con se­de en la be­lla cui­dad de Hangz­hou, la cual tu­ve el ho­nor de vi­si­tar el pa­sa­do año y de ver las ins­ta­la­cio­nes de es­te mons­tro del co­mer­cio elec­tró­ni­co, sien­do es­te un mo­de­lo de ven­tas re­pli­ca­do en to­das par­tes del mun­do en di­fe­ren­tes ru­bros.

El Ecom­mer­ce o el co­mer­cio elec­tró­ni­co es un mé­to­do de com­pra­ven­ta de bie­nes, pro­duc­tos o ser­vi­cios va­lién­do­se de in­ter­net co­mo me­dio, es de­cir, co­mer­ciar de ma­ne­ra on­li­ne. Es­to ha re­vo­lu­cio­na­do la for­ma de ha­cer ne­go­cio, ya que es una for­ma de au­men­tar las ven­tas sin uti­li­zar los mé­to­dos tra­di­cio­na­les de co­mer­cio: tien­da fí­si­ca, ho­ra­rios res­tric­ti­vos y al­tos cos­tes de in­ven­ta­rio y ex­pan­sión. Al mo­men­to de pen­sar en ad­qui­rir un ser­vi­cio lo ha­ce­mos vía un mó­vil o una compu­tado­ra. De ahí se evi­den­cia el cre­ci­mien­to de los ser­vi­cios de ta­xi, vía UBER, las pe­lí­cu­las en Net­flix, las com­pras ya sea por Ama­zon, EBay o Ali­ba­ba en­tre otros. Es por ello, que las em­pre­sas con pre­sen­cia en in­ter­net, ma­ne­jan me­nos lo­ca­les co­mer­cia­les, pues la ma­yo­ría de los clien­tes rea­li­zan las com­pras vía las pá­gi­nas web, sin res­tric­cio­nes de ho­ra­rios, ma­yor in­for­ma­ción, sin des­pla­za­mien­tos ni fron­te­ras, y ba­jo cos­to.

En Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, he­mos adop­ta­do el co­mer­cio elec­tró­ni­co en di­fe­ren­tes ti­pos de ne­go­cios, te­nien­do un ma­yor desa­rro­llo en el sec­tor ban­ca­rio.

Apos­ta­mos por un país con ta­sa ce­ro en el in­ter­net y que la bre­cha di­gi­tal sea ca­da día me­nor, un re­to pa­ra el Es­ta­do co­mo pro­vee­dor del ser­vi­cio y pa­ra las em­pre­sas en un mun­do y mer­ca­do cam­bian­te y más exi­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.