La im­por­tan­cia de la co­mu­ni­ca­ción

El Tiempo - - OPINIÓN -

Gé­ne­sis 3:10: “Y él res­pon­dió: Oí tu voz en el huer­to”. Aquí po­de­mos ver que el Se­ñor ha­bla­ba con Adán y con Eva, el Se­ñor des­cen­día a te­ner co­mu­ni­ca­ción con el hom­bre, el edi­fi­ca­ba su re­la­ción con el hom­bre a tra­vés de la co­mu­ni­ca­ción, por­que lo que es­ta­ble­ce una re­la­ción es la co­mu­ni­ca­ción, sin co­mu­ni­ca­ción no hay re­la­ción.

Lo que cul­ti­va una re­la­ción es la co­mu­ni­ca­ción. El he­cho de que us­ted vea una per­so­na to­dos los días eso no quie­re de­cir que us­ted tie­ne una re­la­ción con esa per­so­na ni tam­po­co pue­de de­cir que lo conoce, cuan­do us­ted ve a una per­so­na cons­tan­te­men­te eso no quie­re de­cir que le conoce, tie­ne que co­mu­ni­car­se pa­ra lle­gar a co­no­cer­lo.

Uno de los fac­to­res más im­por­tan­te de los se­res hu­ma­nos es la co­mu­ni­ca­ción por­que es­to nos man­tie­ne co­nec­ta­dos el uno con el otro pa­ra así po­der re­la­cio­nar­nos, sino hay una co­mu­ni­ca­ción no ha­brá una re­la­ción y es­to es de vi­tal im­por­tan­cia.

Us­ted ne­ce­si­ta dar in­for­ma­ción y ne­ce­si­ta re­ci­bir in­for­ma­ción pa­ra que su ce­re­bro pue­da ser es­ti­mu­la­do, es­to es lo que ac­ti­va los pen­sa­mien­tos, pe­ro tam­bién per­mi­te que te pue­das desa­rro­llar co­mo per­so­na.

La co­mu­ni­ca­ción es lo que te co­nec­ta, us­ted so­la­men­te se co­nec­ta­rá con la per­so­na con la cual se co­mu­ni­ca, us­ted so­la­men­te ter­mi­na co­no­cien­do a la per­so­na con la cual se co­mu­ni­ca, us­ted no po­drá co­no­cer a Dios si no se co­mu­ni­ca con él.

Así que la oración no es una op­ción, la oración es el me­dio pa­ra us­ted co­mu­ni­car­se con Dios y te­ner una re­la- ción con él, es por es­to que tie­nes que orar siem­pre pa­ra que siem­pre te pue­das co­mu­ni­car con Dios y desde esa po­si­ción co­nec­tar­te con él.

Pa­ra que una re­la­ción pue­da per­ma­ne­cer no se pue­de cor­tar la co­mu­ni­ca­ción, lo que ter­mi­na des­tru­yen­do una re­la­ción es la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción.

Per­so­nas que an­tes se co­mu­ni­ca­ban con Dios lo han de­ja­do de ha­cer por­que ya se sien­ten se­gu­ros en sí mis­mo, o sim­ple­men­te ya es­tán co­nec­ta­do con al­guien más o con al­go más y eso ha men­gua­do su re­la­ción con Dios.

Us­ted so­lo ten­drá ac­ce­so de­lan­te de aque­llas per­so­nas con la cual se co­mu­ni­ca, así que en el mo­men­to que se cor­ta la co­mu­ni­ca­ción tam­bién se cor­ta el ac­ce­so.

La con­fian­za se cul­ti­va con la co­mu­ni­ca­ción, sino hay co­mu­ni­ca­ción no hay con­fian­za, es­ta es la ra­zón del por­que hay per­so­nas que le an­dan tan le­jos a Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.